Andalucía Game

De turismo con los Pokémon

Pokémon. Una saga de videojuegos que ha vendido más de 440 millones de copias en todo el mundo durante sus 26 años de existencia, según desveló The Pokémon Company. Su última entrega, Pokémon Escarlata y Pokémon Púrpura (Scarlet & Violet), cuyo mundo se inspira en…

Publicidad Ai

Pokémon. Una saga de videojuegos que ha vendido más de 440 millones de copias en todo el mundo durante sus 26 años de existencia, según desveló The Pokémon Company.
Su última entrega, Pokémon Escarlata y Pokémon Púrpura (Scarlet & Violet), cuyo mundo se inspira en España, ha sido la que más se ha reservado antes de su lanzamiento. Y todo apunta a que, desde que salió a la venta el pasado 18 de noviembre, está batiendo récords de ventas en sus primeros días de vida.

Pero, si a través de esta nueva entrega pueden viajar a España, son muchos otros los lugares de la tierra a los que viajar a través de los principales “pokejuegos”.

JAPÓN – LOS PRIMEROS POKÉMON.
Si quieren viajar al país del sol naciente sin salir de casa, solo tienen que jugar a cualquiera de las cuatro primeras generaciones de Pokémon.
Y es que todas ellas tuvieron en su geografía una inspiración clara en el país del creador del juego, Satoshi Tajiri. Así, estaban ambientados en regiones cuyos mapas y formas eran casi idénticos a los de zonas reales de Japón.

De hecho, Pokémon Rojo, Azul y Amarillo (y la edición japonesa verde), así como los posteriores “remakes” de Rojo Fuego y Verde Hoja, y más adelante Let’s Go Pikachu y Let’s Go Eevee; transcurrían en una región que se llamaba igual que la zona del país en la que se inspiraba: Kanto.

En Pokémon X y Pokémon Y, cuya localización, Kalos, es todo un homenaje a Francia. FOTO CEDIDA POR POKÉMON COMPANY

Además, en Rojo Fuego y Verde Hoja había una pequeña expansión consistente en una zona nueva, las islas Sevii, que se basaban en las islas japonesas de Izu y Bonin.
A su vez, la segunda parte, los juegos Pokémon Oro, Plata y Cristal (y sus remakes, “Pokémon Oro Heartgold y Plata Soulsilver”), tenían lugar en un lugar llamado Johto, que se inspiraba en las regiones japonesas de Kinki y Tokai. Además, en este juego hay dos torres muy importantes en la trama que recuerdan a dos monumentos japoneses.

Una es la Torre Campana, donde se esconde Ho-Oh (el pokémon legendario protagonista de la Edición Oro, que parece un ave fénix), que se asemeja al Templo Kinkaku-ji (Pabellón Dorado) en cuya cúspide hay una figura de un pájaro dorado.

La otra es la Torre Quemada, donde mora el pokémon legendario Lugia (ave protagonista de Pokémon Plata), que podría ser por tanto el Templo Ginkaku-ji (Pabellón de Plata) ya que en este hay una figura de un pájaro plateado en lo alto.

Por su parte, los juegos de la tercera generación, Pokémon Rubí, Zafiro y Esmeralda (y los remakes), están ambientados en Hoenn, que se basa en la isla japonesa de Kyūshū.
Es más, en el juego se puede visitar el Monte Cenizo o Monte Chimenea, inspirado en la Caldera de Aso. Y dos de sus ciudades, Rustboro City (o Ciudad Férrica) y Slateport City (o Ciudad Portugal) beben de las zonas de Kitakyushu y Nagasaki.

Finalmente, la aventura de los videojuegos Pokémon Diamante, Perla y Platino (y por tanto las reediciones de Pokémon Diamante Brillante y Perla Reluciente) transcurre en Sinnoh, una región inspirada en la isla japonesa Hokkaido.

Esta generación cuenta también con referencias paisajísticas de las islas rusas de Sajalín (en la que se basa la Bahía Gresca) y Kunashir. También hay una referencia a la cadena montañosa de Ishikari, en forma del Monte Corona o Coronet.

Los juegos Pokémon Sol y Luna (y sus secuelas Pokémon Ultrasol y Ultraluna) se inspiraron en el archipiélago de Hawái. FOTO CEDIDA POR POKÉMON COMPANY.

ESTADOS UNIDOS – POKÉMON BLANCO/NEGRO.
¿Se imaginan recorrer Estados Unidos en compañía de su propio Pikachu? Pues esto es casi posible.

La aventura de Pokémon Blanco y Negro, y su secuela Pokémon Blanco y Negro 2, constituyeron los primeros videojuegos pokémon ambientados en una región que no se inspiraba en ninguna zona de Japón.

En su lugar, la región de Unova (conocida también como Teselia), se basaba en Estados Unidos. Más concretamente, Unova/Teselia es la “pokeversión” de la ciudad de Nueva York, con especial inspiración en Manhattan y parte de Nueva Jersey.

Por ejemplo, la Ciudad Mayólica o Nimbasa se basa en el Madison Square Garden y el musical Pokémon es una referencia a Broadway. Además, la Zona Nexo está basada en el Central Park y la Torre Unión en la sede de las Naciones Unidas.

A su vez el Puente Saeta o Puente Flecha en el Cielo es parecido al Puente de Brooklyn, el Puente Axial se basa en el Puente de George Washington, y el Puente de Fayenza o Driftveil recuerda al Golden Gate.

Imagen del videojuego Pokémon Escarlata, inspirada en tierras españolas. FOTO CEDIDA POR POKEMON COMPANY

FRANCIA – POKÉMON X/Y.
¿Se puede disfrutar del glamur parisino mientras se lanzan Pokeballs? Pues sí.
Por primera vez en la historia de Pokémon, una de sus aventuras principales se inspiraba en una región europea. Se trataba de Pokémon X y Pokémon Y, cuya localización, Kalos, es todo un homenaje a Francia.

De hecho, la Ciudad Luminalia o Lumiose es una clara referencia a la capital, París (conocida como la Ciudad de la Luz). Así, el Gimnasio Pokémon de esa ciudad es la Torre Prisma, inspirada en la Torre Eiffel.

También podrán encontrar otros monumentos, como el Palacio Cénit en honor a Versalles, el Bastión Batalla o Battle Chateau que recuerda al Castillo de Chenonceau, la Cueva Brillante basada en las Catacumbas, o la Liga de Kalos que evoca a Notre Dame.

HAWÁI – POKÉMON SOL/LUNA.
Una vez más, el mundo Pokémon y Estados Unidos se conectaron. Pero, esta vez, el regreso al sueño americano fue a través del color tropical de Hawái.

Porque los juegos Pokémon Sol y Luna (y sus secuelas Pokémon Ultrasol y Ultraluna) se inspiraron en el paradisiaco estado insular. De hecho, la región en la que transcurre la aventura se llama Alola, en una clara referencia a “Aloha”.

Es más, si “Aloha” en hawaiano significa “hola” y “adiós”; en el videojuego los personajes utilizarán “Alola”, el nombre de la región, también para saludar y despedirse.
De las 9 islas hawaianas, Pokémon adaptó cuatro: la propia isla de Hawái es Ula-ula, e incluye una versión del volcán Mauna Loa que en el juego es el Monte Lanakila; Oahu (y su capital Honolulu) son la inspiración de Melemele; Poni se basa en Kauai y Akala se convierte en Maui, bosque tropical incluido.

Imagen del juego Pokémon Escarlata Púrpura con una edificación inspirada en la Sagrada Familia de Barcelona. FOTO POKÉMON COMPANY

REINO UNIDO – POKÉMON ESPADA/ESCUDO.
Y, de Estados Unidos, toca viajar a la madre Inglaterra. Porque la primera entrega de Pokémon para Nintendo Switch trajo muchas novedades y, además, se desarrollaba en una región llamada Galar, inspirada en Reino Unido y más concretamente en Inglaterra, pero también en Gales y Escocia (esta última sobre todo en la expansión de la Isla de la Armadura).

De hecho, en el mapa de Galar podemos vislumbrar su propia versión del Stonehenge y también del gigante de Cerne Abbas, pero por supuesto esta no es la única referencia.
Por ejemplo, Ciudad Puntera sería el equivalente a Londres, Ciudad Artejo se inspira en Birmingham y hasta la edificación recuerda a la de su prestigiosa Universidad, Ciudad Pistón se basa en Manchester con su noria y su Torre del Reloj, el Bosque Lumirinto es el Bosque de Sherwood, y así un montón de coincidencias más.

ESPAÑA – POKÉMON ESCARLATA/PÚRPURA.
¿Sería posible recorrer a lomos de un Pokémon los molinos de viento que Don Quijote de la Mancha confundió con gigantes? La respuesta, desde hace poco, es afirmativa.
Y es que por fin llegamos a la última entrega: Pokémon Escarlata y Púrpura.
Ambientados en Paldea, la región se inspira claramente en España, y no faltan las referencias: un minijuego para hacer bocadillos con ingredientes como aceite de oliva, tomate o alioli; comidas como la tortilla de patata con cebolla y la paella paldeana (en homenaje a la paella valenciana); o uvas y naranjas como símbolos de las academias; son algunos ejemplos.

De hecho, hay un pokémon aceituna (Smoliv), otro inspirado en el cerdo ibérico (Lechonk) y una forma regional del pokémon Taurus recordando al toro de lidia; entre muchas otras criaturas y formas que se basan en la fauna española.

Pero, a nivel turístico, el viaje nos lleva a visitar lugares como la Sagrada Familia, la Plaza Mayor, el Parc Güell y el Parque del Retiro o el Alcázar de Toledo… Todas ellas fusionadas en la capital de Paldea que, situada en el centro como lo está Madrid en España, se llama Ciudad Meseta.

Además, hay otras ciudades: Valencia está representadas en Ciudad Leudal incluso con referencias al pintor Joaquín Sorolla; Murcia y Castilla La Mancha se entremezclan para dar vida a Pueblo Altama, la Senda de Cahíz evoca Andalucía (y especialmente Cádiz) y la Gruta Caleta bebe de la Costa del Sol y de Málaga.

Incluso la Sierra Napada es claramente la Sierra Nevada, un monumento basado en el Anfiteatro de Mérida aparece durante la aventura, y hay un pokémon llamado Grafaiai que deja sus pintadas en un bosque que recuerda al Bosque de Oma (Vizcaya).
Así, esta vez, los Pokémon nos llevan hasta España… Pero seguro que, más pronto que tarde, recorreremos junto a ellos muchos más lugares del mundo.

Por Nora Cifuentes.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN