Publicidad Ai
Publicidad Ai

Málaga

‘Sordociega en ruta’, el proyecto de Sara con el que recorre España para concienciar

La cooperante quiere que el colectivo oyente empatice y sea consciente de las barreras a las que se enfrentan las personas que no pueden ver ni oír.

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Cargando el reproductor....
  • Muchas de las personas sordociegas que ha conocido viven aisladas, por no poder comunicarse con fluidez con su entorno.
  • Sara se dirige al colectivo oyente para despertar su empatía, recibiendo a los ciudadanos que se acerquen a su autocaravana.
  • Imparte el taller formativo ‘Empatiza conmigo’ a alumnos de centros alumnos de grados de Mediación Comunicativa.

Sara Crespo está recorriendo España en autocaravana. Un proyecto que ha iniciado acompañada de kali, su perro guía y con un chófer, porque ella es sordociega. Sufre el síndrome de Usher, una enfermedad degenerativa y poco común, con la que “pierde gradualmente” ambos sentidos. Con la acción ‘Sordociega en ruta’ quiere hacer parada en diferentes ciudades españolas para visibilizar y sensibilizar a la población sobre los “problemas” que sufren las personas que han perdido la vista y el oído.

Viven súper aisladas, sobre todo las personas con ceguera y sordera total, incluso dentro de su familia.

Durante su viaje ha conocido el día a día de muchas personas sordociegas y es un “poco triste”, porque viven “súper aisladas, sobre todo las personas con ceguera y sordera total, incluso dentro de su familia”, porque para ellos es “inaccesible la información”, ya que no pueden oír ni ver. Sara denuncia que hace falta “darles más recursos” para que puedan comunicarse con fluidez con su entorno. “El simple hecho de ir a una tienda o a una farmacia y no poder preguntar algo importante”, ha señalado o, por ejemplo, que “no haya interpretes en todos los servicios sanitarios”: “La barrera más dificultosa es acceder a la información que vosotros recibís”.

Sara se dirige al colectivo oyente para despertar su empatía, recibiendo a los ciudadanos que se acerquen a su autocaravana. Además, imparte el taller formativo ‘Empatiza conmigo’ a alumnos de centros alumnos de grados de Mediación Comunicativa “para que aprenden a comunicarse con personas como yo”. La cooperante sordociega de la Fundación Vicente Ferrer va a estar dos días en Málaga y luego continuará su ruta hacia Granda, Jaén, Almería y Córdoba. En verano “descanso” y en octubre vuelve a la carretera dirección País Vasco, Navarra, Cataluña, Comunidad de Valencia, Murcia y Castilla La Mancha, que es “lo que me falta, la otra parte ya está”.

Se trata de un proyecto “autofinanciado, que pago yo junto con donaciones privadas”. Cada mes contrata a un chofer “distinto”, ha indicado, a la vez que ha asegurado que “aprende mucho”, aunque la convivencia “no es fácil, porque están juntos 24 horas al día, siete días a la semana”.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN