image_pdfimage_print

Prepárate para morir. Esa idea conforma la espina dorsal de Dark Souls. Un título muy conocido en el mundo de los videojuegos y que ha dejado de manera clara su huella a lo largo de las diferentes generaciones de consolas. Una forma muy personal y original de encarar el devenir de un videojuegos y su experiencia jugable que ha dado horas de enorme felicidad y frustración a partes iguales. Un alegato por los videojuegos de la ‘Old School’, donde los puntos de guardado y la progresión hacían dar lo mejor de uno mismo para obtener la codiciada recompensa. Curvas de aprendizaje elevadísimas que nos desesperaban y que nos hacían sentirnos orgullosos tras una larga partida.

Todo eso es lo que hace sentir de nuevo Dark Souls, pero esta vez en su versión portátil. De sobra es conocida la obra de From Software, se ha n escrito ríos de tinta al respecto, con lo que nos centraremos en comentar su versión en Nintendo Switch. Por cierto, una gozada auténtica, una obra maestra en la que tendremos horas de diversión en cualquier rincón que te apetezca. Un acierto mayúsculo para la portátil japonesa.

Dame una pausa

Una de las cosas que no han parecido muy acertadas es la posibilidad de pausar el juego en Switch. Una delicia y un respiro, teniendo en cuenta la portabilidad de la consola. La posibilidad de pausar el juego en cualquier momento, incluso en combates, da opciones infinitas para estar fuera de casa y poder atender el resto del ‘mundo’sin el temor de un ataque certero mientras te ocupas de algo. Bravo. Aplaudimos de manera enorme esta opción evitará de esta forma miles de minutos de frustración por aquel timbre que sonó o esa cosa que te dejaste olvidada en la cocina.

Ya puestos de una forma más ‘seria’, tenemos que decir que Dark Souls nos convence en casi todas sus facetas. La versión Switch es una clara apuesta por la versión original. Pese a ser un título remasterizado, Dark Souls de Switch se mantiene por una posición más parecida el juego original. Las dinámicas y las mejoras visuales no dan un salto con respecto al juego original ni tampoco muestran mejoras con respecto a las versiones de PS4 y Xbox, pero aún así no nos parece una mala versión, ni mucho menos. Todo lo contrario. No hay una mejora visual, pero se hace muy familiar con lo que se pierde una cosa, pero se gana otra. Puede ser pura nostalgia, pero lo cierto es que este Dark Souls responde bien y nos lleva a las magníficas sensaciones que ya vivimos antaño.

Buena optimización

Con todo ello, desde From Software se ha trabajado en optimizar de la mejor forma posible el título desde su versión original. Y lo logram con 30 frames por segundo. Sí, estables. Y sí, incluso en la archiconocida Ciudad Infestada. Lugar de culto de la saga y una zona de pruebas tremenda para la portátil de Nintendo.

No hay que alarmarse porque funciona y lo hace muy bien. El único pero: pequeños tirones en las imágenes. Pero que no haya ninguna alarma, no es algo que sufra el título a lo largo de las horas y es plenamente disfrutable. Drak Souls en Nintendo Switch responde francamente bien y no enturbia un juego que va camino de convertirse en un clásico de la portátil.

Sin duda, nos hubiese encantado una optimización mejor y llegar a esos ansiados 60 fps de la generación, hubiese sido un objetivo más ambicioso para el título, pero no es menos cierto que cada juego tiene su desarrollo y programación y es muy probable que los chicos de From Software decidieran quedarse ahí.

Con todo ello, si hablamos de cifras, Dark Souls se mueve a 720p en modo portátil y alcanza los 1080p en el dock. Números que nos parecen suficientes para disfrutar de un título que no basa su jugabilidad en su apartado técnico.

En cuanto a lo técnico, tenemos que decir que nos ha parecido cómodo tanto en modo portátil como en modo mando. Es verdad que la exigencia de un juego como Dark Souls hace que se expriman los controles hasta su último punto, pero nada que no se haga llevadero y controlable tras las primeras horas del juego.  Al igual, la pantalla de Switch puede ser un poco molesta en algunos entornos, ya que el juego de From Software presenta un arte muy oscuro y decadente, algo que no ayuda en cuanto tenemos entornos con mucha luz. Lógicamente son estos momentos cuando tendremos que poner más concentración y unos mayores niveles de brillo en la configuración, pero es algo común con títulos con esta paleta de colores.

Una dificultad que enamora

Y es que la narrativa de Dark Souls y el universo que la conforma es grandiosa. Dark Souls impone por su dificultad, y en cualquier momento se pueden volver las tornas a tu favor, ¡o en contra! Y es que  los usuarios de Nintendo Switch deberán hacer frente a no muertos, dragones, caballeros oscuros y todo tipo de enemigos que no dudarán ni un segundo en atacar sin piedad hasta que no quede más remedio que reintentar, reintentar y reintentar una y otra vez. Deberán tener en cuenta los peligros ambientales y las trampas que te pueden coger desprevenido y acabar con su barra de vida en cuestión de segundos.

Por último, el modo multijugador online de Dark Souls Remastered permite “invocar” a tu mundo de juego a otros jugadores para que te echen una mano y equilibren la balanza contra los jefes más duros, pero cuidado, porque cualquier jugador puede “invadir” tu mundo y buscarte para aumentar el reto, o puedes ser tú quien invada mundos ajenos y busque enseñar una lección a los jugadores menos precavidos. Intenta gestionar todas esas almas acumuladas o cada vez será más difícil progresar.

En definitiva, Dark Souls nos parece un juegazo para la portátil de Nintendo. Disfrutar de la magia de un título tan carismático en cualquier lugar y de la forma en la que lo hace dan a Nintendo Switch un título que seguro que creará su nicho. Tensión, estrategia, rol, ataques, defensas, enemigos poderosos y mucha desesperación porque morirás y mucho. Pero también te adelanto que la mayor de la frustraciones tras perecer mil veces se verán recompensadas con el logro de esa victoria que tanto se te resistía. Coge tu espada, armadura y escudo porque te espera el increíble mundo de Dark Souls en la palma de tu mano. Lo dicho: Prepárate para morir.