Publicidad Ai
Publicidad Ai

Galicia

La llegada de pellets a las playas se sucederá en oleadas durante meses

Conforme se vayan degradando en el entorno marino los envases en los que están empaquetadas

Publicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Pellets avistados en A Illa de Arousa. -

La llegada de pellets de plástico procedentes del buque Toconao a las costas se sucederá previsiblemente durante las próximas semanas e incluso meses en varias oleadas, conforme se vayan degradando en el entorno marino los envases en los que están empaquetadas estas materias primas y según se comporten las mareas.

Joaquim Rovira es investigador del Centro de Tecnología Ambiental Alimenticia y Toxicológica (TecnATox) de la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona, una provincia que es responsable del 70 por ciento de la producción del plástico en España y donde los vertidos y la contaminación por pellts se ha convertido en un problema recurrente en sus playas y ríos desde hace varios años.

Desde el conocimiento científico que le aporta el estudio continuado de los efectos que los microplásticos tienen en el medio ambiente y en el consumo humano, Rovira establece los paralelismos entre los sucesivos problemas de contaminación que sufre Tarragona y el vertido frente a las costas portuguesas que ha llegado a Galicia y a las comunidades cantábricas.

Y desde ese conocimiento, y tras las numerosas catástrofes medioambientales que este tipo de vertidos han generado durante las últimas décadas, se pregunta por qué no existe una regulación más estricta que regule el tráfico de este tipo de materiales de una forma más segura o por qué no se obliga a la industria a proporcionar esta materia prima de otra forma (por ejemplo -sugiere- en barras de mayor tamaño) que no sea en diminutas bolitas.

El mar lo devuelve todo

"El mar lo devuelve todo", ha manifestado Joaquim Rovira a EFE, y ha observado que la playa tarraconense de La Pineda es un referente mundial por la constante contaminación por plásticos y las imágenes que muestran las playas afectadas por el vertido del buque Toconao son muy similares y a su juicio es previsible que también en este caso que esas oleadas de pellets se repitan durante las próximas semanas e incluso meses conforme vayan degradándose en el mar los envases que los contienen.

El investigador ha incidido en que no existe un riesgo importante por la manipulación física de esos pellets tomando unas mínimas y básicas medidas de protección, como el uso de guantes, pero sí ha subrayado el daño que causará de forma directa a la fauna marina la ingesta directa de esos pellets y la consiguiente incorporación de sus contaminantes químicos a la cadena trófica, al final de la cual se sitúa el consumo humano.

Y entre los aditivos y contaminantes químicos que incorporan esos plásticos, el investigador ha citado los "disruptores endocrinos" (sustancias químicas capaces de imitar la acción de las hormonas naturales) , que durante los últimos años se han asociado a problemas de fertilidad masculina y femenina o a nuevas formas de diabetes, y ha corroborado que existen ya evidencias científicas de que muchos de los aditivos que incorporan son también cancerígenos.

"¿Quiere eso decir que si consumimos un pescado o un marisco que haya estado en contacto con esos pellets tenemos que ir al hospital? no", ha manifestado Joaquim Rovira, y ha insistido en que el pescado y el marisco procedente de las costas gallegas y del Cantábrico no es ahora más peligroso, sino que se trata de un riesgo añadido que se suma a los ya "muy contaminados" mares y océanos de la Tierra.

Contaminantes que ya están en el organismo humano

El investigador ha asegurado que esos aditivos y esos contaminantes están ya en el organismo humano en prácticamente todo el mundo y se detectan en las muestras de sangre o de orina; "vamos sumando", ha aseverado Joaquim Rivera, y ha recordado la evidencia científica de que el Mediterráneo o el Ártico están contaminados por mercurio.

Para el profesor de la Universidad Rovira y Virgili, resulta sorprendente que tras los numerosos accidentes y los consiguientes desastres medioambientales que se han sucedido durante las últimas décadas con este tipo de plásticos no se hayan promovido normas o regulaciones que garanticen un transporte más seguro de los mismos, o que la polarización y la confrontación política eclipsen las argumentaciones técnicas y científicas.

"Muchos quieren sacar rédito", ha manifestado Rovira, y ha lamentado la escasa atención que la respuesta y el asesoramiento científico suelen tener en materias como la contaminación del aire, de las aguas, del suelo o del mar o la lentitud con que avanza la legislación para tratar de evitar que se sigan repitiendo este tipo de catástrofes.

Y entre esas sugerencias, ha reiterado la de prohibir que este materia prima se distribuya en forma de miles de millones de bolitas de plástico, cuya recogida es tan difícil y laboriosa cuando se produce el vertido, y sustituirla por barras de un tamaño muy superior.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN