image_pdfimage_print

Tras tres años de litigio la Asociación Española de Videojuegos (Aevi) ha ganado la batalla contra la web www.emudesc.com, una página que ofrecía ilícitamente enlaces de descarga sin autorización a cientos de videojuegos y que será bloqueada.

Según ha informado hoy Aevi los Juzgados Central de lo Contencioso-Administrativo de Madrid han dado la razón a esta asociación que hace tres años presentó una denuncia ante la Sección Segunda de la Comisión de Propiedad Intelectual del Ministerio de Cultura y Deporte contra esta web que perjudicaba «gravemente al sector del videojuego y a toda las industrias de contenidos».

Con esta resolución, los Juzgados Central de lo Contencioso-Administrativo de Madrid han autorizado la ejecución de las medidas que proponía la resolución final del 2 de agosto de 2018 de la Sección Segunda de la Comisión de Propiedad Intelectual, para la salvaguarda de derechos de propiedad intelectual en internet que ordena a los operadores a bloquear el acceso a la web.

Además, también ordena a los buscadores la eliminación de sus enlaces en sus sistemas y resultados de búsqueda; así como suspender los servicios de publicidad en dicha página web.

Fuentes del Ministerio de Cultura han informado a Efe de que la retirada de contenidos de Emudesc.com es «un paso más» en la senda «en la que entre todos» (Cultura, tribunales de justicia y titulares de derechos) están consiguiendo «hacer descender la piratería de contenidos culturales en internet».

«Las sentencias de los juzgados de lo Contencioso-Administrativo con las que se autorizan los bloqueos contribuyen a la cada vez mayor sensibilidad social hacia la lacra que produce la piratería en las industrias culturales, un sector que aporta más de un 3% al PIB de nuestro país», han matizado desde Cultura.

En palabras del director general de Aevi, José María Moreno, aunque el procedimiento haya tardado tres años en llegar a imponer las medidas, el auto finalmente «hace justicia y manda un contundente mensaje a todos aquellos que vulneran el derecho a la propiedad intelectual de los desarrolladores y distribuidores de videojuegos«.