image_pdfimage_print

Desde la llegada del posmodernismo ha sido muy recurrente la necesidad de plantear dudas sobre las ideas establecidas a través de diferentes formas de arte, cultura y filosofía, y es normal que como medio de expresión audiovisual interactivo, el videojuego también busque cada vez más transmitir las preocupaciones de sus artistas. Así es como surge Etherborn, un juego en el que un ser sin voz persigue a una voz sin cuerpo a través de dioramas de colorido onírico y arquitectura imposible con una gravedad especial. Así es el primer juego de un pequeño grupo de desarrolladores de Barcelona, que ya está disponible para su compra en la Nintendo eShop de Nintendo Switch.

La semilla de Etherborn se sembró en 2015, cuando cuatro estudiantes de un máster de diseño de videojuegos de la UPC se unieron como por arte de magia para trabajar en su TFM. Todos tenían una idea muy clara, que era basarse en un diseño de niveles que aprovechase los cambios de gravedad tal y como se vio en Super Mario Galaxy (Wii, 2007), pero también querían crear un videojuego que tuviese una intención más allá de entretener, que contase algo para abarcar un espectro emocional mayor.

En 2016, tras ganar el concurso de la incubadora de proyectos GameBCN, Etherborn dejó de ser un trabajo de fin de máster y pasó a convertirse en el primer videojuego profesional del recién fundado estudio Altered Matter, un estudio de hoy cinco miembros que consiguieron subsistir y salir adelante con trabajo constante y el apoyo de la financiación del público a través de la plataforma de micromecenazgo Fig y el interés mostrado por Humble y FoxNext Games.

Etherborn no es solo un juego de plataformas y puzles con cambios de gravedad y perspectiva, y por supuesto, tampoco es solo una aventura sobre buscarse a uno mismo. Tanto la vertiente jugable como la artística y la filosófica del juego confluyen sobre la idea de cuestionarse a uno mismo. Cuestión de perspectiva. Las soluciones a los puzles, la arquitectura imposible y el conflicto filosófico suceden en el interior del jugador, ya que “todo gira en torno a la percepción de la realidad, que es algo personal y limitado por las experiencias y el entorno de cada uno. Algo así como ver tu propia verdad”, afirma Samuel Cohen, artista principal de Etherborn y uno de los fundadores de Altered Matter Studio.

Etherborn

Para el guion del juego, de hecho, contaron con la colaboración de José Gutiérrez, licenciado en filosofía y especializado en pensamiento contemporáneo, y plantea temas de influyentes pensadores del siglo XX como Martin Heidegger o Michel Foucault. A nivel artístico, Etherborn rezuma referencias arquitectónicas de Le Corbusier o M. C. Escher, y personajes y espacios inspirados en Giorgio de Chirico, Eduardo Chillida o Kazemir Malévich.

Todo este colorido y esta arquitectura imposible se plasman en su intención de expresar emociones, pero también se relacionan la forma en que se juega a Etherborn. A través de buscar nuevas rutas gracias a los cambios de perspectiva y a ver el mundo de forma que los conceptos de suelo y techo sean relativos, ese ser sin voz tratará de encontrar el camino por el que escalar su propio árbol de la vida.

Además de la inspiración en Super Mario Galaxy para la mecánica de juego principal, al equipo de Altered Matter le ha resultado fácil trabajar con Nintendo Switch, a pesar de que la consola ni siquiera se había anunciado cuando comenzaron a trabajar en Etherborn. “Siempre hemos sido muy fans de Nintendo, así que nos hacía especial ilusión. Además, trabajar con una pantalla con una gama de colores fija nos facilitaba mucho las cosas de cara al arte, y hemos podido potenciar un par de momentos muy chulos gracias a la vibración HD de los Joy-Con”, comenta Carles Triviño, jefe de programación de Altered Matter.

Etherborn nació como un proyecto con una intención muy clara: “Queríamos aprovechar una mecánica de juego atractiva, pero también queríamos hacer uno de esos juegos que expresan mucho más, mostrar pensamientos y emociones con las que el equipo se sentía identificado”, afirma Triviño. Tras un largo proceso de desarrollo en el que cuatro compañeros de master han conseguido mantenerse unidos con un objetivo común, Etherborn ya está disponible para su descarga a través de la Nintendo eShop de Nintendo Switch.