“A Tale of Paper”, una entrañable historia que une videojuegos y origami

Comenzó como un proyecto de fin de curso de universidad, pero ahora llega convertido en todo un videojuego profesional a PlayStation, “A Tale of Paper”, una entrañable historia sobre los sueños sin cumplir.

El título, que ganó el Premio PlayStation Talents en 2018 como “Mejor Juego del Año”, ha tardado dos años ver la luz y ha sido a base de mucho esfuerzo y no menos ilusión de tres jóvenes estudiantes universitarios, que ha creado un joven estudio de desarrollo, Open House Games.

“A tale of Paper” pone al jugador en la piel de Line, un tierno personaje de papel que se enfrenta a mil y una aventuras -la aspiradora es su principal enemigo- y que va adquiriendo habilidades para convertirse en distintas figuras de origami para hacer frente a los desafíos.

El juego es una experiencia atmosférica de corte independiente y que tiene los escenarios como “uno de sus puntos fuertes”. Cada nivel tiene una ambientación completamente distinta, “muy marcada, y con una paleta de colores muy fuerte”, detalla a Efe Pau Tarés, el programador del videojuego.

Con referencias en mente de videojuegos como “Inside”, “Little Nightmares” o “Unravel”, la música también juega un papel importante. Todo el dinero del premio PlayStation Talents lo dedicaron a contratar a un músico, que ha creado una ambientación “muy sútil”, pero que contribuyen mucho a la experiencia de juego.

Tras estos dos años de trabajo, los retos han sido muchos, el más grande sigue siendo, según Tarés, que el juego sea rentable y les permita seguir dedicándose al desarrollo de videojuegos, su principal pasión.

Ahora mismo el estudio trabaja en una versión para PC, que llegará a principios de 2021, y su idea es crear una expansión del mismo juego.

Los comienzos en cualquier industria no son fáciles, pero la infinidad de nuevos títulos que cada día se publican en las distintas plataformas de videojuegos, incrementa mucho la competencia para los más jóvenes.

“Si tuviera que dar un consejo a alguien que está empezando es que nunca se olvide que esto es una empresa», señala.

Por eso es importante que, si quieren que además de pura vocación sea rentable, inviertan «tanto tiempo y trabajo” en la parte de marketing como en la de producción: “No solo importa el producto sino toda la estructura de detrás”.