image_pdfimage_print

Bravo, bravo y bravo. Sólo podemos aplaudir a sacar Sucker Punch. El estudio responsable de Ghost of Tsushima lo ha vuelto hacer. El juego basado en la historia de Jin Sakai pone el punto y final, de momento, a una historia increíble con el contenido descargable de Director’s Cut.

Si ya el título inicial era espectacular, esta nueva expansión pone el broche de oro a un título que puede escribir con grandes letras su andadura en PlayStation 4 y 5. La marca posee un potencial increíble, con un protagonista que se ha encaramado a lo más alto de las listas de la marca japonesa. Una IP, que si quieres Sony, puede dar un universo fantástico. Sucker Punch ya hizo un trabajo excelente con el título base y sin embargo han vuelto a poner el listón muy alto en esta nueva entrega. No queda más que reconocer un trabajo bien hecho desde el principio y una saga que mete al jugador de lleno en la preciosa y ancestral cultura japonesa.

Y es que el contenido descargable no es solo un añadido, también han aprovechado las mejoras del hardware en PS5 para añadir una serie de elementos que sin duda harán las delicias de los jugadores. PlayStation cuida así de una manera increíble a su comunidad y pone en las estanterías de las tiendas un título imprescindible.

Pero realmente, ¿Dónde nos llevará el nuevo título de Sucker Punch? La Isla de Iki será el principal reclamo de esta nueva expansión. Ha terminado por perfilar un título redondo porque además no sólo añade más contenido, sino que mejora lo que ya había. El estudio ha sabido tomar buena nota y potencia los diferentes aspectos que antes no estaban tan claros.

Uno de ellos es el argumento que quedaba un poco abierto tras la muerte del padre de Jin Sakai. Es verdad que se hacían guiños y algunos apuntes en este sentido, pero con la visita a la Isla de Iki, la trama de Ghost Of Tsushima se cierra mucho más. Con este nuevo contenido también se hace fuerte la carga dramática y se potencia mucho más la figura del villano un tanto difusa en la primera entrega.

En esta nueva expansión viajaremos a la Isla de Iki, que nos servirá para volver sobre nuestros pasos. Visitaremos una zona castigada por los mongoles, a la vez que trataremos de reencontrarnos con nuestro pasado y contar una historia de redención. Cabe recordar que fue en esta isla donde el padre de Jin Sakai termina pereciendo, algo que se apunta en los primeros compases de la trama del juego base. Es por ello que decimos que esta nueva expansión trata de cerrar viejas heridas y también de sellar el arco argumental que quedó abierta con la salida del juego.

En esta nueva historia, que rondará las 20 horas, se contará la historia sobre todo basándose en ‘las guerrillas’ con los samuráis, con la expansión de los mongoles de fondo.

Se crea mucha tensión y el personaje antagonista gana fuerza, algo que se agradece. La primera entrega nos ofreció un villano interesante, Khotun Khan, pero es sin duda en su viaje a las islas donde Jin Sakai encontrará a un antagonista que potencie todas sus aristas narrativas. El águila, nuestra rival en esta expansión, liderará a unos chamanes. Ella se encargará de conducir toda nuestra historia mediante alucinaciones y reflexiones que nos unirán a ella a modo de espejo en la oscuridad.

Este grupo enfrentado a los samuráis nos pondrán las cosas difíciles. No queremos revelar ningún detalle ni tampoco entrar en ningún spolier. Pero si podemos deciros que en el viaje de Jin Sakai hay una historia de redención. Andará su propio camino sin desvelar su identidad dando un punto de heroicidad a nuestro viaje. Reconciliando su pasado y el honor del clan Sakai.

Más y mejor

Con todos estos mimbres narrativos, podemos decir que Ghost of Tsushima Director’s Cut es más y mejor. Quizá no sea una expansión extraordinariamente grande. De hecho podemos decir que se nos ha quedado corta. No porque haya poco contenido, todo lo contrario, sino por la magnífica ambientación de la que hace gala el juego. La isla de Iki ofrece muchas cosas y muy variadas, además de servirse de un buen puñado de eventos y actividades ya implementadas en el juego original. Simplemente es tan bueno el trabajo realizado por los chicos de Sucker Punch que se te pasa en un suspiro todo lo que te ofrece este nuevo DLC. Los desarrolladores no mentían sobre la extensión de este nuevo contenido y podemos decir que hemos estado alrededor de unas 25 horas para completarlo, un tiempo nada desdeñable.

La extensión del mapeado obviamente no es tan grande como el título original, pero cumple perfectamente e incluso nos hemos sorprendido ya que pensamos que sería algo más ‘light’. Nuevas armaduras, nuevos retos, nuevas mecánicas… esa cámara capaz de atravesar los árboles para que no pierdas la visual si estás metido en el fragor de la batalla. Nuestro caballo podrá embestir a nuestros enemigos con toda su potencia. Detalles por aquí y por allá que si lo miras de manera individual pueden hacerte caer en el error de que no son muchos e insuficientes. Pero nada más alejado de la realidad, ya que Ghost of Tsushima Director’s Cut trae mucho y de mejor calidad.

Salto de calidad

No podemos obviar la cantidad de mejoras en lo técnico que tiene este título. El juego nos presentará todas las bondades de PlayStation 5, cambios como una mayor resolución 4K y también la tasa de imágenes por segundo que irá a unos rocosos 60 frames.

Una gozada para los jugadores, notar esa suavidad cuando balizas tu katana contra los enemigos. Fundamental cuando tienes que adoptar una posición de defensa o simplemente tienes que ser muy certero con tu arco. PlayStation 5 añade pocas pero sustanciales mejoras.

El apartado gráfico mejora un poco lo que ya era notable. No es por la dejadez de Sucker Punch, simplemente el producto original era fantástico. Con todo ello, insistimos, esa mayor tasa de imágenes por segundo es una gozada y el juego se ve claramente beneficiado en sus fantásticas animaciones y suavidad por este salto.

Además, tampoco podemos olvidar la mejora con el DualSense, que ahora vibrará y notarás el frío acero de tu enemigo cada vez que te enfrentes a él. No sólo lo sentirás, también escuchará el rugir de las espadas y katanas en cada enfrentamiento. No podemos engañar a nadie, no es una mejora de locura, pero cuando se siente en el juego luce de manera espectacular.

Suficiente para ese desembolso de 10 euros, pues depende de cada casa. Nosotros sólo podemos recomendarlo. También hay otras mejoras menores como la sincronización labial al japonés pero en esta ocasión pasa sin pena ni gloria.

En resumen, sólo podemos aplaudir a Sucker Punch y Playstation por ofrecer una historia tan redonda en dos entregas. Un juego con una personalidad arrolladora y un impecable acabado técnico que se ha visto mejorado con el salto a PS5. Un juego plagado de historia, narración y un sinfín de detalles brutales en su producción. Un juego digno de estar en los altares de Sony. ¡Larga vida al Clan Sakai!

Análisis realizado en PS5 gracias a un código de Sony.