Análisis: Battlefield V

Battlefield V o la esencia más táctica de la guerra. En un momento de la generación en el que las cartas ya están encima de la mesa, el juego de DICE vuelve a dar la dosis perfecta de acción y estrategia en grupo, que lo hacen único respecto a sus competidores. Comparar la saga Call of Duty con Battlefield ya se ha caído por su propio peso porque en esencia poco tienen que ver. Sí, mismo género y un fin último claro: matar más que el enemigo, pero poco más porque la forma de llegar es muy diferente. 

Y es que nos encanta este Battlefield V. Es un título que perfecciona mucho de lo visto en Battlefield 1, que fue muy espectacular en su salida y su proposición inicial. Dinámicas y escenarios nuevos hicieron que la comunidad se entusiasmara con el juego a cada golpe de tráiler. 

El juego de DICE cumplió con mucho de lo prometido y despejó el camino para esta nueva entrega dos años después. Aún con todo ello y sabiendo la fórmula de éxito que lo envuelve, Battlefield V no ha tenido la aceptación de su predecesor y ciertas polémicas que han envuelto a otros títulos de la compañía, con sus DLCS y el cobro de contenidos dentro del juego, han pasado algo de factura sobre el juego de una manera injusta.

DICE ha aprendido y dejó claro que los contenidos descargables, que serán muchos en el futuro, no tendrán costes, eliminando de un plumazo cualquier duda. Además, ya se ha prometido que habrá una actualización del juego de forma periódica, con lo que no podemos más que aplaudir esta nueva política comercial que está destinada a convertirse en la tónica dentro de la industria.

Campaña entretenida pero discreta

Pero metiéndonos en harina, Battlefield V presenta una campaña interesante, que cumple sin más. Una historia bien contada que nos puede servir a modo de tutorial e ir pillando soltura de cara al gran reto multijugador. 

En una época en la que el online se ha convertido en la piedra angular de muchos títulos, las compañías cada vez destinan menos recursos a una campaña en solitario, con lo que es de agradecer que Battlefield V mantenga su apuesta por esta modalidad narrativa que tanto nos puede llegar a llenar si está bien diseñada. Como hemos dicho,  la campaña cumple. No encontraremos una historia épica, pero sí que es verdad que el estudio se ha esforzado por dar una visión particular de la guerra acercando muchos pequeños puntos de vista. 

Su realización es buena en cuanto a lo técnico y las cinemáticas que lo acompañan están bien, aunque el argumento no llega a dejarnos huella. Cumplir con los objetivos nos dará una experiencia más de la guerra y no tanto una buena historia. Algo que también ocurre con su ejecución jugable, que la verdad es muy parecida a lo visto hasta ahora. Entretiene y da ciertos momentos de intensidad, pero las mecánicas no rompen con lo establecido y parece una más de entre tantas.

Robusto y estético, Battlefield V muestra una estampa de la guerra muy cuidada y realista

Battlefield V narra aquellas historias jamás contadas de los lugares más  desconocidos de la II G.M. En el modo multijugador, DICE ha creado la más profunda e inmersiva experiencia con grandes cambios en la jugabilidad y el desarrollo de nuevos sistemas de combate. Tanto si vas a pie o conduciendo alguno de los muchos y diferentes vehículos armados, como si vas volando en avión, únete a otros tres jugadores para completar los objetivos y escoge entre las clases de reconocimiento, asalto, médico o apoyo, en función de lo que necesite tu equipo. Los jugadores se podrán preparar para la batalla en los 8 mapas y 8 modos multijugador del videojuego.

Un multijugador intenso

Es la piedra angular del título de DICE. La Biblia para la comunidad de este título. Battlefield V sin duda no defrauda en su apuesta online y vuelve a mostrar toda su esencia. Esas señas de identidad que enamoran y aborrecen unos y otros, pero que no deja a nadie indiferente. Y es que Battlefield V ha sabido marcar sus pautas y se muestra como el proyecto más solido hasta la fecha. El título bélico ha hecho retoques muy interesantes en su ‘gunplay’. Los tiros y movimientos nos parecen mejor definidos y se ha dejado un poco al lado ese margen de error que estaba tan presente en el título anterior. 

Innova poco Battlefield V, pero lo que ha puesto nuevo lo hace francamente bien. Correr, trepar, reptar y algunos movimiento más nos ayudarán a sentir la guerra de una forma más dinámica y menos pesada, además de más realista desde nuestro punto de vista. Nos hace tener más posibilidad de correr por el campo y tirar el cuerpo a tierra. Trepar esa barricada que nos impide tener un tiro limpio o simplemente esprintar hacia ese objetivo que ya tenemos al alcance de la mano sin que nos parezca imposible por el peso del jugador. Una sensación más ágil y acertada a la hora de jugar, que ha permitido un ritmo más acertado a la hora de ir a un punto o entrar en combate mientras las balas silban a nuestro alrededor.

Ese mismo factor estratégico se traspasa al entorno, al mapa de combate. Es una gozada el cambio que pueden sufrir los diferentes escenarios dependiendo del entorno. Ruinas, vegetación, agua… da igual porque debes tener en cuenta el terreno que pisas, puede irte la vida en ello. Es una pasada a nuestro entender lo bien que implementa Battlefield V ese cambio de entorno y si tienes un nido de jugadores desde un edificio, tranquilo porque un tanque o un lanzacohetes hará el trabajo por ti incluso derribando ese edificio con dos o tres lanzamientos certeros. No hay posición segura, no hay sitio infalible porque todo cambia, el entorno cambia. Es un factor clave y determinante que nadie como esta saga ha sabido aprovechar en pro de la táctica y la estrategia.

Una estrategia que también tiene un giro de tuerca con la construcción en el campo de batalla. Sea una barricada, taponar un punto o crear un puesto avanzado de provisiones, Battlefield V ha querido dar un punto más de ‘compañerismo’ entre las escuadras, donde la comunicación o por lo menos la cooperación se tornan en fundamentales para lograr los objetivos. Algo que todavía está por pulir dentro de la comunidad pero que DICE quiere ir introduciendo de cara al futuro.

En cuanto a los modos de juego, hay pocos cambios en esta entrega. Dominación, Conquista y el clásico todos contra todos siguen dando guerra, nunca mejor dicho. Pero la gran novedad son las Grandes Operaciones, que puede llegar a cuatro hora de partida, y que pasará por diferentes mapas y modos de juego para lograr el objetivo final. Un modo de juego largo y muy exigente en cuanto tiempo y forma, pero que deja una gran sensación cuando logras la victoria.

Mucho contenido por llegar

Battlefield V dará inicio a los eventos de tiempo limitado como parte de su primer capítulo del nuevo servicio post-venta para los jugadores, Vientos de guerra. Cada nuevo capítulo de Vientos de Guerra ofrecerá una jugabilidad en constante evolución y nuevas mejoras de juego completamente gratis, creando un nuevo Battlefield con cada actualización. 

 El Capítulo 2: Descarga de rayos, llegará en enero  con el modo cooperativo Armas Combinadas y la vuelta de Asalto y Conquista. En marzo, se lanzará el Capítulo 3: Prueba de fuego, que introducirá el muy esperado modo Battle Royale, Tormenta de fuego, y un nuevo mapa ambientado en Grecia. Más allá de los primeros capítulos, más experiencias seguirán añadiéndose a este campo de batalla en evolución.

Técnicamente muy potente

Ya con Battlefield 1 y otros títulos, DICE ha demostrado mucha solvencia en lo técnico. En lo sonoro, el juego no decepciona a nadie y se muestra magnífico. Tanto la localización como el sonido de efectos que rodena al título. Nos han encantado, algo que también ocurría en Battlefield 1. Gran trabajo de DICE en estos dos aspectos a los que no podemos ponerle un pero. Robusto y estético, Battlefield V muestra una estampa de la guerra muy cuidada y realista. Con grandes efectos climáticos y texturas muy avanzadas. Esa pisada al trotar por el barro, ese huno del arma o la lluvia pegando en la cara son solo algunos apuntes de un gran juego en su acabado técnico.