image_pdfimage_print

Jugar suspendido a 50 metros de altura, sortear zombis y participar en un ‘escape room’ son algunas de las experiencias que ofrecen, gracias a la realidad extendida, los videojuegos inmersivos, que pisan fuerte en la versión renovada del Barcelona Games World.

Para dar cabida a su tercera edición, este salón dedicado a la industria de los videojuegos se ha mudado de ciudad y ha abandonado el recinto Montjuïc de Fira de Barcelona, ubicado en la capital catalana, por el recinto Gran Vía, situado en la vecina localidad de L’Hospitalet de Llobregat.

Sobre el terreno, la apuesta por los videojuegos inmersivos -que combinan realidad virtual, realidad aumentada y realidad mixta- se concreta en la XR Zone, un espacio de 1.500 metros cuadrados dividido en ocho áreas, en las que los visitantes pueden probar juegos que les hacen entrar dentro de la pantalla.

Otro de los principales atractivos del salón volverán a ser los eSports, que marcarán la agenda con sus competiciones, la más atractiva de las cuales será la final de la primera Iberian Cup, la nueva competición de League of Legends (LOL) que reúne a los mejores equipos españoles y portugueses.

Para albergar los diferentes torneos de esta competición, que organizan Riot Games y la Liga de Videojuegos Profesional, se ha habilitado una suerte de pabellón, el LVP Arena, con capacidad para 1.700 espectadores.

También se han organizado competiciones profesionales: diferentes emergentes nacionales e internacionales se batirán en la Games Startup Competition, organizada en colaboración con el centro de innovación GameBCN, para demostrar que sus proyectos son los más prometedores.

Más allá de las últimas novedades, el salón también guarda un espacio para los más nostálgicos, el RetroBarcelona, que este año celebra su sexta edición y conmemora el 30 aniversario de SEGA Mega Drive y organiza competiciones con títulos clásicos como Super Smash Bros, Puzzle Bobble y Street Fighter II, entre otros.

En total, los organizadores del Barcelona Games World confían en repetir, como mínimo, los 135.000 visitantes que acudieron a la anterior edición.

“La aceptación que tiene este salón entre el público ‘gamer’ y aficionado es muy grande. El cambio al nuevo recinto también ha sido muy bien acogido, tanto por parte de los asistentes como de las empresas”, ha destacado en declaraciones a Efe el director del certamen, Josep Antoni Llopart.

En total 194 marcas han escogido el Barcelona Games World para exponer sus productos, y destaca la presencia de gigantes como PlayStation, Xbox, Nintendo, Koch y Bandai Namco.

Entre las novedades que traen algunas de estas enseñas hay juegos como Kingdom Hearts III (Square Enix), Super Smash Bros. Ultimate (Nintendo), Jumpe Force (Bandai Namco) y Days Gone (PlayStation).

El sector de los videojuegos es cada vez más importante en todo el mundo y, en este contexto, Cataluña hace años que se reivindica como un ‘hub’ dentro de la península.

Según datos de la Generalitat a los que ha podido acceder Efe, en 2017 el sector del videojuego catalán facturó 367 millones de euros y dio trabajo a 2.982 personas. En 2018, el número de empresas dedicadas a este ámbito son 130.