Alcalá la Real

El año agrícola 2022/23, el segundo más seco en lo que va de siglo en Alcalá

En cuanto al año hidrológico, finaliza este sábado con una precipitación acumulada de 456,8 l/m2, un 30% menos de lo normal en el municipio

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Paraje de aspecto desértico, cerca de la carretera de Villalobos. -

Este sábado 30 de septiembre concluye el año hidrológico 2022/2023, y como podía preverse, ofrece datos más que alarmantes. Desde el pasado 1 de octubre de 2022, la precipitación acumulada en Alcalá la Real ha sido de 456,8 litros/m2. Es casi un 30% de la media habitual en nuestra localidad, que se sitúa en 636 litros. Pero es que de no haber sido porque este septiembre ha sido mucho más lluvioso de lo normal –gracias esencialmente a las tormentas de los pasados días 14 y 15– el déficit sería muchísimo mayor. De hecho, en este mes se han recogido en Alcalá 85,6 litros, frente a los 7,8 que cayeron en el mismo mes del año pasado.

Si nos referimos al año agrícola o hidrometeorológico, es decir, el que va desde el 1 de septiembre al 31 de agosto, el 2022-2023 ha sido todavía peor en Alcalá. En ese período de doce meses se han recogido, según los datos que ofrece Aemet, una cantidad de 379 litros en el municipio. Es un dato peor que el de 2021/22, que ya fue un año de clara sequía, cuando se reportaron 453 litros. Es decir, en el último año agrícola ha llovido en Alcalá apenas el 59% de lo que debería.

La situación, obviamente, se refleja de igual manera en los pantanos más cercanos a Alcalá la Real. De dantesca puede calificarse la imagen que ofrece el pantano de Colomera, con capacidad para 40 hectómetros cúbicos, y que en este momento apenas embalsa cuatro, es decir, el 10% de su capacidad. Su media, a estas alturas del año, debería situarse en el 41%, aunque el año pasado por estas fechas, su nivel era incluso más bajo, rebasando apenas el 7% de su capacidad.


Frente a ello, sufrimos episodios excepcionales, como los registrados hace apenas dos semanas, con precipitaciones de más de sesenta litros en apenas diez horas, o la reciente anomalía térmica, cuando el termómetro llegó a bajar hasta los 7,4º de mínima, una de las más bajas en la historia reciente de nuestro municipio en un mes de septiembre.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN