Publicidad Ai
Publicidad Ai

Galicia

El banco que eleva al Dépor femenino

Fue el del Dépor Abanca, la sección que el club blanquiazul recuperó en 2016, casi treinta años después de la desaparición del pionero y exitoso Karbo Deportivo

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • El banco que eleva al Dépor femenino. -

2024 puede ser un año inolvidable para el deporte en A Coruña. En apenas un mes, la ciudad puede celebrar tres ascensos, dos con el RC Deportivo y otro con el Leyma Coruña a la liga Endesa de baloncesto. El primero ya ha caído. Fue el del Dépor Abanca, la sección que el club blanquiazul recuperó en 2016, casi treinta años después de la desaparición del pionero y exitoso Karbo Deportivo.

El fútbol femenino afronta uno de los momentos más transformadores de su historia. Lo hace con el reto de profesionalizar estructuras al tiempo que desarrolla su negocio. Ese reto lo ha impulsado Abanca en A Coruña desde su aterrizaje como patrocinador principal del equipo femenino del Dépor.

“El regreso a la máxima categoría es una confirmación de que ese esfuerzo, claramente, ha valido la pena”, dijo Juan Carlos Escotet, presidente de la compañía, durante la recepción al equipo.

El banco, nacido en 2010 fruto de la fusión de las cajas de ahorro Caixa Galicia y Caixanova, ha incorporado en estos últimos años su particular forma de gestión al club de fútbol, al que rescató de la desaparición por su gigantesca deuda. En el éxito del equipo femenino hay una figura clave: Michelle Clemente Escotet, consejera del RC Deportivo desde el verano de 2023.

Internacional con la selección sub-17 y sub-20 de Venezuela, exjugadora del Dépor entre 2019 y 2021, Michelle es una pieza fundamental para explicar el éxito deportivo del equipo, que tres años después de su descenso logró culminar el ansiado regreso a la élite.

“Ha sido el resultado de un trabajo constante y un reflejo de cómo los cambios están dando frutos. Queremos ser reconocidos como club por nuestro trabajo de base, confiando en el proceso de desarrollo de las jugadoras más jóvenes”, señala a EFE Michelle, que compaginó su carrera con los estudios en la Universidad de Carolina del Norte de Chapel Hill para convertirse en una experta en análisis financiero, optimización de procesos y cumplimiento normativo.

Pocos clubes en España se pueden comparar con el Deportivo por el apoyo incondicional de su afición. La comunión del equipo con la ciudad es absoluta, y cada jornada Riazor registra asistencias históricas en Primera Federación. Pero cada vez, también es mayor la asistencia a los partidos del equipo femenino. Un dato abrumador: el decisivo partido por el ascenso contra el Cacereño acogió a más espectadores (14.057) que cuatro partidos de la Primera División masculina y que otros ocho de la categoría plata.

“La creación de un equipo como el Dépor Abanca fue algo muy ambicioso porque pretendía canalizar todo el talento del fútbol femenino en Galicia y aspiraba a consolidar al equipo en la élite. Había cantera, había tradición, pero no podían vivir de su pasión y se veían obligadas a emigrar. Cuando se empezó a concebir la recuperación del equipo femenino, desde Abanca tuvimos claro que no nos podíamos quedar al margen y por eso apoyamos la iniciativa de manera decidida”, destaca a EFE una fuente de la entidad financiera.

En ese crecimiento ha tenido mucho que ver, sin duda, la decidida apuesta por la cantera, una de las señas de identidad que más valora el deportivismo: “Esta temporada hemos tenido a cinco jugadoras del filial disputando minutos con el primer equipo y han entrenado de forma habitual hasta nueve canteranas con el primer equipo. Nuestro objetivo es complementar este talento de casa con jugadoras con experiencia y la competitividad necesaria para destacar en la Liga F”, explica Michelle.

“Lo importante ahora es saber compensar el talento con la experiencia porque la exigencia será mayor, sabemos que no seremos un equipo tan dominador como lo hemos sido este año”, ahonda Irene Ferreras, la entrenadora que logró enderezar el proyecto tras el convulso curso 2021-22.

La madrileña llegó a Riazor avalada por su experiencia en los banquillos de Rayo Vallecano, Valencia CF y Real Madrid, en este caso como segunda entrenadora. En sus dos años en A Coruña, ha construido un equipo ganador y competitivo –el curso pasado se quedó dos veces a tan solo un gol de lograr el ascenso-.

“Sabemos que lo que hemos hecho es muy grande. La clave del éxito ha sido la continuidad del proyecto desde el día a día, trabajar sintiendo que no había una urgencia y una prisa de hacer algo sin importar el cómo. Se ha creído en el proceso, en nuestro método, y cuando todo el mundo entra dentro de ese ecosistema es más fácil trabajar”, explica.

La entidad financiera gallega mantiene desde su nacimiento un compromiso transversal con el mundo del deporte, que se traduce tanto en patrocinios a grandes equipos y pruebas deportivas, como en un apoyo a clubes de estructura más modesta, deportes más minoritarios y categorías formativas y de base.

“El deporte forma parte de nuestro ADN desde su creación y no en vano contamos con el principal programa de patrocinio deportivo privado de Galicia, Abanca Deporte Base”, recuerdan en la entidad financiera, que promete seguir apostando por el equipo femenino en la Liga F: “Somos plenamente conscientes de que contribuimos a aumentar la visibilidad del equipo, a que otras empresas se sumen y, por supuesto, a que sea un proyecto sostenible en el tiempo”.

Conscientes de que la historia moderna se cuenta con imágenes, su presidente se garantizó la inmortalidad en forma de fotografía para el recuerdo con su recibimiento al equipo que lidera Irene Ferreras.

“Somos fundadores del proyecto y el ascenso es algo que nos llena de profundo orgullo. Nuestra querida camiseta blanquiazul, después de tres temporadas, vuelve a la élite y eso nos va a permitir consolidar este proyecto. Estábamos convencidos de que era un proyecto de altísimo potencial, eso habla de nuestro apoyo irrenunciable”, afirmó Juan Carlos Escotet.

Y es que la apuesta de su banco por el Dépor femenino no es casual. El impacto social en la ciudad está lejos de ser comparable al del equipo masculino, pero no tiene paragón en Galicia. La asistencia a los partidos ha ido creciendo con el paso de las jornadas, y eso se nota en la Dépor-Tienda.

El club también ha hecho un esfuerzo importante para tener camisetas especiales de ese día señalado, además de regalar 400 camisetas con un diseño conmemorativo a las primeras personas que entraron al partido. La respuesta de la afición animó al Deportivo a sacar a la venta camisetas del ascenso con los nombres de toda la plantilla y equipaciones completas del equipo femenino. Las ventas van a buen ritmo, otra demostración del éxito del fútbol femenino en la ciudad.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN