Publicidad Ai
Publicidad Ai

Andalucía Game

Análisis Aliens Dark Descent

¿Se puede innovar en la historia de Alien? 25 de septiembre de 1979. Esa es la fecha que los fans de la saga Alien tienen guardada en sus retinas al ser el día en el que se estrenó la primera de las películas. Desde entonces,…

¿Se puede innovar en la historia de Alien?

25 de septiembre de 1979. Esa es la fecha que los fans de la saga Alien tienen guardada en sus retinas al ser el día en el que se estrenó la primera de las películas. Desde entonces, muchos son los films que han continuado la historia del xenomorfo y, por supuesto, también los videojuegos.

Disparos, juegos arcade, historias de supervivencia y puro terror… Los juegos de Alien han ido buscando su sitio y el techo lo encontraron, al menos así lo consideran los fans, en 2014 con Alien: Isolation.

Pero ahora, los desarrolladores de Tindalos Interactive han dado un paso más lanzando Aliens: Dark Descent.

Se trata de juego que ha dado un giro en la jugabilidad, en la historia, en los movimientos y en la manera de unir los conceptos de los juegos actuales sin perder ni un ápice de la esencia.

Una originalidad que mantiene la esencia

En Aliens: Dark Descent nos adentraremos en el Planeta Lethe y desde que un osado decide burlar la seguridad empezará una historia original que nos hará sentir los líderes de un escuadrón. Y sí, su modo de juego nos hace viajar atrás en el tiempo y recordar aquellas tardes de ordenador jugando al Commandos.

Nuestras órdenes guiarán a un grupo de soldados que tendremos que mejorar con todo lo que obtengamos por el planeta y por la nave. La exploración, tanto de las víctimas que vayamos encontrando por el camino como incluso de las monstruosas criaturas que harán que saltemos de la silla o del sofá.

Toda exploración es poca para hacer crecer un ejército al que tendremos que guiar hasta la salvación.

La variedad de criaturas que irán aumentando en número

Facehuggers, Guardians, Praetorians, Runners… Son solo algunos de los ejemplos de las criaturas que irán apareciendo según avance nuestro modo historia. Cada una tendrá sus particularidades y cada cual nos exigirá una respuesta más eficaz que la anterior.

Pero, ojo. A medida que avancemos y afrontemos cada una de las misiones, la cifra de criaturas irá aumentando. Y por mucho que pensemos que el lanzallamas es nuestro mejor aliado, no es infinito. De ahí la importancia de tomar las decisiones más correctas.

Toca ser un buen jefe

El no ser un shooter al uso o un juego de supervivencia sin más hace más complejo al Aliens: Dark Descent. Aunque mejoremos el nivel del equipamiento de nuestro escuadrón, las decisiones que tomemos marcarán la diferencia.

Eso sí, hay que tener en cuenta que cuando ofrezcamos una orden la cumplirán todos a la vez. No podremos mandar a un especialista a colocarse en un punto concreto, algo que en algunos momentos puede llegar a desesperar al no hacer completa toda la experiencia.

Pero si desde que iniciamos el juego tenemos claro cuál es nuestro papel, compensaremos esta sensación con un aprendizaje total. De hecho, podemos llegar hasta a dominar todos los escenarios.

Se trata, sin duda, de un juego que ha conseguido encontrar su hueco en el corazón de los seguidores más acérrimos de Alien y atraer a los que no lo son tanto.

La exploración, el liderazgo y los sustos por bandera.

Por Carlos Martínez

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN