Chiclana

La calidad y la calidez de Silvana Estrada abren las Royal Hideaways Sessions

La cantautora mexicana ofrece lo mejor de su repertorio en un concierto íntimo en el que exhibió su prodigiosa técnica vocal y letras que tocan el alma

Publicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Silvana Estrada, en el escenario del Hotel Royal Hideaway Sancti Petri -

Dice Silvana Estrada que le enseñaron que para superar la tristeza basta con convertirla en creación. Y, como desde cría estuvo rodeada de los instrumentos de su familia laudera y creció entre el son jarocho y la jarana, decidió que la música le serviría para afrontar las tribulaciones que deparara el porvenir.

Formada en Nueva York, donde estudió jazz, irrumpió en el panorama internacional en 2017 con Lo sagrado, revelándose como una de las voces más prometedoras hispanoamericana y, en 2021, se consagró como referente del folk latino con Marchita, su segundo álbum.

Pese a su juventud, atesora ya un puñado de canciones que son “lugares donde podemos ir, donde te sientes bien”.

La cantante mexicana las ha compartido durante los últimos meses con seguidores de toda Europa en las principales capitales del Viejo Continente (Londres, Berlín, Bruselas, Madrid o Barcelona) en una exitosa gira que este domingo finalizaba en Marbella.

En la víspera, el sábado, estuvo en Chiclana, gracias a la decidida apuesta por la música de calidad del Hotel Royal Hideaway Sancti Petri. Un auténtico lujo. Silvana Estrada fue la encargada de abrir la VII edición de las Royal Hideaways Sessions con un cartel que incluye otras citas imprescindibles protagonizadas por Toquinho y Camilla Faustino (11 de agosto), Antílopez (19 de agosto) y Valeria Castro (24 de agosto).

Las instalaciones invitan a disfrutar de un concierto íntimo, en el anfiteatro, al aire libre, con noches que parecen diseñadas perfectamente para desear con fuerza que no acaben nunca, pero con Silvana Estrada, además, se estableció con el público un vínculo emocional intenso que nos devolvió a casa de la mano, apretando fuerte, sanados, mejores, felices.

Comenzó con los versos de “eres de donde nace el sol, por eso tu piel tiene el color del viento”, para continuar con Tristeza, de su segundo trabajo, que, curiosamente, hizo reír porque se equivocó con la letra.

Silvana Estrada aprovechó el error para mostrar gratitud infinita a Chiclana y a un público que ya estaba totalmente entregado. También hizo gala del buen humor de quien sabe que, si bien no tiene todas las respuestas, se hace las preguntas adecuadas, y valentía para mostrar la vulnerabilidad tanto como artista como mujer, como ser humano: el desamor, la soledad, la frustración están presente en muchas de sus letras como Sabré olvidar, Los Días, Soy de ti, Te guardo o La carta, que ejecutó perfectamente, con su incomparable y prodigiosa técnica vocal.

Aunque, en sus últimas composiciones hay lugar igualmente para la esperanza. Brindo, una de las propinas este sábado en Chiclana, Al Norte o Milagro y desastre dan buena cuenta de la evolución musical, temática, vital de la cantautora.

Pero, si algo sobresalió del concierto Hotel Royal Hideaway Sancti Petri fue el trocito de La llorona con una particular versión, desde el alma, que tocó el alma de quienes tuvimos el privilegio de escucharla; Tom’s Dinner, otra versión, esta de Susanne Vega, en inglés; y, como no podía ser de otra forma, Tenías que ser tú, como colofón.

Pasada la medianoche, Silvana Estrada se despidió dejando claro que su valor no solo está en la calidad de su música y la calidez de su voz, sino en la verdad de sus letras, la honestidad como artista. No en vano, citó a Rilke: “Deja que todo te suceda: la belleza y el terror. Solo sigue adelante. Ningún sentimiento es definitivo”. Aunque en esto hay que llevarle la contraria: salimos definitivamente enamorados de la vida.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN