Publicidad Ai
Publicidad Ai

Chiclana

Historia de la Batalla del Castillo de Sancti Petri, la gran olvidada

Tras una ardua investigación, Juan Jesús Saucedo muestra el acontecimiento de 1823, la Batalla del Castillo de Sancti Petri

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • La Batalla del Castillo de Sancti Petri, la gran olvidada -

Se podría decir que el investigador histórico Juan Jesús Saucedo casi ha viajado en el tiempo y que ha visto con sus propios ojos cómo era y se vivía en la Chiclana de 1823, “aquella cuya población era de 8.000 habitantes, previamente diezmada por la fiebre amarilla de 1800, tiempos de penurias y mucha hambre, y el recelo y desconfianza hacia los soldados franceses”.

Saucedo conoce muy bien esta parte de la historia porque ha dedicado más de cuatro años de su vida a desentrañar las claves de aquella Chiclana que vivió la Batalla de Sancti Petri,  un acontecimiento que tuvo lugar dentro de aquel encuentro bélico que puso fin al Trienio Liberal. Un viaje hacia lo que acaeció en el país después de la Guerra de la Independencia y hasta la desgraciadamente conocida como la Década ominosa, en la que la ambición de un sector de la población con el rey Fernando VII a la cabeza, hizo que cambiaran las cosas, junto a un ejército mercenario francés que invadió España en abril de 1823. Previamente, el gobierno español emprendió la huida con el rey como rehén a Sevilla y más tarde a Cádiz, repitiéndose en Chiclana la situación vivida en 1810, la ocupación por un ejército extranjero y que acabó con la derrota en Sancti Petri, lo que el historiador considera “el último bastión del liberalismo español”.

De este acontecimiento, Saucedo destaca la Batalla del Castillo, que se llevó a cabo del 13 al 20 de septiembre, donde 120 hombres sin apenas formación militar se enfrentaron y resistieron heroicamente durante una semana al ejército más poderoso de su tiempo defendiendo la Constitución de 1812. “Aquí no hay nada que celebrar, pero sí mucho que recordar”, subraya el historiador, quien comenzó este viaje buceando  por el Archivo Histórico de Cádiz, Chiclana, de la Armada en el Viso del Marqués, el Archivo General de Simancas, la BNF y el Archivo del Ministerio de Cultura, y que logró dar incluso con un “permiso de pesca de mi trastarabuelo, autorizado por el general Sigo, y ese fue parte del motor, también  “empecé a buscar la batalla olvidada, aquello de que se habían rendido en el castillo, el cual conozco perfectamente, porque yo soy de Sancti Petri, ese que tantas veces mi padre me había llevado. Acostumbro a escribir hechos de mis antepasados, hago libritos para mi gente, pero esto daba para más”. La llave de Cádiz era el Castillo de Sancti Petri, así lo describe Saucedo, “esta batalla fue de los que defendían y aguantaron el duro bombardeo. Alguien escribió que de los 120 hombres, solo fallecieron 13, pero luego en un diario relatado por un soldado francés, leí que eran 13 muertos y 90 heridos, eso me abrió mucho los ojos, y ahí ahondé más en la investigación”.

Saucedo no se explica cómo la mayoría de las personas llegan a confundir la Batalla de Chiclana con la del Castillo de Sancti Petri, “esta última fue una guerra civil, la otra trataba de liberar a Cádiz”.

Ahora, fruto de su incesante investigación y de su pasión por la historia, “no leo otra cosa, me apasiona”, ha logrado formar la exposición en el Museo de Chiclana de Batalla del Castillo de Sancti Petri. 200 años de los cien mil hijos de San Luis en Chiclana, que estará abierta al público hasta el próximo 29 de octubre, porque “la muestra logra que tenga sentido, y se comprendan las operaciones,  todo”, aún así, apunta a que “la investigación aún está viva”. Además de la muestra, el próximo 19 de septiembre, en el Centro de Interpretación, también se  presenta su libro Invasión de Los Cien mil Hijos de San Luis, La batalla del castillo de Sancti Petri. Una historia de gratitud, honor y respeto.

De su publicación, explica que “es más bien un ensayo, aunque también narro la historia de amor entre un soldado francés y una isleña. No pensaba que iba a haber tanto revuelo, pero, lo hago sin ánimo de lucro, solo para que se conozca nuestra historia”. 

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN