image_pdfimage_print

Con el paso de los años, se ha vuelto evidente que cada vez más actividades están comprendidas en el plano virtual. Lo que tradicionalmente se llevaba a cabo de manera física y presencial, hoy en día tiene su alternativa remota y digital. Esto incluye numerosas áreas: el pago de impuestos, la educación, las compras, y hasta los entretenimientos como las obras de teatro.

El sector del juego no iba a ser la excepción. Desde hace algunas décadas, la industria de los casinos se ha establecido en el mercado online. Esto implicó la aplicación de las más recientes tecnologías en ciberseguridad para crear plataformas donde sea seguro jugar por dinero real.

El resultado está a la vista: una enorme variedad de operadores de apuestas que pueden ser encontrados fácilmente en la web. Aunque el juego online crece de manera sostenida, aún representa un porcentaje pequeño del caudal completo de apuestas de casino.

Los casinos y sus famosos high-rollers

No todos los jugadores pueden acceder a las mesas de altas apuestas. En los casinos físicos, existen zonas exclusivas para aquellos que pueden demostrar tener solvencia económica. En los casinos online, los jugadores high-rollers deben conocer cuáles operadores ofrecen este servicio.

Los operadores presentan límites de retiros y de depósitos. Por eso, para realizar apuestas de valores inusualmente elevados, es necesario pertenecer a la categoría de high-roller. Generalmente, las plataformas de juego ofrecen membresías VIP para los jugadores que quieren utilizar sumas altas de dinero.

Cada web presenta características diferentes en este programa, por lo que los usuarios deben explorar las opciones disponibles para saber cuál se adapta mejor a sus intereses. Quienes optan por este tipo de membresías suelen tener una vasta experiencia en el juego.

Atributos de un high-roller

            Desde luego, jugar por volúmenes cuantiosos tiene sus ventajas. Las plataformas de juego cuidan de estos usuarios, que gestionan grandes cantidades de dinero a través del sistema. Por eso les dan un tratamiento personalizado.

Una de las ventajas es la asignación de un asistente personal de cuenta. Se trata de un gestor que se encarga de resolver todos los asuntos relativos al estado de la membresía. Así, el jugador logra despreocuparse de las minuciosas burocráticas para enfocarse únicamente en sus apuestas.

Otro de los puntos positivos de ser un high-roller es la posibilidad de recibir invitaciones exclusivas a eventos varios. Entre estos se incluyen entradas a conciertos, descuentos en complejos gastronómicos y otros presentes que varían de casino en casino.

Además, los miembros VIP cuentan con un tratamiento preferencial a la hora de gestionar los retiros y depósitos. Todas las transacciones se realizan de manera rápida, sin ninguna traba. Esto hace que el juego transcurra de forma mucho más fluida.

¿Cómo realizar los depósitos y los retiros?

Los mecanismos para gestionar dinero en las plataformas de juego son muy interesantes. Las transacciones se realizan a través de métodos de pago optimizados para funcionar en la web. Algunos de ellos aceptan montos altos como los que son usuales en los high-rollers.

Entre las opciones más comunes se cuentan las transferencias bancarias y los pagos con tarjetas de crédito o débito. La gran mayoría de los operadores también acepta billeteras electrónicas, como PayPal y Skrill, y criptomonedas, como Bitcoin.

Los métodos de pago funcionan de manera confiable gracias a sus sistemas de cifrado de datos. Esto hace que la información sensible se encuentre resguardada de potenciales ataques de hackers. Además, los pagos online están muy difundidos en el cada vez más prospero sector del e-commerce.

¿Es confiable jugar en línea?

En los casinos tradicionales, la transparencia está dada por el crupier, a quien se ve dirigiendo el juego con profesionalismo y arbitrariedad. En la modalidad online, donde no hay personas visibles, ¿cómo es posible saber que los juegos no están adulterados para desfavorecer el usuario?

El rol del crupier lo cumplen los sistemas generadores de números aleatorios. Se trata de un sofisticado algoritmo que entra en funcionamiento cada vez que se realiza un giro o comienza una partida. Los números responden a combinaciones por completo azarosas, por lo que es posible confiar en los juegos.

Además, estos generadores de números son periódicamente auditados por empresas especializadas, como eCogra, que emiten certificados de calidad. Es una buena idea buscar estos certificados antes de jugar online.

Asimismo, los operadores habilitados en España deben mostrar el sello de la Dirección General de Ordenación del Juego. Esta es la institución oficial del gobierno que se encarga del control del área. Sus licencias son obligatorias para todos los operadores que ofrecen sus servicios en el país.