image_pdfimage_print

Tras unos largos años de espera, y en lo que parece el mejor año y resurgir de Capcom, ha llegado a nuestras consolas la continuación de la mítica saga popular Devil May Cry. Si bien tuvimos DmC: Devil may Cry en 2013, este se trataba de un “reboot” de la saga el cual, pese a tener un sistema de juego bastante bueno, los fans no quedamos del todo contentos. Ahora con Devil May Cry 5 la saga continua donde se dejó en Devil May Cry 4, con nuestro nuevo cazador de demonios Nero. Eso sí, también hay nuevas y viejas caras en esta nueva entrega que, adelanto, es delicia para todo fan.

Devil May Cry 5, como el resto de entregas comienza directo y dejando clara sus intenciones en todo momento. La ciudad Red Grave ha sido atacada por un misterioso ser demoníaco llamado Urizen, a Nero le han cortado su brazo demoníaco y aún así el equipo planea hacerle frente. Dante, Nero, el nuevo y misterioso V, Trish y Lady plantan cara a este ser sin resultados. Entonces se dan cuenta que necesitan más poder y aquí comienza nuestra búsqueda.

Nero y Nico

En Devil may Cry 5 no solo aparece V, también lo hace Nico, nieta de lalegendaria armera que creó las armas que usa Dante y que decide echarnos una mano, literalmente, a nuestra caza de demonios. Como Nero ha perdido su brazo, este es reemplazado por los “Devil Breakers”, diferentes brazos mecánicos con poderes que serán capaces de darle la vuelta a cualquier situación.

Aparte del arsenal ya conocido como la Red Queen y el Blue Rose, ahora seremos bastante dependientes de estos brazos. La variedad en ellos es bastante amplia, pero tienen unas contras muy interesantes y que aportan un toque diferente. Por ejemplo, si un enemigo nos golpea mientras usamos uno, se romperá, y si necesitamos cambiar a otro, debemos hacerlo explotar o usar su ataque final.

La variedad de estos brazos se extiende desde descargas eléctricas, habilidades para esquivar, cohetes o incluso algunos que nos potencian las armas básicas. Antes de cada misión debemos comprar repuestos y equiparlos en el orden que queremos usarlos, así que no os olvidéis de comprar de vez en cuando. Además Nico estará agradecida.

Respecto a la jugabilidad, es la misma vista en Devil May Cry 4 pero con el añadido de los Devil Breakers, lo cual hace que los combos sean mucho más espectaculares y ampliando las posibilidades de una manera bastante sorprendente.

Respecto a Nico, admito que es un buen personaje para entrar tan por sorpresa. Mantiene su personalidad en todo momento y encaja perfectamente entre todo el elenco. Además, que sin ella no podríamos comprar habilidades, comprar los Devil Breakers o comprar nuestras preciadas gemas, así que más vale que no desaparezca.

V

Este nuevo personaje, lleno de misterio, es introducido prácticamente de la nada, pero es quien “contrata” los servicios de Dante para acabar con Urizen, el demonio que aterroriza la ciudad y muy posiblemente la humanidad entera.

A nuestra misteriosa figura le siguen 3 demonios que muchos recordaréis de la primera entrega de la saga: Shadow, Griffon y Nightmare.

La jugabilidad de V es totalmente diferente a lo visto en toda la saga, es más pausada y en ocasiones nos puede romper el ritmo. Aun así lo hace bien y dentro del cambio consigue que se disfrute.

El pobre V es incapaz de matar a sus enemigos por sus propias manos a menos que estén lo suficientemente debilitados como para matarlos de un bastonazo, y ahí entran nuestros compañeros demonios, quienes actúan a modo de “pistola y espada” y Nightmare como “Devil Trigger”. Con los botones de ataque mandaremos a estas criaturas a atacar, haciendo combos incluso como si de la espada se tratase, hasta que se vuelven blanquecinos, que es cuando V dará el golpe de gracia.

Como digo, es un sistema muy diferente del que estamos acostumbrados, todo es más indirecto y algo pausado, cuesta acostumbrarse, pero conseguir rango de estilo SSS y escuchar ese temazo merece la pena aprender a controlarlo.

Así como Nero, V también tiene su propio set de habilidades disponibles en la furgoneta de Nico.

Dante

Seguramente el personaje que todos los fans estábamos esperando de vuelta es Dante, con el que todo empezó en 2001 y del que más cerca hemos seguido su evolución. Devil May Cry 5 ha sido el retorno del rey de los Hack’n’Slash pero también el retorno del rey de los matademonios.

En Devil May Cry 4 ya tuvimos una buena versión jugable de dante en la que se podía cambiar los estilos con el pad, un arsenal completo de armas cuerpo a cuerpo y otro de armas a distancia.

Como era de esperar, en Devil May Cry 5 se mantienen estas características y los mismos estilos. Respecto a las armas tenemos una ligera variedad, empezamos con Rebellion y Balrog, un arma que nos permite alternar entre dar puñetazos o patadas y las ya conocidas armas de fuego Ebony e Ivory y la escopeta Coyote. También veremos de vuelta la espada demoníaca Sparda, Cerberus o el conocido Kalina Ann, pero sin duda la novedad en la saga es Cavaliere, la fantástica moto demoníaca.

De entre los 3, es obviamente nuestro favorito, ya no solo por mantenerse al pie del cañón a día de hoy, esa chulería para enfrentarse a cualquier demonio y el conjunto de arsenal y estilos, lo hace el mejor personaje jugable. Esa capacidad de cambiar en todo momento de arma y mezclarlo con los cambios de estilo y los movimientos especiales… Es una delicia literalmente.

Pero volvamos al juego en general, ya que hemos hablado de los personajes, toca hablar de todo lo demás: Misiones, secretos, desbloqueables, rejugabilidad, duración… Todas esas cosas que ha habido siempre en Devil May Cry.

Dante envejecerá pero Devil May Cry nunca

Devil May Cry 5 cuenta con un total de 20 misiones mas 12 secretascomo sus últimas entregas, con una duración aproximada de entre 8 a 10 horas dependiendo de cuanto nos cueste y el tiempo que perdamos explorando. Una de las novedades respecto al sistema de misiones y las misiones en sí es que ahora nos invita algo más a explorar en busca de puntos secretos de gemas rojas, azules o moradas, así como de misiones secretas al ser algo niveles algo más abiertos.

Por otro lado, el rango S es mucho más fácil de conseguir al eliminarse determinantes como el tiempo. Ahora mismo para conseguir este rango en las misiones se podría resumir en: Mata con estilo y evita que te peguen.

Una de las cosas que más me ha gustado, y que viene siendo común en la saga, son los enemigos. Tenemos muchos que son parecidos o los mismos de anteriores entregas y algunos nuevos, pero como siempre con sus distintas formas de matarlos. En general hay variedad de enemigos, aunque por zonas se repiten más de lo que aparenta en las dificultades más básicas, mientras que en las más elevadas (Sí, existen las dificultades clásicas de DMC como dante must die) hay más variedad al momento para hacérnoslo pasar realmente mal y se alteran sus patrones de ataque. Y ya no hablar de los jefes, que hay uno por misión y son de lo más diferentes entre ellos.

Aunque admito que la dificultad estándar del juego, de inicio solo está Humano o Cazademonios, no están muy complicadas que se diga quitando algún jefe que nos pilla por sorpresa, y aun más con la ayuda del modo automático. En lo personal lo he jugado en Cazademonios y sin automático y no se complica mucho, no tengáis miedo.

Los desbloqueables se mantienen como siempre, trajes y más modos de juego, además de alguna que otra sorpresa tras acabar nuestra primera partida… Y si os preguntáis por el contenido de compra es completamente opcional, tanto las gemas rojas como los trajes, no hay nada que destaque o parezca una “compra obligatoria”.

El RE Engine sigue haciendo maravillas por donde pasa

Y si algo hay que recalcar del juego, además de que es un excelente hack’n’slash y bastante completo, es el apartado técnico. Desde el inicio de RE Engine con Resident Evil 7 los juegos de Capcom han venido dando un incremento gráfico espectacular. Hace poco ya pudimos ver con Resident Evil 2 Remake de lo que es capaz, y con Devil may Cry 5 lo ha vuelto a hacer. El juego goza de una calidad gráfica y detalle bastante elevado, así como una tasa de frames por segundo bastante estable al menos en lo que es PS4 PRO teniendo por media 60 imágenes por segundo, excepto en ciertas ocasiones donde baja un par, pero sin ser una caída brutal.

Pero, por último, una mención bien clara a la tremenda banda sonoraque hay y lo bien que le pega al juego junto al sistema dinámico de sonido. Este sistema básicamente va variando la banda sonora según nuestro nivel de estilo en combate, dándole más intensidad a la batalla.

Está claro que sin duda lo mejor son los temas de combate como el de Nero, Devil Trigger, que ha sido el más sonado por ser de los primeros que se dieron a conocer. Pero es que tanto V como Dante tienen sus propias canciones que no se quedan nada atrás y la música de acompañamiento a cinemáticas y ciertos momentos, pese a distar de los toques cañeros que caracterizan la saga, encajan a la perfección.

Conclusiones

El retorno de Devil May Cry 5 no solo ha sido una sorpresa, sino que además ha sido lo más agradable que podía ser, aun a falta de contenidos como el palacio sangriento que llegará el día 1 de abril de manera gratuita. Para los que hemos seguido la saga desde su lanzamiento, es toda una delicia que cumple en todos sus aspectos. Los personajes, los combos, los enemigos, la historia, los jefazos que hay que matar y la manera en la que realiza todo roza casi lo ideal.

Esta espectacular entrega es sin duda recomendable tanto para los veteranos de la saga, como aquellos que descubren por primera vez quien es Dante y todo lo que le ha sucedido a lo largo de esto tiempo. Y si algo tengo que añadir, como punto final, es que por fin estoy volviendo a disfrutar y divertirme con los videojuegos gracias a títulos como este.

Análisis realizado por Blansi

Si queréis leer más noticias e información variada sobre videojuegos, visita PowerUps, tu web independiente sobre videojuegos.