image_pdfimage_print

Crear videojuegos para que ayuden a entender mejor y de una manera fiel la historia combinando divulgación y animación. Ese es el objetivo de creadores y archiveros, que se han reunido en una jornada organizada por Gamelab y desarrollada en un universo 100 % con realidad virtual.

«Va a ser una actividad natural del futuro. Aunque ahora su uso parezca innovador y vanguardista, en un futuro será natural, por eso arrancamos con estas dinámicas ahora, para ir preparando a la gente», ha explicado a Efe Iván Fernández, director y fundador de Gamelab.

Ragnhild Hutchinson, responsable de la empresa Tidvis, especializada en realidad virtual y aumentada, ha destacado tres principios en la simbiosis entre archivos y videojuegos. «Seremos fieles a las fuentes, las pondremos a disposición y queremos llegar al mayor número posible de personas. Tenemos miles de fotografías, mapas, dibujos… objetos que pensamos que podrían ayudar a visualizar el contenido en los videojuegos».

Para ello, ha puesto como ejemplo «Oslo havn 1798», donde se recrea y representa la historia del puerto de Oslo. «Hay que acercar al público a través de la tecnología y del videojuego en una experiencia visual e interactiva no solo con las gafas de realidad virtual, sino también desde el móvil y en las aulas», ha remarcado la noruega.

El director de juegos internacional Gonzo Suárez ha señalado a Efe que este congreso innovador supone abrir «un dialogo entre los archivos europeos y los creadores de contenido de videojuego, que muchas veces se basan en la historia real. Una puerta para que los juegos puedan ser más ricos en información histórica».

ESCÉPTICOS CON LA REALIDAD VIRTUAL

Al principio, una parte de los asistentes eran «escépticos» con la realidad virtual. «Ahora que me he comprado las gafas, considero que tiene unas posibilidades inmensas y es superinteresante», ha opinado Isabel Tallos, cofundandora de la empresa londinense Everguild, especializada en la creación de juegos de cartas de estrategia como el basado en el libro «La Herejía de Horus».

Con la realidad virtual «se abre la puerta a un universo nuevo al que no teníamos acceso. Habrá muchos videojuegos a los que les aporte, pero no se van a comer a los juegos en 2D o los juegos de mesa».

Otro escéptico era Xavier Carrillo, CEO de Digital Legends. Considera que hay dos aspectos a tener en cuenta con la realidad virtual: el hecho de permitir y recrear un encuentro más humano y la temática, «mundos que históricamente estaban muy alejados pero en los que tiene mucho sentido la conexión».

UNA ADAPTACIÓN «NECESARIA»

El encuentro ha abierto la oportunidad a los archivos de conceptualizar y generar nuevos modelos de negocio que busquen la rentabilidad y sostenibilidad económica de su patrimonio digitalizado.

«Las nuevas generaciones se están alimentando de esta cultura de los videojuegos y queremos estar presente, no quedarnos atrás», ha indicado Cristina Díaz, jefa del área de Relaciones Instituciones de Archivos de España, en relación con la participación del Ministerio de Cultura en este proyecto.

España lidera y coordina el proyecto europeo en el que participan archivos históricos de la Unión Europea y archivos nacionales de Bélgica, Bulgaria, Croacia, Finlandia, Francia y Suiza.

En los dos últimos años se ha estado trabajando en tres exposiciones basadas en documentos de archivo con un gran componente de contenido transmedia, entre ellos los videojuegos.

Los conjuntos expositivos van a rodar por toda Europa en dieciocho sedes y la primera será el Archivo de la Corona de Aragón, en Barcelona, a partir del 19 de junio.

El evento, que se ha desarrollado dentro de la plataforma de realidad híbrida de Microsoft AltspaceVR y ha sido coorganizado por Gamelab y el proyecto cofinanciado por el Programa Europa Creativa «European Digital Treasure», ha contado también con la asistencia de Maxime Durand, el productor de la saga «Tomb Raider» e «Ian Livingstone», historiador de «Assassin’s Creed» o creador de «Silent Hill» y «Sam Barlow».