Publicidad Ai
Publicidad Ai

Málaga

Recupera un anillo con 30 años de antigüedad que perdió al manipular la basura

Helen Miles es la protagonista del primer objeto reclamado y devuelto por la Oficina de Objetos Perdidos de la Costa del Sol Occidental

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Con el anillo recuperado. -
  • Actualmente el servicio de Objetos Perdidos de la Mancomunidad de la Costa del Sol Occidental registra más de 1.200 piezas

Lo daba por perdido, pero tras un año y cuatro meses desde su extravío, Helen Miles vuelve a lucir en su dedo meñique el anillo que había llevado durante 30 años. La Oficina de Objetos Perdidos del Complejo Ambiental Costa del Sol ha entregado la primera pieza reclamada e identificada. Se trata de tres alianzas engarzadas en oro de tres colores.

Es un anillo que me compré hace 30 años con mi primera nómina y tiene mucho valor sentimental para mí

Hellen Miles, vecina de Secadero, completó el formulario que la Oficina de Objetos Perdidos ofrece en la web costadelsol.eco, reclamando el anillo. Para ello tuvo que aportar detalles y fotografías de la pieza, que demostraron su propiedad.

Explica que perdió esta joya en noviembre de 2018 cuando manipulaba las bolsas de basura. “Es un anillo que me compré hace 30 años con mi primera nómina y tiene mucho valor sentimental para mí”, señala, al tiempo que muestra su sorpresa ante el hecho de que una pieza tan pequeña haya podido ser localiza entre los residuos de toda la Costa del Sol.

El anillo entregado a Helen Miles aparece registrado por el servicio de Objetos Perdidos en enero de 2020. El delegado de Residuos Sólidos Urbanos (RSU) de la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental, Juan Luis Villalón, explica que “desde que una pieza cae en los residuos de un hogar, hasta que es localizada pueden pasar meses, ya que estos materiales pasan por varios procesos”.

El Complejo cuenta con maquinaria capaz de localizar estas piezas entre las más de 350.000 toneladas de residuos que anualmente gestiona en sus instalaciones. Tras permanecer durante ocho semanas en las naves de fermentación, la materia orgánica pasa a la nave de afino donde se recupera el vidrio y pequeñas piezas de metal, como las joyas, gracias a un separador de inducción y a un gran imán.

Estas piezas se someten a un proceso de limpieza y a un estudio para determinar su autenticidad y valor. La empresa dispone de personal formado para esta tarea que  realiza test para determinar si las piezas son de oro, plata o bisutería.

Aquellos objetos que no son reclamados, una vez cumplido el plazo de depósito, que es de dos años, pasan a propiedad del Complejo, que entrega un diez por ciento de su valor al Ayuntamiento de Casares, que a su vez lo cede a asociaciones sin ánimo de lucro.

Actualmente el servicio de Objetos Perdidos del Complejo registra más de 1.200 piezas.

 

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN