Andalucía Game

Análisis: Forspoken

Vamos a empezar este análisis de Forspoken con una premisa esencial, el juego de Square Enix para PS5 es muy divertido. Sí, por encima de los grandes dogmas que dominan en la actualidad a la industria, el juego de Frey y Cepo divierte y mucho….

Publicidad Ai

Vamos a empezar este análisis de Forspoken con una premisa esencial, el juego de Square Enix para PS5 es muy divertido. Sí, por encima de los grandes dogmas que dominan en la actualidad a la industria, el juego de Frey y Cepo divierte y mucho.

Divierte porque tiene un potencial enorme en la parte jugable, con unas dinámicas de combate que nos han parecido sobresalientes. Además incentiva a descubrir el mundo de Athia, aunque en algunos momentos no esté todo lo bien resuelto que cabría esperar. Ojo, no decimos que esté mal o roto, ni mucho menos, pero algo más de misterio o dinamismo en algunas zonas hubiese encajado a las mil maravillas.

Hace tres años se presentaba en sociedad el Project Athia. Un juego de mundo abierto que atrapó al público desde el principio. Su mundo mágico y abierto hicieron volar la atención de los jugadores, todo ello combinado con una protagonista que hacía gala de todo tipo de artes mágicas que no hacía más que añadir ‘hype’.

Bajo el paraguas del motor Luminous Engine, que ya hizo gala en Final Fantasy XV, todo se daba de cara para estar ante uno de los ‘must have’ de Sony. Cierto es que los retrasos no ayudaron y ese ansia del público jugaron una mala pasada en la primera semana de lanzamiento. Una vez más, el marketing había medido mal sus expectativas ante un excelente producto.

No se puede hablar de Forspoken sin destacar una notable factura en todos sus apartados. Mejorables algunos, claro. Pero en conjunto es muy bueno, con una jugabilidad excelente y pregunto: ¿A qué hemos venido? Pues eso. Su jugabilidad y combates te atraparan. Si no examinas todo bajo el prisma de lo ‘último’ en diseño de niveles y no te enorgulleces de tener un ‘ojo biónico’ para las cuestiones técnicas, Forspoken te va a divertir y mucho.

Podemos decir que Forspoken es un gran título, un gran juego que te va a divertir si no te quedas encorsetado al exigente movimiento de los últimos tiempos que trata un producto con la excelencia de los grandes clásicos. El título de Forspoken es un juego de fondo de armario, de buena munición dentro de tu arsenal: como esos jugadores que tienes en el banquillo y que siempre cumplen sea el partido que sea y haga el tiempo que haga.

Frey y Cepo nos lo harán pasar muy bien con sus combates, tiene una historia atractiva y muy interesante conforme vamos quemando su trama. Pasa lo mismo con su combate, van en paralelo. Cuesta arrancar, pero cuando lo hace…una auténtica gozada.

Una historia, un universo paralelo

Forspoken nos podrá en la piel de Frey, una chica maltratada por la vida y cuyo pasado juega un papel fundamental. Tras un complicada infancia y algunos problemas con la justicia, nuestra protagonista no se sabe cómo, Frey Holland ha viajado desde la ciudad de Nueva York hasta el impresionante mundo de Athia, del que no puede salir. Con un brazalete parlante que aparece de forma inexplicable en su muñeca, Frey descubre que puede lanzar poderosos hechizos y usar magia para recorrer los vastos paisajes de Athia. Frey apoda a su nuevo amigo metálico «Cepo» y se dispone a encontrar el camino de vuelta a casa.

Frey no tarda en descubrir que en su día este fue un mundo próspero bajo el reinado de las thantas, unas matriarcas benévolas, hasta que una devastadora plaga corrompió todo cuanto estuvo a su alcance. El Desgarro transformó a los animales en bestias, a los humanos en monstruos y a los verdes paisajes en cuatro peligrosos reinos. Estos decrépitos dominios están en manos de las thantas, que ahora son unas hechiceras malvadas que han perdido el juicio.

Inmune al Desgarro y ansiosa por encontrar respuestas, Frey acepta a regañadientes ayudar a los pocos habitantes que quedan en Athia, quienes la ven como su única esperanza. Durante su viaje por estas extrañas y peligrosas tierras, Frey se adentrará en el corazón de la corrupción, donde deberá enfrentarse a seres monstruosos, plantarles cara a las poderosas thantas y desentrañar secretos con los que surgirán muchas más cosas.

Serán el desgarro y estas ‘amables hechiceras’ los que nos pongan las cosas difíciles desde el primer momento. En esencia, y sin entrar en spoiler, es la gran historia de Forspoken. Una historia bien contada pese a su numeroso mundo abierto, aunque un poco lento en su inicio. Igual que su desarrollo de combate y jugabilidad, que se llena de espectáculo y adrenalina una vez que hemos superado los compases iniciales y podemos correr por el vasto mundo de Athia.

Mucha exploración, muchas actividades

En Forspoken explorar es la solución. Tendrás un juego con un mapeado muy grande. Muchos rincones por descubrir y localizaciones que patear para conocer más sobre el mundo que te rodea y la historia que te contempla. Amén que encontrarás la solución a ese risco, camino o situación tras horas de juego y que podrás volver a visitar para resolver el misterio. Allí donde puedas llegar, explora. Desbloquearás colgantes y capas nuevas y puede que recojas materiales de fabricación raros por el camino. Si parece interesante, seguramente lo sea. Cógelo.

Athia se compondrá de diferentes regiones, un buen número a nuestro parecer y sin querer dar más datos, muy diferenciadas entre ellas para dar nuevos escenarios a tu aventura. Cada uno de ellos está muy bien detallado y son fáciles de reconocer en función de la fauna y flora que los compone. Da identidad a su enrome mapa. Además ciertas localizaciones presentan ese aire de la cultura clásica que nos encanta.

Para amenizar todo ello, contaremos con una suerte de magia que nos hará movernos con mucha velocidad y agilidad, un parkour mágico muy dinámico y espectacular, además de resolver a las mil maravillas el cubrir grandes distancias sin necesidad del clásico vehículo. Trepa por los muros, atraviesa barrancos de un salto, precipítate desde alturas vertiginosas y recorre paisajes enormes a toda velocidad. Con las habilidades únicas de Frey podrás recorrer el mundo abierto sin dificultad.

Todo ello ayuda a esa relación de Frey con Cepo, ese brazalete jocoso que nos dará nuestras habilidades especiales. Nos ha parecido una relación muy divertida, que se torna seria y oscura si el momento lo requiere. Cepo hará de narrador, conductor de la historia y explicará un poco el ‘lore’ que posee el mundo de Athia.

Cepo será un personaje más y bastante importante en toda la trama. Nuestro guía especial y único. Tendrá numerosos diálogos con Frey y su tono distendido en la mayoría de las ocasiones es de agradecer. Como nota curiosa, podremos configurar la frecuencia del chat según nuestros gustos.

Al utilizar Cepo, los jugadores de Forspoken pueden ser ayudados en su exploración del mundo, recordándoles la dirección que deben tomar, escaneando la zona para descubrir consumibles, cofres, puntos de interés y adversarios. A lo largo y ancho del mundo hay enemigos con los que luchar o a los que esquivar, dependiendo de la elección del jugador. Hay libertad para deambular por el juego, aunque algunas zonas pueden ser inaccesibles por falta de energía o por la progresión de la historia. Una vez completada la historia, se puede explorar el juego como se desee.

Entre tanto, tendremos muchas actividades por realizar como descubrir albergues, derrotar fortalezas, mazmorras y hallar todo tipo de materiales y tesoros. Un ‘lore’ que puede ser muy rico y que consigue abrir nuevas aristas y mecánicas del título.

Parte de ello es la creación de nuevos objetos. En ciertos lugares habrá ese toque de RPG y creación que nos dará la posibilidad de crear objetos y equipos con los que afrontar nuestros desafíos. Uñas o collares serán modificables y nos ayudarán a que nuestra experiencia sea algo más llevadera. Ojo porque en conjunto con nuestras capas, formarán ese conglomerado esencial para afrontar todos los enemigos que nos encontraremos.

Pasa lo mismo con la magia. Tendremos un árbol de hechizos que iremos desbloqueando conforme vayamos quemando etapas, pudiendo en muchos casos mejorarlos con nuestra experiencia o recogiendo una especie de vórtice de luz que nos dará puntos para gastar en mejoras. En este aspecto, Forspoken sigue las líneas generales de cualquier título RPG y pronto los jugadores se familiarizarán con ello. Enfréntate a monstruos perversos en combates mágicos valiéndote de un amplio abanico de habilidades en función de tu estilo de juego, ya sea con una velocidad trepidante o de forma estratégica y metódica.

En definitiva, un mundo muy amplio que desarrolla tus habilidades conforme lo vas descubriendo, un acierto. Eso sí, no esperes, como en otros muchos títulos, que tu paso por las diferentes zonas del mapeado te dé grandes pistas de la historia o cuenten otras intrahistorias para poner en contexto el nudo principal. En eso no destaca para nada Forspoken, que apunta más por el combate y su dinamismo, antes que por los cientos de documentos para leer e investigar que dejaría cualquier otro título del género. A nosotros no nos ha parecido un punto negativo y creemos que casa con su planteamiento inicial. Tiene el punto justo de descubrir la historia sin llenarnos el inventario de documentos pendientes de leer.

Lo técnico, muy sólido y bonito

Quizá el término bonito sea difuso para definir este apartado, pero lo cierto es que Forspoken se ve y se siente muy bien. Volvemos al problema inicial del marketing y el ‘hype’, que sí, que es verdad. Pero Forspoken está muy cerca de ser un juego notable en dicha faceta en PS5. Muchos efectos en pantalla, una paleta de colores notables y partículas harán las delicias de los jugadores. Aquí el Luminous Engine se exhibe con poderío y a buen seguro que tiene pista para seguir rodando el motor de Square Enix en futuros juegos.

Además el juego cuenta con tres modos gráficos, algo de agradecer para el público más exigente, y cuenta con una tasa de framerate muy estable, algo que se agradece para un juego en el que los combates y su espectacularidad son primordiales.

La música de Forspoken ha sido creada por los aclamados compositores Bear McCreary y Garry Schyman. El escenario de Athia es obra de Gary Whitta (Rogue One: A Star Wars Story), el concepto del guion fue idea de Amy Hennig (saga Uncharted), una veterana en la industria de los videojuegos, y la historia fue escrita por Todd Stashwick (serie de televisión 12 monos) y Allison Rymer (serie de televisión Cazadores de sombras).

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN