image_pdfimage_print

Por fin ha aterrizado en España el esperado Biomutant. Un juego que ha tenido un largo desarrollo en los últimos años y que ha visto la luz con su salida en PS4 y Xbox One. El juego de THQ Nordic llegaba con una enorme expectación por parte de la comunidad y aunque hace cosas muy interesantes, lo cierto es que Biomutant no termina de ensamblar todos los conceptos que propone al jugador.

Vaya por delante que el título, considerado como un indie, llega de la mano de un pequeño estudio de 20 personas, muchos de ellos ya veteranos de la industria tras pasar por Just Cause y otros proyectos consolidados. Por lo tanto, a la hora de encara nuestro análisis, queremos dejar claro que el trabajo realizado por este pequeño grupo ha sido fantástico. Quizá haya cosas o mecánicas mejorables, un apartado técnico que pudo estar más pulido o una narración más sencilla y cercana, pero no es menos cierto que los mimbres y la base de Biomutant nos ha encantado. Un mundo abierto bonito y cuidado, con un ‘crafteo’ que te invita a crear más y más y un combate que nos ha parecido que cumple para pillar el mando y pasar un buen rato de nuestra televisión.

Biomutant divierte, agrada a nuestros ojos y cuenta una historia que merece ser terminada, unos ingredientes que sin ser ‘premium’ nos parecen suficientes para llegar a ser un buen producto.

Para entrar en materia, Biomutant nos pone en la piel de un ser capaz de ir mutando en función de lo que vayamos eligiendo a lo largo de nuestra aventura. Ese toque rolero dará un punto muy interesante a nuestro camino, pudiendo modificar nuestra naturaleza en función del camino que hayamos decidido tomar. Esta rata/mapache/rata-ardilla -creemos que ni siquiera los desarrolladores lo tienen claro- tendrá la difícil misión de sanar al mundo tras años de destrucción del medio ambiente. El Árbol de la Vida se muere y nosotros tenemos la complicada misión de cuidarlo y hacer que vuelva con fuerza para sanar a nuestro mundo. No será fácil, ya que tendremos que enfrentarnos a enemigos de todas las naturalezas y fuerzas, además de poner orden y paz a través de alianzas con las diferentes facciones que nos iremos encontrando.

Y es que Biomutant, además de ofrecer una aventura jugable, intercambia mensajes ecologistas con el jugador para llegar a una verdadera concienciación del medio ambiente. Un mundo distópico y postapocalíptico que nos invitara a que lo visitemos y encontremos todo tipo de aventuras. Sea como fuere, en el título nos adentraremos en un gigantesco mundo abierto en el que tendremos que ir completando misiones principales y que sumará secundarias para completar la historia y ciertos retos. En ese punto el juego cumple perfectamente, salvo en ciertos momentos de las misiones secundarias que se hacen un poco liosas o repetitivas, al igual que la conquista de ciertas fortalezas. Pero tampoco seamos tan puntillosos porque en el actual mercado hay cientos de juegos con la misma estructura de mundo abierto que repiten una y otra vez las mecánicas de misiones y muy pocos grandes estudios son capaces de disimular tras unas pocas horas.

Su punto débil

Vamos a comenzar por lo malo: la narrativa. Sin duda, la historia no se cuenta bien. Lo que nos propone como objetivo THQ Nordic no tiene mala base, pero cómo se explica y la forma de hilar todo ello termina lastrando toda la narrativa del juego. Los diálogos no terminan de enganchar al jugador y cumplen sin más su función. Este aspecto con un poco más de cuidado hubiese dado al juego un punto más de cara a la comunidad. Tampoco ayuda su doblaje al español, con un narrador que cumple simplemente. Eso sí viendo otros muchos títulos con menos presupuesto, los chicos de Biomutant han fallado en líneas generales en este punto. Es para nosotros el gran punto débil de la aventura. Tampoco ayuda que el peso de los diálogos caiga en dicho narrador tras traducir un idioma ininteligible, que en muchas ocaciones hace que el proceso sea un poco tedioso.

Los diálogos con una construcción más lógica hubiesen enganchado mejor al jugador y conseguirían hilar toda la historia de una forma más sólida. Aún así, no pienses que este aspecto va a condicionar toda tu experiencia en Biomutant. La historia y la narración cumplen a secas, pero es algo que termina flaqueando en su resultado general y empañan el resultado final.

Sin ningún género de dudas es el gran pecado en el que cae este Biomutant. Enganchar la gran historia a partir de pequeñas historias es lo que le falta al título, que te lo muestra todo de una forma demasiada simple en ocasiones, casi sin conexión, algo que puede sacar a los jugadores más exigentes.

Otro punto negativo es su rendimiento en PS4 Pro. Lo hemos jugado a 60 fps y hemos sufrido alguna que otra ‘rascada’ en pantalla. El juego mantiene un buen tono pero cada cierto tiempo el movimiento termina por sufrir en pantalla, llegando incluso a pequeñas congelaciones. Una solución temporal es bajar la tasa de imágenes a 30, en el que el título se siente mucho más cómodo.

Cosas interesantes

Pero una vez expuesto lo malo, podemos hablar de las cosas que sí resuelve de manera correcta este Biomutant. Y es que pese a que tienes que hacer un esfuerzo grande por conectar la historia, el título en su aspecto jugable sí consigue enganchar. Nuestro amigo ‘mapache’ se mueve muy bien por ese gran mundo abierto que nos tocará explorar, con zonas más o menos ‘amables’ y en las que tendremos que currarnos ciertos elementos para poder llegar hasta nuestros objetivos. Es uno de los puntos destacables del juego, te lleva bien en su gameplay por misiones esenciales para completar tus objetivos, casi de una manera natural. Puedes estar explorando una zona y sin saberlo comienzas una misión que es vital para que puedas moverte por esa zona. Lograr cierto objeto o traje serán los objetivos más comunes en este tipo de eventos, pero que están muy bien conectados.  Esa continuidad tan ausente en la narración se encuentra en cada rincón que visitas en este bonito mundo abierto de unos 64 kilómetros cuadrados.

En este sentido, las misiones secundarias se van desencadenando conforme avanzamos, aunque en muchas ocasiones no tendremos marcados nuestros objetivos, teniendo que hacer un ejercicio real de exploración. Nos ha gustado mucho esta idea del título, nos invita a perdernos por su mapeado a la espera de encontrar aquel objeto que esperábamos y que de repente nos hace meternos de lleno en una pelea o explorar una localización o búnker inesperado. Todo un acierto.

Biomutant

Y es que el mundo de Biomutant es muy bonito. Podría rozar un mayor nivel en ciertas texturas y animaciones, pero si tenemos en cuenta el proyecto y la cantidad de gente que ha trabajado no podemos más que aplaudir. No sería honesto por nuestra parte decir que todo es maravilloso y sí hay cosas que pulir, pero si ponemos todo en la balanza, el mundo de Biomutant es muy agradable y grande. Con miles de detalles y estampas preciosas. Un gran trabajo en este apartado, con una dirección artística sobresaliente. Nuestro aplauso al equipo sin duda. Además, los chicos de Experiment 101 han dotado un mundo con diferentes zonas que reflejan la belleza y la crueldad de la naturaleza según el momento. Algo que no es fácil de lograr en un proyecto que intenta abarcar tantas cosas. Por ponerle un pero: falta algo de vida cuando vamos de un punto a otro de nuestro viaje. Un evento o algo más aleatorio en lo social le hubiese ido de fábula.

Su jugabilidad y combate nos han parecido de un nivel notable. Es verdad que Biomutant intenta abarcar muchas cosas y no termina de concretar nada, pero consigue enganchar con un toque frenético y una combinación de ideas que logra enganchar a los jugadores. Combos, poderes especiales, técnicas de ‘artes marciales’ y un sinfín de armas componen el esquema básico a la hora de luchar contra nuestros enemigos. Todo ello gracias a un gran editor de personajes que nos pondrán en la difícil tesitura de elegir el estilo de nuestro personaje. Podremos elegir nuestra vitalidad, fuerza, intelecto, suerte…un elenco muy típico para los que están acostumbrados a los ‘action RPG’. Como anécdota, el estilo que queramos que tenga nuestro personaje tendrá un impacto directo en nuestra apariencia. Todo un acierto que nos desvelaremos mucho más.

Otro aspecto a tener en cuenta es que dentro de esa personalización del personaje, también podremos seleccionar entre cinco clases diferentes que darán más peso al combate cuerpo a cuerpo, las armas o los poderes especiales que podremos ir incorporando conforme avance la aventura. Este aspecto no debe agobiarnos de primeras, ya que podremos balancear esas clases a través de la experiencia de nuestro jugador.

Los combates se viven de manera desenfrenada y no dejan un segundo de descanso. La IA enemiga podría estar algo más pulida y nos complica mucho la vida cuando acumula muchos enemigos. Los jefes presentan mayor dificultad y tienen ciertos patrones más elaborados, aunque no supondrá un gran reto en un nivel normal y con un arsenal óptimo. Aún así, el combate en el título de Experiment 101 se siente vivo y nos invita a probar todo tipo de armas y poderes para encontrar nuestra mejor configuración. Ese cambio continuo de estilo es clave para sentirte cómodo a hará a la larga que no notes un techo rápido en la capacidad del combate. Renovarse o morir.

Construye tu camino

Al hilo de construir nuestro estilo de juego, en Biomutant nos invitan a explorar y crear nuestras armas. Un marcado aspecto de ‘crafteo’ que le sienta especialmente bien al juego. Bien es cierto que el juego de THQ Nordic ya nos ofrece esa posibilidad en ciertas misiones secundarias, pero lo que realmente terminará enganchando al jugador será esa combinación de exploración y creación de tu siguiente arma más mortífera. Las combinaciones son inmensas y podrás crear tu ‘arma definitiva’ tras pasear por todos los rincones del mundo. Armas cortas, a distancia y un largo etcétera que será posible tras recopilar todo tipo de partes. El resultado final puede ser impredecible en lo estético pero que da un toque colorido y de imaginación a nuestro querido amigo mutante. Sal y monta tu arma más hortera y mortífera parece que nos dicen los chicos de Experiment 101 y desde luego nosotros hemos recogido con todo gusto el testigo.

Lo hemos disfrutado muchísimo sin duda. Lo mismo pasa con nuestro ‘fondo de armario’, llegando a combinar un sombrero de gatito, una cazadora de cuero y una falda escocesa. No nos importa porque conseguimos un auténtico ‘look’ apocalíptico a la última moda. Si nos pareció un gran acierto la artesanía de las armas, no se queda a la zaga nuestro armario.

Como últimos apuntes, el juego cuenta con un modo foto para los fanáticos de las instantáneas y un Aura que vendrá a mostrarte la senda en la que te mueves: Oscuridad o luz. Elige bien tu camino y llegarás a un final u otro, dando una posible segunda vuelta del juego con otras decisiones.s

Conclusiones

Como ya saben nuestros lectores, no nos gustan las notas numéricas. No podemos cuantificar de manera objetiva una obra que impacta en cada jugador de una manera diferente. Por ello nos basaremos en nuestras recomendaciones generales y podemos decir como premisa muy general que Biomutant es muy divertido. Un juego que un pequeño estudio ha conseguido articular en muchos aspectos con resultados interesantes y que en otros ha fallado sin que llegue a ser determinante a la hora de jugarlo. Su mejor narrativa y doblaje hubiesen dado un título notable, pero no es menos cierto que en con su jugabilidad, crafteo, mundo abierto y aspecto artístico el título de Experiment 101 gana muchos enteros. Divierte y nos invita a explorar y conocer más en cada partida. Si buscas la excelencia, Biomutant no es tu juego. Ahora, si buscas una buena aventura en la que perderte en un precioso mundo y sabes perdonar ciertos aspectos narrativos, el juego de Experiment 101 te atrapará sin duda.

Análisis realizado en PS4 Pro gracias a un código de Dead Good Media.