Publicidad Ai
Publicidad Ai

Andalucía Game

Análisis: Destiny 2-Eclipse

Destiny encara su final. Sí, señores, el juego por excelencia de los últimos años de los chicos de Bungie empieza a dar los trazos finales de lo que será su punto final. Pero tranquilos, Destiny 2 seguirá todavía hasta su expansión final, el año que…

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai

Destiny encara su final. Sí, señores, el juego por excelencia de los últimos años de los chicos de Bungie empieza a dar los trazos finales de lo que será su punto final. Pero tranquilos, Destiny 2 seguirá todavía hasta su expansión final, el año que viene, con La Forma Final. Pero oye, si hacemos caso a nuestras expresiones populares: Que nos quiten lo ‘bailao’.

Y es que el juego de Bungie nos ha dado historias y emociones durante casi una década. Sí, sí, lees muy bien. Casi 10 años de contenidos que nos han hecho pasar por Los Renegados y La Reina Bruja, una gran expansión, entre otras peripecias. Pero, ¿por qué decimos todo ello? Simplemente para poner en perspectiva una de las sagas históricas y más querida que cuenta con millones de seguidores en una comunidad muy asentada.

No hace falta decir que si lees este análisis y aunque no seas un experimentado jugador, ya sabrás que Destiny es un Looter-Shooter en primera persona que tiene conexiones de MMO. Un mundo conectado con otros jugadores con los que podrás completar su historia, medirte a otros jugadores o simplemente disfrutar de sus mundos mientras sacas a pasear el gatillo entre los numerosos eventos que tiene.

Es una explicación muy simple para los más novatos, pero que ilustra a las mil maravillas la idea del título para los recién llegado. Es por ello que no nos vamos a parar a explicar de nuevo sus mecánicas pasadas y eventos antiguos, pero sí que podría ser necesario hacer hincapié en esta pequeña nota para contextualizar más este pequeño análisis.

Eclipse

Además, nos sirve para hacer de presentación de su última expansión: Eclipse. Nombre siempre emblemático, rodeado de fascinación y misterio, aunque en esta ocasión nos pone en otros derroteros. Pero sí que es cierto que algo se cumple porque Destiny 2: Eclipse nos deja con esa sensación de misterio, y algo descuadrados en el arco argumental.

Bien es cierto que las expectativas eran muy altas, ya que no se antoja fácil cerrar un producto tan redondo como Destiny con tantos años a sus espaldas.

Aún con todo ello, tenemos que decir que el gameplay de Eclipse es fabuloso. Sigue cumpliendo con lo que esperábamos del título y juega un importante acicate para seguir pese a lo no tan excelente de su parte narrativa.

De manera muy reducida, en Eclipse nos enfrentaremos a un nuevo enemigo, el Testigo. Un ente muy poderoso  con una gran capacidad para manipular que tendrá como objetivo primordial al Viajero, nuestro gran valedor y piedra angular para cualquier guardián.

Pero no estará sólo ya que Bungie pone en escena a un viejo conocido para los jugadores y la saga, Calus. Nuestro par de villanos harán de las suyas y enfocarán sus ataques contra la Tierra y Neptuno, escenario de esta última expansión.

Neomuna

Sin querer desvelar muchos más datos para los nuevos guardianes que nos leen, sí podemos decir que en este nuevo planeta encontraremos la ciudad de Neomuna, una enclave con ciertos tintes cyberpunk bañada por el neón y el color. Visualmente nos ha parecido muy chula y nos ha encantado su ambientación tan de moda últimamente en la industria.

Más allá de lo estético, Neomuna nos dará muchas horas de diversión con sus actividades y su buen puñado de secretos que iremos desvelando conforme nos adentremos en el mapa y sus zonas. También encontraremos sectores perdidos resguardados por desafiantes enemigos llamados los Vex y la Legión de las Sombras. Duros de pelar y muy fuertes en combate, que nos pondrán las cosas muy difíciles a menos que vayamos con mucho cuidado. Acción, acción y acción que nos llevará a casi pasar horas sin pensar en exceso en el arco argumental, llevando incluso a tener que hilarlo de nuevo en ocasiones si eres de gatillo fácil y actividades a granel.

Ya dijimos que no queríamos desvelar mucho de su trama y así lo haremos, pero dejadnos por lo menos decir que la campaña llevará alrededor de unas 10 horas. Quizá menos si tu destreza es mayor que la nuestra, pero ya te puedes hacer idea de una horquilla de tiempo con este dato.

Los encuentros son tensos y despiadados, sin ocasión a equivocarte en la estrategia pero bien balanceados. No siguen ese guión las cinemáticas, algo más desenfadadas y más abierta al público en general como en las pelis de superhéroes. No es mejor ni peor, es un camino que se toma para contar la historia y Bungie ha decidido dar otro cariz a su extenso público. A nosotros nos ha gustado ese nuevo giro y creemos que puede conectar directamente con ese nuevo público que no empezó con la épica de hace diez años. Cuestión de gustos.

La estrella: Atadura

 Pues tenemos que decir que para nosotros la nueva subclase Atadura es la gran estrella de esta expansión. Funciona muy bien dependiendo de las clases y a veces incluso transmite esa sensación de casi ser independiente, pero no es menos cierto que esta nueva ‘habilidad’ que nos permitirá viajar por diferentes puntos con su gancho. Son poderes que confieren al jugador una movilidad constante y que encajan muy bien con el nuevo escenario que propone Destiny 2, pero que todavía tiene un pequeño camino para ser perfecto por sus limitaciones. La base es sólida pero estamos convencidos que hay ya mimbres suficientes para que la fórmula sea perfecta.

También es cierto que esas limitaciones se estrechan con la campaña de manera considerable y su uso en Neomuna es notable. La ciudad de los neones sí que está diseñada para esta subclase y la cosa se deja notar de manera clara cuando estamos en ella y en los numerosos eventos públicos de los que hablábamos anteriormente. Neomuna destila color y lo cierto que sus calles invitan a esa guerra de guerrillas tan divertidas y el nuevo asalto se nota que bebe directamente de esta idea. En pocas palabras, un acierto.

Tampoco queremos dejar pasar la ocasión para destacar que Destiny 2: Eclipse llega con nuevas herramientas para la personalización de equipamiento y modificadores que hacen que el proceso sea más rápido y fácil que nunca. Los jugadores podrán visualizar y colocar modificadores nuevos fácilmente gracias a una única pantalla de personalización de modificadores. Se podrán guardar equipamiento y modificadores en ranuras a las que se podrá acceder sobre la marcha.

Eclipse viene con un par de sistemas sociales nuevos cuyo objetivo es incentivar el juego amistoso y el trabajo en equipo, así como ayudar a los jugadores a entender el nivel de habilidad y experiencia de los demás. Con las menciones, los jugadores podrán mandar una serie de premios a los miembros de la escuadra tras completar actividades juntos. El nivel de guardián ofrece un resumen visual rápido sobre el nivel de habilidad y experiencia de la persona en cuestión. Los jugadores podrán subir de nivel de guardián recibiendo menciones y completando actividades en el juego.

Una expansión puente

Eclipse se presenta como una expansión puente. Tenemos el final de la historia tras una década a la vuelta de la esquina y Bungie parece que quiere dejar toda la munición para su último tramo hacia La Forma Final. Aún así y pese a que la narrativa pudo ser algo más certera, Eclipse es el siguiente paso o la presentación hacia algo más grande, no lo sabemos pero Bungie se guarda algo en la manga y las próximas temporadas parece que nos darán pistas a lo que se encamina esta legendaria saga. El comienzo del final ha empezado y las piezas del puzle se mueven, encajará Eclipse bien con el final de Destiny 2. Más pronto que tarde lo sabremos.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN