image_pdfimage_print

En 2018 el precio de la criptomoneda por excelencia, el Bitcoin, no ha hecho más que descender. Esta, que en diciembre de 2017 superó los 19.000 dólares estadounidenses por unidad, ha dividido casi por tres su valor a lo largo del año, hasta los 6.400 dólares estadounidenses.

Con todo, según una encuesta realizada en junio de este año por ING, uno de cada diez usuarios de Internet españoles afirma tener en su haber estas monedas digitales, una proporción nada desdeñable. En otros países de la UE la cifra de inversores en criptomonedas también es significativa (entre el 4% y el 12% de los particicipantes en el sondeo). El ranking lo encabeza Turqía y Rumanía, con un 18% y 12% de los encuestados, aunque desde ING advierten que en estos países la muestra puede tener fallos de representatividad.