image_pdfimage_print

Curioso. El lanzamiento de Cyberpunk 2077 me recuerda mucho a ese futbolista que cuidas, mimas, formas y haces progresar porque sabes que va a llegar y la va a romper. Tienes paciencia y estás a su lado durante años, pero por decisiones o acontecimientos, las cosas se tuercen. Lo que parecía un futuro brutal acaba por ser algo que no llega, que se queda en el camino y finalmente te queda esa sensación de algo grande que nunca pasará. La magia se rompe y por muchos equipos por los que pase no tendrá ese toque que se veía en sus comienzos.

Es una exageración tremenda, obvio. Pero el lanzamiento del esperadísimo título de CD Projekt Red encarna a la perfección este guión tan cinematográfico como real. Y es que es paradójico porque el estudio polaco ha sucumbido en el mundo tecnológico que debía consagrarlo para estar en el top de las compañías de la industria. Una sociedad distópica que ha supuesto la caída a los infiernos de una de las compañías más reputadas.

No, señoras y señores. Cyberpunk 2077 no es el producto que todos los buenos ‘jugones’ llevamos deseando durante los últimos siete años. Su desarrollo, que ha sido retransmitido como un auténtico show, y las promesas -incumplidas muchas, no todas ellas, ojo- auguraban un cierre de ciclo espectacular, incluso un salto no menos prometedor a la nueva generación, pero todo ha quedado en papel mojado por un desastroso y descuidado aspecto técnico.

Eso sí, y es algo muy personal, debo decir que el juego tiene unos mimbres únicos. El guión, el arte, el diseño y su mundo son únicos y quizá la piedra de salvación para un título que está muy herido, pero no de muerte. La técnica se ha comido el resto del buen trabajo al que apuntaba Cyberpunk, pero ahora está en manos de CD Projekt Red reconducir una situación caótica. Ellos ya han hecho algo parecido. El lanzamiento de The Witcher 3 tampoco estuvo exento de polémica. También les paso a sus compañeros de Hello Games y el caso de No Man´s Sky, joya brutal con el paso del tiempo que se salvó con buen planning de postdesarrollo. Y como se suele decir en el mundo taurino: los polacos tienen una corrida de oreja o enfermería.

Una vez colocados los cinturones, comienza el viaje.

Un juego con un potencial tremendo que fracasa en lo técnico

Es la forma más rápida de definir el tremendo -en lo negativo- lanzamiento de Cyberpunk 2077. Su inicio fue como pegarse contra un muro de cemento armado con un coche de carreras a pleno rendimiento. Siete años de desarrollo, noticias y vídeos muy bien promocionados que hicieron que todos los usuarios de consolas vieran en el título un magnífico cierre de generación. Un sueño en un mundo distópico que por fin iba a estar en las manos de todos los jugadores. Pero el sueño se tornó en pesadilla con los primeros vídeos de la forma en que se movía el título en PS4 y Xbox One. Porque es cierto que Cyberpunk se puede dividir en dos cosas. Una que está a la perfección realizada: su arte, su mundo, su ambientación, sus sonidos. Todo aquello que envuelve al juego de CD Projekt Red y que rebosa calidad, cosas bien hechas y ganas por conocer lo que te depara o puedes contemplar a la vuelta de la esquina.

Pero aquí viene el otro lado de la moneda: su ejecución técnica. Pobre, no. Lo siguiente. Para un servidor que se inicio por los años 80, muchos de los fallos que nos encontramos en algunos lanzamientos son perdonables. Se baja la ‘barra de sensibilidad’ personal si no empaña la experiencia en lo jugable y sin más problemas. Pero no es el caso de Cyberpunk 2077. Su ejecución técnica tira por tierra todo el buen trabajo realizado en el resto de apartados y simplemente llega a sacarte del juego. Por lo menos hasta la actualización 1.04 en PS4 Pro. Por ello, hemos decidido alargar mucho, muchísimo este análisis, para conocer la respuesta del estudio polaco tras su desastroso inicio. Bien es cierto que no suele ser lo habitual a la hora de realizar un análisis y tampoco lo más justo, pero con Cyberpunk hemos decidido hacer una excepción y realizarlo de forma muy tardía y poner en la balanza el camino que decide tomar la compañía con el título.

Y lo cierto es que en PS4 Pro, hasta la llega del parche 1.04, la cosa tenía tintes dramáticos. Bugs imperdonables, cargas horrorosas, cuelgues impropios, amén de un puñado de física y una IA que sonrojaría a muchos desarrolladores principiantes. Algo que duele y mucho cuando se habla de CD Projekt Red, que sabe hacer las cosas muy muy bien. Algo inexplicable para una comunidad en general que no ha dudado en tildar al juego de inacabado.

Comunicados, promesas, demandas y parches han pasado a lo largo de estos días tras su lanzamiento. Una cascada de acontecimientos que han hecho mella al juego en sus versiones old-gen de PS4 y Xbox One, pero que ha tenido una acogida formidable en PC, donde el título sí que explota realmente todas sus bondades, exceptuando la IA. En la nueva generación de consolas, el juego se mueve bien y los fallos técnicos no te sacan tanto de la experiencia, aunque el mejor consejo que se puede dar es esperar a ese añorado ya parche de nueva generación que caerá sobre febrero si el estudio polaco puede cumplir antes con todas las exigencias para normalizar las versiones de PS4 y Xbox One.

Y es que, a este respecto, para ser justos, el lanzamiento de los parches 1.05 y 1.06 en estas consolas han dado un lavado de cara al juego. Ha ayudado de manera notable a que el título no se cuelgue y la estabilidad de Cyberpunk empieza a tener un cariz más normal. No es la mejor experiencia jugable, aunque en lo personal tampoco la desecharía, porque Cyberpunk 2077 es un juegazo en muchos aspectos. No es el juego que vaya más fino y sí, hay momentos que ciertos bugs – sobre todo estéticos- te sacan un poco del contexto, pero no es menos cierto que el juego te atrapa con su mundo, con lo que te ofrece, con su ambientación, con esa Night City, que, lejos de ser lo prometido, le basta para mostrar muchas cosas y hacer que te pierdas por sus calles.

En definitiva, si no puedes esperar a jugar a Cyberpunk pues no lo hagas, pero te avisamos que esa sensibilidad a los fallos deberá estar en niveles bajos si no quieres acabar frustrado por lo que pudo ser y en lo que se ha quedado. Sin duda, esperar a futuras actualizaciones en PS4 parece lo mejor que podría recomendarte a estas alturas, aunque el juego este en un nivel ‘suficiente’ para ser jugado.

Si en un principio, la tasa de imágenes no se iba más allá de los 20-25 fps en PS4, tras los retoques del estudio polaco la cosa ha mejorado levemente con los parches de las dos últimas semanas. Tanto el parche 1.05 como el 1.06 han dado una tasa de imágenes que ronda los 30fps casi todo el tiempo, con picos en algunos momentos, mientras que la resolución ha mejorado algo con el paso del tiempo sin ser un cambio brutal. Además, las cargas de algunas texturas siguen sin ser óptimas cuando nos encontramos a varios NPCs en nuestro camino.

Night City, un mundo fascinante

Dejando a un lado el apartado técnico -sí difícil cuando lastra tanto la obra-, Cyberpunk 2077 se muestra como un título bestial en lo que ofrece. Un mundo abierto lleno de detalles, opciones y posibilidades para jugar al ritmo que uno quiere. No estamos ante las mecánicas del archiconocido GTA, pero el juego de CD Projekt Red hace gala de intentar meter su mundo a su forma. Te lo vende como ellos tienen en mente e intentan a alejarse de otros juegos y lo visto anteriormente. Cyberpunk te da una tremenda libertad en todo ello y la narración se enfoca al momento en el que el jugador quiere encararla. En cuanto a su narrativa, sí es algo más tradicional, ya que encontraremos las misiones principales, secundarios y encargos, además de algunos pequeños eventos para hacer más llevadera la ciudad. No trata de innovar mucho en ese aspecto, pero es verdad que da la suficiente libertad al jugador para tener esa sensación de animal libre urbano. En Cyberpunk se trata de dar un pasito más hacia una estructura más liberal que lo visto en The Witcher 3, aunque es sólo un pasito más, nada revolucionario hasta la fecha. Como punto a favor, podemos decir que existe bastante variedad y que las misiones secundarias están varios escalones por encima a lo visto en muchos títulos hasta la fecha. Secundarias de una entidad bastante importante.

Respecto a la trama principal solo diremos que nos ha gustado con un buen ritmo narrativo y acontecimientos que te harán planearte ciertas cosas conforme pases por ubicaciones y conozcas a personales involucrados en los hechos. Y es importante este hecho porque nos ha gustado nuestro protagonista. V tiene carisma y tiene ese toque de un personaje con capacidad para atrapar al jugador, al igual que muchos de los personajes que se encontrará por el camino, muy cuidados en todos sus matices y rasgos. Claro está que no podemos dejar de lado al bueno de Johnny Silverhand, nuestro amigo inseparable que no servirá de hilo conductor en nuestra trama principal y estará siempre presente en más de una secundaria. Es más que un personaje, es tu amigo y narrador, una figura muy importante.

Lo que nos lleva a una magnífica localización en español, con muchos acentos, matices, dialectos que te dan la sensación de estar ante una ciudad grande y abierta, de claros y oscuros, que mezcla a personas de todo tipo de raza y nacionalidad. Muy bien tratado este aspecto, casi impecable podríamos decir, de lo mejor que nos hemos encontrado en muchísimo tiempo.

Es una tónica general en el juego y aunque pases por el barrio más selecto o bajes al más pobre, te encontrarás todo un registro de expresiones y matices lingüísticos dignos de ser mencionados por el gran trabajo realizado en este apartado. Bravo.

La gran urbe se divide en diferentes sectores y conforme vayas pasando horas y la aventura, estos sectores se irán descubriendo ante ti, dando siempre un gran resultado cuando PS4 puede tirar de ello. La parte negativa, Night City no es esa urbe abarrotada de gente y bulliciosa que vimos en los vídeos promocionales. Hay movimiento, sí. Suficiente para dar esa majestuosa sensación, no. Es uno de los grandes defectos del juego y que a buen seguro está relacionado con la falta de optimización para las consolas de antigua generación. Además, aunque la ciudad es grande y ofrece una cantidad inmensa de posibilidades, no aprovecha los puntos positivos como The Witcher 3, que entre misión y misión podías conversar con alguien en una taberna o en mitad de un camino te daban recados que guardabas para más tarde. Esa exploración de la ciudad a nivel orgánico no está tan presente en Cyberpunk y las misiones suelen estar más guiadas y se materializan con una llamada entrante a tu teléfono.

Un personaje por desarrollar

Nuestro personaje, V, no ha llegado a Night City para verlas venir. De hecho, ya desde el primer momento, nuestro protagonista se ve envuelto en más de un asunto espinoso. Tranquilos, V es un tipo con recursos y podrá desarrollar todo tipo de habilidades para imponer su ley en la calle. A un estilo parecido a Deus Ex, Cyberpunk nos anima a ir desarrollando a nuestro jugador para aumentar sus posibilidades, pero no sólo físicas, también en cuanto a interacción con el entorno. Los llamados Cyberware nos ayudarán en esta gloriosa tarea y nos dará opción a cosas como hackeos, obtención de datos y un sinfín de acciones que serán de gran utilidad conforme avancemos en nuestra historia.

Un árbol de habilidades que ya se ha visto en muchísimos otros juegos y que no suponen una innovación en este punto, aunque sí lo suficientemente bien implementado para que Cyberpunk 2077 cumpla con su etiqueta de RPG. Esto también es el resultado de un árbol de habilidades que, si bien es inmenso, te invita a especializarte porque es muy difícil de avanzar por varias de sus ramas.

V, en movimiento

El desastroso lanzamiento en lo técnico ha lastrado sin duda el juego de CD Projekt Red, es obvio que lo jugable se ha visto afectado y su gunplay se resiente. En las primeras semanas del juego -hasta la llegada del parche 1.05- el título no pasaba de ser un shooter simplón, pero no es menos cierto que con el paso del tiempo y la llegada de las correcciones, Cyberpunk ha ganado muchísimo en este apartado. No nos engañemos, no es nada revolucionario y está lejos de los mejores del género, pero se empieza a ver en el horizonte al punto al que quiere llegar. Todo esto que estamos analizando es un puro acto de fe en ocasiones porque el rendimiento no es óptimo en PS4 Pro, aunque sí bastante notable en su hermana mayor PS5. Habrá que esperar un poco más y aplicar esas deseadas correcciones del estudio polaco para conocer el punto final de este apartado, que insistimos puede ser fantástico si se ponen los mimbres necesarios para ello. Si atendemos al sigilo, tampoco mejora mucho la cosa. Sí que es cierto que los hackeos nos ayudarán mucho a esta parte, pero no tendrá un peso específico en el título. Nos recuerda a lo visto en Watch Dogs y sus títulos, pero nos da la sensación que CD Projekt Red no ha querido asentar su jugabilidad en un solo aspecto y ha decidido diseminar la experiencia a partes iguales.

En cuanto a la movilidad de V, en coche o moto, pues más de lo mismo. Una amplía y detallada variedad de vehículos que harían las delicias de los más exigentes, con un gran modelado y detalles por todos lados, pero cuya aplicación técnica no está a la altura. Incide directamente en la conducción, que parece muy interesante en primera persona pero que vuelve a pesar de forma brutal a la hora de sentarte y tomar los mandos. Y da pena y rabia porque se nota, se intuye el gran trabajo que ha hecho el estudio por dotar de personalidad al juego, pero su ejecución no es la mejor.

En definitiva, Cyberpunk 2077 no ha cumplido con las expectativas en las consolas de antigua generación. El título parece claramente desarrollado para sus hermanas mayores y un título casi completo en equipos de gama alta de PC, que es donde se puede disfrutar plenamente. Bien es cierto que el estudio polaco ha tomado cartas en el asunto tras un lanzamiento catastrófico y ya los primeros parches en PS4 y Xbox One mejoran de manera clara su rendimiento. Aún así, y pese a las buenas intenciones, CD Projekt Red ha cometido un error estratégico en su política de comunicación a la comunidad, que apenas ha tenido información real del título para las consolas old-gen. Y es una pena porque tanto el estudio polaco como Cyberpunk han visto dilapidado su enorme prestigio en apenas días y eso es algo impagable en esta industria. El juego se puede disfrutar en estos momentos si haces un ejercicio de paciencia y si nunca te han molestado en exceso algunos bugs gráficos. Si eres de los que esas cosas te sacan del juego a las primeras de cambio, te aconsejo que esperes a futuros parches o dar el salto a PS5 o Xbox Series. Cyberpunk es un diamante en bruto que todavía puede ser pulido y resurgir como el ave fénix, pero ¿lo conseguirá CD Projekt Red? En febrero y marzo lo veremos.