image_pdfimage_print

Scarlet Nexus, el último título de Bandai Namco nos mete en una historia espectacular. Y no lo decimos sólo por la forma en la que cuenta los diferentes sucesos por los que iremos desenlazando los nudos narrativos, también por esa estética tan preciosa que nos ha dejado la IP con una estética inconfundible. Historia larga e interesante con toques muy acertados en muchísimos aspectos de RPG. ¿Qué podía fallar? Pues tenemos que decir que casi nada. Scarlet Nexus es un juego divertido, largo, profundo, con mecánicas de combates muy interesantes y unas cinemáticas que te enganchan de la forma más natural para ir quemando etapas en la narrativa. ¿Os lo podemos aconsejar? A falta de que lleguéis al final de este análisis y si queréis la versión corta: un sí rotundo.

Una jugabilidad exquisita

Pero no estamos aquí sólo para dejar unas líneas muy generales, estaríamos desperdiciando ese talento que ha invertido Bandai Namco en una nueva IP que tiene un potencial enorme. La primera parada obligatoria es la jugabilidad. Con ello, no queremos decir que sea lo más importante del título, pero sí una pieza clave en su éxito. Podemos tener una historia y un ritmo perfectos, pero si no se entrelaza con una jugabilidad exquisita pues poco podremos hacer. No es el caso de Scarlet Nexus, que le saca partido y todo el jugo a la forma de jugar. Exploraremos escenarios, exploraremos personajes, exploraremos sus relaciones pero lo más importante es que nos meteremos de lleno en una jugabilidad y unos combates muy bien equilibrados y profundos. Al más puro estilo de los hack and slash, el título no nos mete en la dinámica del género llenando de movimientos y combos en los primeros compases.

Una gama de movimientos en su justa medida que puede ser muy asequible para los jugadores nuevos y lo suficientemente profundo para los que buscan más profundidad a la hora de realizar combinaciones. ¿Y cómo lo consigue? Con los poderes psicoquinéticos: no es algo novedoso y lo hemos visto en numerosos títulos hasta la fecha. Podremos lanzar todo tipos de objetos a nuestros oponentes gracias a nuestras ‘conexiones neuronales’, que sin embargo dan un giro de tuerca para realizar el gran cambio y el punto más positivo de este juego. Gracias a la conexión neuronal podremos estar conectados al resto de miembros de nuestro equipo. No sólo para comunicarnos y afrontar nuestros retos, también hará de puente o nexo para intercambias los poderes, multiplicando por mucho nuestras opciones en combate. No sólo es una unión producto de la narrativa para cohesionar a un grupo, también tiene una función práctica y jugable. Y vaya si la tiene.

Conecta con otros

El sistema SAS, la conexión neural con el equipo, hará que tengamos a nuestro alcance las diferentes funciones de nuestros aliados. Piroquinesis, escudo o teleportación serán algunas de las ‘armas’ que portarán nuestros compañeros, haciendo que en la narrativa- no sólo en lo jugable- las opciones se ramifiquen de manera espectacular. Este nuevo abanico de opciones nos dará diferentes formas y vías de afrontar un enemigo o un combate, con lo que la estrategia a tiempo real será el mejor de tus amigos. Tu capacidad para combinar las habilidades de tu grupo será crucial para el éxito de tu misión.

Frenetismo y estrategia, ya os dijimos que la jugabilidad escondía cosas fantásticas. Tampoco podemos obviar, como ya os habréis dado cuenta, que el juego de Bandai Namco esconde un componente RPG que iremos desbloqueando conforme vaya creciendo nuestro poder y, por ende, nuestras posibilidades de combate. Es un factor del juego positivo, sí, pero se puede profundizar un poco más. Nos parece suficiente, pero con un giro de tuerca más hubiese quedado espectacular. Eso sí, el título apunta desde ya en este apartado y a poco que se anime Bandai Namco pueden terminar de redondear el inventario y el equipo del personaje para que quede todo fantástico en futuras entregas.

Gracias a estas conexiones también podremos conocer de primera mano sus personalidades y motivos por los que luchan. Además, un sistema de mensajes hará que se profundice un poco más en el carisma de cada personaje, aunque algo de manera más secundaria. Este concepto de conectar con tu equipo y sus habilidades también tendrá su propio hueco en el juego. Si miramos de reojo a otras sagas como Persona, nos daremos cuenta que Scarlet Nexus ha querido explorar esta vertiente social en lo digital. A grandes rasgos, dispondremos de una guarida en la que podremos mantener conversaciones con nuestros compañeros y conocer sus motivaciones. Con ello lograremos darle una mayor profundidad al juego y a los personajes, pero también nos abrirán nuevas vías y diálogos, encontrado ese punto de afinidad tan apreciado en otra saga como Xenoblade. No son pocos los estilos de los que bebe este Scarlet Nexus, que es un juego mucho más profundo de lo que parece. Y es que profundizar y encontrar ese nexo con los compañeros nos hará más fuertes con nuevas habilidades.

Ni que decir tiene, que el alto detalle mostrado en sus cinemáticas con viñetas sigue manteniendo un apartado artístico insuperable, con escenas que nos han enamorado por completo. Un diez para el equipo.

Historia y misterio

Pero para seguir hablando con propiedad, y aunque ya te hemos contando las excelencias de su narrativa, debes saber que en este juego tiene una historia doble que te permitirá encarnar a Yuito Sumeragi, un enérgico recluta de una familia con mucho prestigio político, o a Kasane Randall, una misteriosa exploradora cuyos poderes y habilidades le han permitido destacar en las FSA. A medida que sus respectivas aventuras se entrelazan entre sí, se irán desvelando toda la historia y desbloqueando todos los secretos de Scarlet Nexus, un mundo atrapado entre la tecnología y las habilidades psíquicas.

Con un uso magistral de las viñetas y el ritmo, el título explica una historia larga y densa pero con una narrativa muy bien creada. El misterio será el hilo conductor durante toda nuestra aventura, que verá relajada esa tensión con algún que otro chascarrillo entre los personajes, que como ya hemos dicho nos descubrirán buena parte de sus personalidades e intereses. Un mundo a lo cyberpunk -tan de moda en los últimos tiempos- y ciencia ficción que hará las delicias de los amantes del género. Un acierto total en lo estético y narrativo. En este aspecto el título luce simplemente espectacular.

Los diseños

No tan acertado es el diseño de las fases, mazmorras, ciudades, pantallas…al gusto del lector. Es verdad que el nivel artístico luce de manera espectacular y hace camuflar un diseño de niveles un poco simple. Cumple y bien con su función, pero en la balanza es el apartado que más sufre de largo en este Sacrlet Nexus. Un tanto lineal en ocasiones, pero no es lo más negativo. Es su escasa variedad y lo poco que conecta con una ciudad plagadas de sitios y rincones a los que no podemos llegar y que nos quedamos con muchas ganas de pasar a otro sitio su punto débil. Eso, unida a unas misiones secundarias que cumplen sin más, pues hacen que el juego de Bandai Namco no se catapulte de manera inmediata a lo más alto del género. Aunque también hay que ser justos, son tantas las cosas tan buen hechas en apartados cruciales que la verdad es algo que no debe ser definitivo para jugar a este inmenso título. No empaña en general la experiencia y es más un anhelo para futuras sagas que un reproche a este bonito Scarlet Nexus.

Un cel shading precioso

Tanto en la generación anterior como en la nueva, Scarlet Nexus luce de manera espectacular porque todo lo que hace lo hace muy bien. El juego es muy sólido en lo técnico y en PS5 va como la seda. No abandona nunca los 60fps y el dibujado en pantalla es precioso. Alcanza una nitidez notable y se comporta de manera francamente satisfactoria en los combates. Un juego en el que los combates son fundamentales, ese comportamiento técnico tan sobresaliente encaja de manera perfecta en el título de Bandai Namco. Además podremos escoger entre las voces en japonés e inglés y la banda y efectos sonoros están a la altura de la alta producción del juego.

En definitiva, Scarlet Nexus es uno de los tapados del año. Sin hacer mucho ruido, el juego de Bandai Namco llega pisando fuerte por su buen hacer en muchos puntos fundamentales como la narrativa o su ‘gameplay’ en combate. Si a todo ello le sumamos un apartado artístico genial y unas viñetas perfectas, pues sólo queda recomendar de largo este juego que tiene un potencial enorme. Descubre, explora y conecta con tu entorno y tus compañeros para llegar a ser el más poderoso en Sacrlet Nexus.