image_pdfimage_print

EFE- Móvil sí o no en clase es un debate abierto cada curso. En la actualidad, la normativa a aplicar se deja en manos de los colegios en todas las comunidades excepto en Galicia y, a partir del próximo curso, en Madrid. En ambas se regula su prohibición como pasa a nivel estatal en países como Francia.

En España siguen estudios no universitarios más de 8.200.000 alumnos en alrededor de 28.000 centros y, si se considera que desde los 10 años un niño puede tener hoy en día móvil, el número de teléfonos que «acuden» a clase es bastante considerable.

La ministra de Educación en funciones, Isabel Celaá, ha apuntado en alguna ocasión que quienes tienen la autonomía para decidir si conviene o no emplear las pantallas en las aulas son los centros, para añadir: «los móviles como soporte ayudan, no los móviles para distraerse en el aula».

A continuación se resume la reglamentación actual sobre móviles en los colegios, según la información facilitada a Efe desde las distintas comunidades autónomas:

Andalucía: se confía en la autonomía de los centros, cada uno con sus particularidades, para establecer normas de uso de los móviles y otros aparatos tecnológicos, siempre en el ámbito del aprendizaje. Se promueve una educación en el uso correcto y seguro de las TIC y de internet.

Aragón: no existe regulación sobre el uso del móvil y depende de cada centro si lo utilizan como herramienta educativa. Se considera que no se puede negar el uso de los dispositivos electrónicos ya que están en el día a día de los alumnos, pero hay que trabajar por su uso como elemento educativo. De hecho, se elaboró un decálogo sobre ello para los alumnos.

Asturias: se mantiene la política de que sea cada centro el que regule el uso de los móviles en sus aulas con medidas para conseguir que haya un uso controlado.

Baleares: no se contempla la posibilidad de prohibir el uso del móvil y en muchos centros se utiliza como herramienta educativa al igual que tabletas y ordenadores. Se respeta la autonomía de centro y en Ibiza hay un instituto que este curso decidió prohibir el móvil en su centro.

Canarias: no hay regulación específica. Cada centro marca sus normas y restricciones. El móvil puede ser un instrumento útil para la docencia, por lo que se está más por promover su uso responsable y aprovechar sus ventajas que por prohibirlo.

– Cantabria: queda a elección de cada centro educativo, cada uno decide si autorizar el móvil o no.

Castilla y León: el reglamento de los centros de Secundaria faculta a cada equipo directivo las propuestas que favorezcan la convivencia, lo cual permite a los profesores el uso de las nuevas tecnologías con fines didácticos, entre ellos el móvil.

Castilla-La Mancha: cada centro, desde su autonomía, regula su uso, según se establece en las normas de convivencia, organización y funcionamiento. Se pueden usar los móviles como material complementario de enseñanza y aprendizaje.

Cataluña: ni se prohíbe ni se obliga a usar móviles en las aulas, pero se fomenta como instrumento educativo. Los centros tienen autonomía para decidir. El Consejo Escolar de Cataluña considera que los dispositivos móviles pueden incidir «en la mejora de la enseñanza y de los aprendizajes de las diversas áreas curriculares», aumentando la motivación de los alumnos y permitiendo introducir nuevas metodologías que enriquecen los procesos de enseñanza.

Comunidad Valenciana: se recomienda a los centros que, atendiendo a la autonomía y a la libertad de cátedra, reflejen en su Reglamento de Régimen Interno la regulación del uso de los móviles. La utilización de dispositivos móviles puede ser un recurso didáctico que no se puede desaprovechar en un sistema educativo de calidad del siglo XXI, si bien su uso no puede afectar al normal desarrollo de la enseñanza, no generar conflictividad y debe respetar las normas de convivencia.

– Extremadura: no se plantea ningún cambio respecto al uso de los móviles y se mantiene una instrucción que da recomendaciones a los centros, dejando las decisiones sobre su regulación o prohibición en los consejos escolares. El Plan Educativo Digital de Extremadura establece que los centros sostenidos con fondos públicos tienen que elaborar su Proyecto de Educación Digital que determine las condiciones en las que se pueden usar estos dispositivos.

Galicia: se prohibió el uso de móviles en las aulas en 2015 a través de un decreto que desarrolla la ley autonómica de 2011 de convivencia y participación de la comunidad educativa. Su artículo 19.4 dice: «se prohíbe el uso de teléfonos móviles u otros dispositivos electrónicos como mecanismo de comunicación durante los períodos lectivos. Excepcionalmente, los centros podrán establecer normas para la correcta utilización como herramienta pedagógica».

Madrid: el pasado diciembre anunció que prohibirá a partir del curso 2020-21 el uso de móviles en colegios públicos y concertados para mejorar los resultados académicos y dar un nuevo paso en la lucha contra el acoso escolar. Los docentes y la dirección de los centros podrán retirar los móviles de los alumnos que incumplan esta obligación. Excepciones serán los casos en que esté expresamente previsto en el proyecto. Se permitirá su uso a los alumnos que los necesiten por razones de salud o discapacidad.

Murcia: cada centro tiene autonomía pero se cuenta con un decreto de Normas de Convivencia que tipifica como falta leve el uso sin autorización de móviles y dispositivos electrónicos. Falta grave es la grabación o difusión sin autorización de imágenes relacionadas con la vida escolar y el uso del móvil para copiar en exámenes, pruebas y trabajo. Es muy grave la grabación o difusión de agresiones, contenidos de índole sexual, humillaciones o cualquier otro acto violento relacionado con cualquier miembro de la comunidad escolar.

Como medidas correctoras se propone la realización de tareas educativas y de convivencia o la suspensión del derecho a participar en determinadas extraescolares.

Navarra: no hay regulación normativa sobre el uso de móviles, es una cuestión que compete a los centros. En general, no se permite su uso salvo excepciones, en las que algún docente puede autorizarlos para desarrollar una actividad concreta.

País Vasco: cada centro tiene autonomía para autorizar o no el uso de móviles. No existe una prohibición por parte del Departamento de Educación, de forma que si un profesor considera que le puede ayudar en su docencia, siempre con una visión pedagógica, sus alumnos podrán utilizarlos.

La Rioja: está regulado por el reglamento de régimen interno de cada centro. Se pretende que todo lo relacionado con la comunicación digital forme parte del Plan Riojano para la Convivencia en los centros educativos y este mes habrá una reunión con un grupo de trabajo para la elaboración de este documento.