El ‘pelotazo’ de Goodreads

De desarrollar una herramienta que plasmase su amor por los libros a que te compre Amazon por un valor que no se puede saber

Los amantes de los videojuegos tienen Twitch o Steam, los de la música Spotify, los de las series y películas Netflix, y los de los libros Goodreads. En algo menos de 15 años, esta red social ha labrado una comunidad de 90 millones de miembros, con una media de unos 50 millones de visitas mensuales, y recoge más de 2.6 billones de reseñas de libros.

En una entrevista de 2018 a la publicación LitHub, Elizabeth Khuri Chandler, una de los dos fundadores de Goodreads, hablaba sobre los inicios del proyecto. Esta periodista de profesión, licenciada en literatura inglesa y amante de la lectura y la escritura, también cuenta que su libro favorito es Orgullo y prejuicio, de la escritora inglesa Jane Austen, de quien leía todo lo que caía en sus manos de joven. Desde luego, se nota que Austen, conocida por utilizar los juegos en sus novelas para definir a sus personajes, hizo mella en Khuri Chandler porque, como se suele decir, ha sabido jugar muy bien sus cartas en la vida.

Khuri Chandler conoció al que hoy es su marido, Otis Chandler, en Los Ángeles, a donde él llegó después de haber estado un tiempo en San Francisco trabajando en el desarrollo de aplicaciones y redes sociales. Chandler, gran aficionado también a la lectura, tenía la idea de enfocar su trabajo a algo que a él le gustase, y de ahí salió la idea de crear un sitio en el que la gente pudiera compartir su interés por los libros. Él se encargó del desarrollo técnico y ella de los contenidos.

La idea inicial era que el usuario pudiera ver qué opinaban sus amigos de un libro que le interesase, y luego ver también las opiniones de una comunidad de gente más grande. Así nace Goodreads a finales de 2006. Con el tiempo, ha ido transformándose en un sitio donde los escritores pueden compartir sus trabajos, se incluyen enormes bases de datos de libros de todo tipo, se crean comunidades con gustos o intereses afines, hay grupos por géneros o idiomas, y se hacen reseñas y comentarios de todo tipo.

Para diciembre de 2007, en apenas un año de vida, la red contaba con más de 650.000 miembros y ya se había añadido información sobre más de 10 millones de libros. Ese mismo año, recibieron unos 750.000$ de inversores anónimos; dos años más tarde, en 2009, la compañía True Ventures invirtió 2 millones de dólares en la aplicación.

Se fueron introduciendo mejoras, como la apertura del API, que permitía el acceso de los usuarios a las valoraciones, o la adquisición en 2011 de Discovereads, machine learning para ofrecer recomendaciones a los usuarios basadas en los libros que les habían gustado (se empiezan a recibir recomendaciones después de haber valorado al menos 20 libros) y los que les gustan a quienes tienen gustos similares a los suyos. Para Otis Chandler esta manera de hacer sugerencias sería mejor que la que utiliza Amazon, ya que ahí se tienen en cuenta también lo que simplemente curioseas o las cosas que compras para otras personas.

A finales de 2012, Goodreads había superado los 12 millones de usuarios; ese año se duplicó su base de seguidores.

En cierto modo, Goodreads intentaba competir con Amazon, que lanzó su Kindle e-book en 2007. Era una alternativa a las sugerencias de la gran compañía de Jeff Bezos, que no se basaban tanto en la afinidad de los usuarios por ciertos libros, sino que tenían claramente una intención de priorizar sus propios productos. Por ese motivo, la compra de Goodreads por parte de Amazon dio mucho de qué hablar, y ha sido bastante criticada por parte de la comunidad.

En 2013, con 13 millones de miembros en su comunidad, Amazon paga a Otis Chandler y Elizabeth Khuri una cifra de dinero cuyo valor no se ha hecho público. Al año siguiente, el líder del comercio electrónico en España y muchos otros países repetiría la jugada con Twitch. En ese caso, sí se sabe que se pagaron unos 970 millones de dólares. Por entonces, la plataforma tenía bastantes más usuarios que Goodreads, unos 45 millones, y su potencial era objetivamente mayor, así que es de suponer que la cantidad que recibieron los Chandler fue notablemente menor. Aun así, seguro que fue suficiente como para poder retirarse a leer libros el resto de su vida.

Hoy en día, con sus más de 90 millones de usuarios, Goodreads es claramente la reina de las redes sociales literarias. Incluso se han establecido, desde 2009, unos premios que pueden suponer un enorme espaldarazo para las ventas de los ganadores. En los Goodreads Choice Awards de 2019 votaron nada menos que 4 millones de personas, no es un club de lectura cualquiera.