Publicidad Ai
Publicidad Ai

En román paladino

Ni imperiofilia, ni imperofobia

No ayuda que un ex presidente hable en términos tabernarios

Publicado: 07/10/2021 ·
09:36
· Actualizado: 29/11/2021 · 21:02
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Aznar. -
Autor

Rafael Román

Rafael Román es profesor universitario, miembro del PSOE, exconsejero de Cultura y expresidente de la Diputación de Cádiz

En román paladino

El autor aborda en su espacio todos los aspectos de la actualidad política tanto de España, Andalucía y la provincia de Cádiz.

VISITAR BLOG

Hace tres años saltó a la fama literaria María Elvira Roca Barea con su muy vendido  libro “Imperiofobia y Leyenda Negra. Roma, Rusia, Estados Unidos y el Imperio español”. Le contestó  José Luis Villacañas con “Imperiofilia y el populismo nacional-católico”. Defendían  visiones contrapuestas sobre  el pasado español -Inquisición, leyenda negra, la hispanofobia, etc.-.  Con toda seguridad, en las cercanías de la fiesta nacional española del 12 de octubre  que conmemora la gesta colombina -inesperada, porque buscaba la ruta comercial  de las especias asiáticas-, se intensificará la polémica sobre las virtudes y deficiencias del “descubrimiento” y “conquista y evangelización”  de América, luego denominado “encuentro entre los pueblos y sus culturas” y últimamente ha pasado  a la condición de “masacre de los pueblos indígenas”.  Del equívoco “Día de la Raza” a la  orgullosa “Fiesta  de la Hispanidad” se ha pasado al actual estado de cosas  en el que la historia  -con visiones diferentes- se ha contaminado  con la política. Bien es verdad que coincide con la derrota de los criollos que han cedido el poder en distintas repúblicas americanas, tras doscientos años, a dirigentes provenientes de raíces indígenas. Curiosamente, eso ocurrió en Mexico hace mucho, con Benito Juarez,  y no ocurrirá nunca en Argentina.

Es un tema que será de eterna discusión. Lo han traído a la actualidad el presidente mexicano López Obrador, el papa Francisco, el presidente Aznar,  Pablo Casado y la inevitable Isabel Díaz Ayuso. López Obrador, desde el palacio   nacional, iniciado  por Hernán Cortés en el  siglo XVI, con la campaña indigenista y la exigencia de perdón a España y a la Iglesia. Es un gesto hacia el interior de México, donde una mayoría lo siente así. Ni a España (ni a la inteligencia)   le convienen este debate en absoluto, por eso  que un ex presidente hable en términos tabernarios, como lo hace Aznar, no ayuda a los intereses nacionales. La contención es un valor. El papa argentino ha sido el más ponderado -criticado insólitamente por la derecha-  poniendo un punto reflexivo: “Para fortalecer las raíces es preciso hacer una relectura del pasado, teniendo en cuenta tanto las luces como las sombras que han forjado la historia del país”.“Esa mirada retrospectiva incluye necesariamente un proceso de purificación de la memoria, es decir, reconocer los errores cometidos en el pasado, que han sido muy dolorosos”.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN