image_pdfimage_print

DEV, la asociación española de estudios desarrolladores de videojuegos, estima unas pérdidas a corto plazo de 90 millones de euros y la pérdida de 500 empleos en el sector por el coronavirus.

La asociación agrupa a las empresas que desarrollan videojuegos en España, la gran mayoría son empresas empresas pequeñas compuestas por pocos profesionales. El shock económico generado por la crisis del coronavirus ocasionará, a su juicio, una pérdida directa a corto plazo de 90 millones de euros de facturación, es decir, el 11% de todo lo facturado por la industria en 2018.

La mayoría de los estudios están sufriendo cancelaciones y retrasos de trabajos por las medidas adoptadas. El 65 % de la facturación de las empresas productoras españolas procede de la exportación.

Si la crisis sanitaria se alarga más de tres meses existe el riesgo de continuidad de negocio para el 46% de la industria, es decir, 240 empresas, explica DEV en una nota.

En este caso, la pérdida ascendería a un tercio de la facturación y del empleo del sector, es decir, hasta 270 millones de euros y 2.300 empleos.

Además de la paralización por las medidas de confinamiento, el sector se ha visto afectado por la cancelación de ferias como el E3, los costes fijos a los que hacer frente (IVA, cuotas de la seguridad social e impuestos), la paralización de la financiación bancaria y los retrasos de tramitación de ayudas públicas (Red.es).

En este sentido, DEV pide reducir las cuotas de autónomos, flexibilizar los plazos de pagos, asegurar las líneas de avales para empresas y autónomos y modificar la ley para establecer un incentivo fiscal a la producción de videojuegos para inversores nacionales e internacionales, una de sus peticiones más antiguas.

Estas estimaciones de pérdidas se refieren únicamente a la industria española desarrolladora y productora de videojuegos y no contemplan el perjuicio ocasionado en a la venta de videojuegos en España por el cierre de tiendas especializadas y del estancamiento del consumo.