Jerez

El andalucismo se revuelve contra el “manto de silencio” sobre su legado

Andaluces Levantaos reivindica su recuperación con un acto en el que se ensalzó la figura de Pedro Pacheco, dispuesto a darlo todo por la causa andalucista

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai

Pedro Pacheco, ovacionado durante un minuto, antes de participar en el acto de Andaluces Levantaos. jimenez

Pacheco junto a Modesto González y Santiago Casal

Pedro Pacheco durante su intervención

Modesto González, Santiago Casal, Juan Carlos Benavides, Maribel Peinado y Pedro Pacheco

El andalucismo se congregó este sábado en Jerez para participar en un acto que aspiraba a convertirse en “un antes y un después” dentro de su nueva trayectoria, y enfocado a lo que se ha denominado como “tercera ola andalucista”, en un claro propósito por conectar con las nuevas generaciones y prolongar un legado de lucha y frutos que durante los últimos años parece silenciado, reducido a la insignificancia electoral -a excepción del ámbito del municipalismo- y superado por nuevas corrientes políticas que han pretendido abanderar cierto idealismo andalucista bajo sus propias siglas.

“No nos vamos a poner de rodillas para que otros vengan y nos pisen, nunca”, dijo Pedro Pacheco

La cita, de un lado, supuso el feliz reencuentro de históricos militantes del antiguo Partido Andalucista, desde Pedro Pacheco -gran protagonista de la jornada- a Antonio Ortega, pasando por José Núñez, Calvo Poyato, Antonio Moreno, José Luis Villar o Juan Carlos Benavides; y, del otro, el establecimiento de los nuevos pilares sobre los que Andaluces Levantaos aspira a crecer y ganar en protagonismo ante la proximidad de las elecciones municipales. En este sentido, su líder, Modesto González, alcalde a su vez de Coria del Río, apuntó a tres cuestiones fundamentales: el enorgullecimiento de lo que Andalucía ha conseguido en los últimos 45 años gracias a la aportación del nacionalismo andaluz; el reconocimiento a las miles de personas que durante todo este tiempo han luchado por las cotas alcanzadas por el andalucismo; y el compromiso por mantener en lo más alto la bandera del pueblo andaluz frente a la apropiación identitaria que han ejercido socialistas y, ahora, populares desde el Gobierno de la Junta.

“El andalucismo no necesita apellidos, es por sí, es sustantivo”, apuntó González, para reclamar que “el pueblo andaluz alce esa bandera por sí mismo, honrando desde esta tercera generación a los que fueron vanguardia, haciendo que el poder andaluz por el que combatieron vuelva a ser una realidad en Andalucía”.

Y si no lo ha sido durante los últimos años, además de los errores propios que llevaron al naufragio del Partido Andalucista,  se ha debido asimismo a lo que Juan Carlos Bevanides definió ayer como “un manto de silencio”. El histórico exalcalde de Almuñécar invitó a revolverse contra esa imposición establecida “sobre nosotros, como si no hubiésemos existido, y que ha llevado a otros partidos a definirnos como una banda sin ideología, ni proyecto”. En este sentido, apeló a la “huella, al trabajo, a la gente. Todo eso sigue ahí, como un rescoldo de ilusión y de orgullo andalucista. Y son las nuevas generaciones las que deben levantar de nuevo la llamarada que devuelva la confianza de la gente en el andalucismo”, jaleó rotundo desde el atril antes de sentenciar: “Basta ya a tanto silencio, a asumir críticas infundadas de quienes quieren que el andalucismo sea un muerto bien enterrado”.

Benavides habló de legado, de “defenderlo con firmeza”, para “construir algo importante para el futuro”, ya que “el orgullo de ser andalucistas es lo más importante que tenemos, y es la base para construir una Andalucía mejor”.

No fue el único exalcalde andalucista que intervino en el encuentro. También lo hizo Maribel Peinado, que recordó su etapa al frente del Ayuntamiento de Puerto Real y compartió las que considera las claves para recuperar el terreno político perdido ante tantos “andalucistas circunstanciales” que proliferan en este momento, en una velada alusión a formaciones como Adelante Andalucía o la coalición Por Andalucía.

Pero, sin duda, el gran protagonismo de la jornada fue para Pedro Pacheco, que reaparecía por primera vez en un acto público desde los años del Foro Ciudadano y su posterior ingreso en prisión. Un protagonismo reconocido con un minuto de aplausos ininterrumpido antes de comenzar su intervención, y palpable en las constantes apelaciones a su trayectoria, sus conquistas y la confianza de poder seguir contando con él para la causa andalucista. Nadie lo ocultaba ayer: si Pedro Pacheco consigue que se atienda su petición de indulto y puede desprenderse de las penas de inhabilitación que acumula, formará parte de la candidatura a la Alcaldía de Andalucía por sí en Jerez en 2023. Es complicado, nadie lo niega, y más aún a raíz de la petición de José Antonio Griñán para eludir la cárcel por el caso de los ERE, pero de una u otra forma él está dispuesto a participar en el proceso.

“Si es por luchar, por dar prestigio, o por recuperar la política andalucista, me encontraréis tardes, noches y mediodía”, proclamó tras ensalzar su “orgullo” como andalucista, como político y como ciudadano: “No he robado. Que se enteren. Me condenaron por contratar a dos compañeros, pero no he robado, y tengo el orgullo de ir por la calle con la cabeza bien alta”.

El propio Benavides lo anticipó en su presentación: “Tiene muchas ganas de seguir” y es “una persona que se entrega a fondo”; y lo cierto es que, más que hablar de su legado, de su contribución a la lucha andalucista, Pacheco se centró en hablar de futuro, de las posibilidades para recuperar el protagonismo perdido. “En una ocasión dije “me encanta Jerez”, y ahora digo que me encanta Jerez y el andalucismo político que se da cita hoy aquí en Jerez”, anticipó el exalcalde.

A este respecto, insistió en hablar de un “resurgir político, no digital, como han hecho con Lola Flores”, para hacer frente a los modelos que PSOE y PP han pretendido institucionalizar en Andalucía: “Los primeros prometieron que nuestra tierra sería la nueva California, y los segundos quieren ser ahora los campeones de las bajadas de impuestos, pero los dos utilizan las mismas reglas del juego pactadas. Tanto monta PSOE como PP, y nos engañan. No podemos consentir que sigan viendo nuestra tierra como un lugar de pesca de votos”. De ahí que su proclama obligara a mirar más hacia adelante que hacia el pasado: “Andalucía ya no es la Arcadia feliz por la que luchamos en su día, sino que ahora tiene que ser una meta. No hay que recrearse tanto en el pasado y seguir más hacia adelante”.

Para ello, Pacheco reclamó “unidad” y seguir adelante “sin complejos”, en virtud de la “buena gestión” desarrollada tanto en la Junta como en los ayuntamientos. “No nos vamos a poner de rodillas para que otros vengan y nos pisen, nunca”, concluyó en un acto que culminaría poco después en torno a su misma figura. Abrazos, felicitaciones, selfies y ánimos en torno al político “inmatable” -como dijo en su día Francisco González Cabaña- y que volvió a demostrar que será el primero en abanderar, no solo la causa andalucista, sino los argumentos para su recuperación.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN