image_pdfimage_print

Twitter ha cancelado varios perfiles de gran popularidad, tras haber comprobado que estos hacían uso de la estrategia conocida como ‘tweetdecking’, empleada para forzar su repercusión a base de la compra de retuits masivos, lo que es considerado ‘spam’ según las normas de la red social.