image_pdfimage_print

Este ha sido el año de las pantallas, de la fortaleza de la televisión y del ecosistema audiovisual debido al confinamiento y al aumento de la permanencia en el hogar: el consumo promedio diario de televisión ha sido de 240 minutos (lineal y diferido) por persona y día, 22 más que en 2019.

Esta es una de las conclusiones del informe en el que Barlovento analiza la industria televisiva-audiovisual de este año (consumo, publicidad, resultados de grupos de comunicación, etc) y ofrece datos de audiencia a fecha de 25 de diciembre.

Este contexto de excepcional incertidumbre social y económica por la covid-19 ha provocado, además de un aumento del visionado de televisión, un incremento de otros consumos, los incluidos en el concepto de «otros usos del televisor» (internet, play y videojuegos), que ha ponderado 29 minutos como promedio diario, lo que representan 14 minutos más, el doble del año pasado.

Por tanto, esta suma indica el fuerte consumo de televisión en este año: 240 minutos de «lineal (aquella que se consume a la hora en que se emite) y diferido», más 29 minutos de «otros usos del televisor» suman un total ante el televisor de 269 minutos por persona y día: 4 horas y 29 minutos.

Desde 2012 no se alcanzaban estas cifras: en ese año se consiguió el récord absoluto de consumo televisivo con 246 minutos, cuatro horas y seis minutos por persona y día.

Pero a partir de 2012, el visionado tradicional de televisión se fue atemperando por la mejora económica y por la irrupción de nuevas modalidades de consumo mediante las compañías de distribución audiovisual por «streaming» y por otras modalidades de soportes digitales y vínculo de internet.

Y si hay que destacar especialmente algo este año es al mes de abril, el de mayor consumo de la historia, con unos registros de excepción: 302 minutos por persona y día, 5 horas y 2 minutos como promedio (292 minutos lineal y 10 en diferido).

Récord de récord en la historia de la medición de audiencia, pero el efecto de la pandemia y el confinamiento ha generado también un descenso importante en la inversión publicitaria de 2020.

La publicidad, el nutriente esencial de la economía televisiva, ha sufrido una pérdida de unos 400 millones de euros en relación con la inversión de 2019: de 2.003 millones el año pasado a una estimación de unos 1.600 millones de euros para 2020.

Mediaset y Atresmedia mantienen su hegemonía en los ingresos publicitarios al obtener el 85 % del total y una cuota de participación en la audiencia del 55 %.

En audiencias los datos siguen sin sorprender: Telecinco es la cadena más vista por noveno año ininterrumpido y Antena 3, por tercer año consecutivo es líder en informativos e incrementa su distancia con sus competidores.

Telecinco llega al 14,6 % de cuota de pantalla, si bien merma dos décimas de punto en relación con el año precedente.

Antena 3 firma el 11,8 % de cuota, que representa una mejora de una décima más que en 2019.

La 1 de TVE registra el 9,3 % de cuota, que significa una décima menos que en el año anterior y que supone su mínimo histórico anual por segundo año consecutivo.

Después se sitúan los canales temáticos de pago -reúnen ya a casi 8 millones de suscriptores como abonados a su oferta compuesta por casi 80 cadenas-, con el 8,4 %, que es su récord anual, con cuatro décimas más que en el ejercicio precedente.

El consumo de televisión a través de la opción de pago -satélite, cable o IPTV- representa su nuevo récord anual con el 26,4 % del total.

Una de las razones que explican el aumento del consumo televisivo en las plataformas de pago como distribución de la señal se debe en gran medida a la excepcional capacidad de instalación de la fibra óptica por parte de Telefónica.

Las cadenas autonómicas públicas y agrupadas en FORTA ponderan una cuota de pantalla del 8,2 %, el mismo porcentaje que en 2019.

Destacan los incrementos anuales de las cadenas de ETB2 (con más 1,6 puntos), pero también suman puntos IB3 (1,2), La 7 TV (1,2), TPA Asturias ( 0,9), APUNT C. Valenciana ( 0,9), TVG (0,6), Aragón TV (0,5), Canal Extremadura (0,4), TeleMadrid (0,3), TV Canaria (0,2) y TPA2 Asturias (0,2).

Máximos anuales para La 7 (4,0 %), Apunt (3,0 %), y TPA2 (1,1 %), y mínimos anuales en Canal sur (7,4 %) y ETB1 (1,7 %).

Por último, el informe deja los siguientes resultados sobre el consumo por internet: el consumo de vídeos fue de 46 minutos por día por cada persona que conecta con la red, un crecimiento de seis minutos más que en el mismo período de 2019.

El número de vídeos visto por persona y día en octubre de este año es de 13 vídeos, dos más que en el mismo mes del año pasado.

La audiencia total de internet fue de 32,2 millones de internautas, que representan 814.000 personas más -el 2,6 % más- que en el mismo mes del año anterior.

El tiempo de navegación registrado fue de 174 minutos (unas tres horas) por visitante y día, un minuto menos que en octubre 2019.

Si la métrica del consumo de internet se compara con la del consumo en televisión, por persona la televisión (4 horas y 15 minutos como promedio) fideliza más tiempo que internet (2 horas y 25 minutos).