image_pdfimage_print

Aunque la saga Fire Emblem empezase a darse a conocer en occidente hace apenas quince años, en realidad, es una de las más longevas de Nintendo, con casi treinta añazos y quince entregas a sus espaldas. Desde el Fire Emblem: Shadow Dragon and the Blade of Light de la mítica NES, la epopeya que combina elementos de juego de rol y de ajedrez en un mundo de fantasía medieval y que revolucionó el panorama videojueguil del país del Sol Naciente en 1990, no ha dejado de acumular seguidores. Se estrena, por fin, en Nintendo Switch con nueva narrativa y en alta definición, bajo el título de Fire Emblem: Three Houses.

Los veteranos de la saga conocen bien el sentido permanente de la muerte y que en Fire Emblemcada decisión cuenta y la nueva entrega de este RPG no va a ser para menos. Lo primero que debes hacer es escoger adecuadamente las unidades que conformarán tu equipo y armarlas para la batalla sobre un terreno dividido en celdas de una cuadrícula. A partir de ahí, acaba con los ejércitos enemigos planificando los ataques y contraataques teniendo en cuenta estadísticas de RPG y maximizando la eficiencia de tu ejército.

En Fire Emblem, todo está unido por un hilo narrativo que lleva a un conflicto a gran escala en un universo de espadas, magia y mitos. Pero en esta entrega, Toshiyuki Kusakihara, director del juego, quería crear una historia diferente inspirándose en el taiga, un estilo televisivo japonés basado en series de larga duración que narran conflictos históricos, y en las que se ve a los personajes crecer, relacionarse y morir. Fire Emblem: Three Houses es, sin duda, el taiga de la saga.

Como protagonista, no solo eres el comandante de tu equipo, sino también el profesor de una de las tres casas en la Escuela de Oficiales del monasterio de Garreg Mach, un terreno neutral que mantiene la paz entre las tres grandes regiones de Fódlan. Al comienzo del juego, deberás elegir si te encargarás de adiestrar a la casa de las Águilas Negras, cuya delegada es Edelgard, princesa heredera del Imperio de Adrestia; a los Leones Azules, capitaneados por Dimitri, príncipe del Sacro Reino de Faerghus; o a los Ciervos Dorados, la casa proveniente de la Alianza de Leicester, cuyo futuro representante será Claude.

Así, al escoger una de estas tres casas no solo se determina a qué grupo de alumnos se tutela, cada uno con sus propias personalidades y habilidades para el combate, sino que también se determinará el futuro del continente entero, dando lugar a historias completamente diferentes y batallas únicas para cada ruta, que dependerán de esa decisión inicial del jugador.

Fire Emblem: Three Houses es un juego de decisiones en todos y cada uno de sus aspectos. Las unidades que llevar al combate y cómo utilizarlas son uno de esos aspectos, pero aquí el crecimiento de los personajes también se da en las aulas. Entre batalla y batalla, el jugador deberá impartir clases a sus alumnos, lo que determinará en qué especialidades se centrarán para convertirse en mejores unidades de combate, siempre y cuando pasen el examen correspondiente. La personalización de las unidades da una libertad total, así que el jugador puede hacer que las apariencias engañen, y llevar a ese robusto guerrero digno de llevar una armadura pesada a que se centre en el estudio de la fe y la razón para que se convierta en todo un animista usuario de magia, o esa joven tímida que siempre apuntaría a ser clériga puede llegar a ser toda una ejecutora si además de la magia domina el uso de la espada.

Además de impartir clases, el profesor puede explorar el monasterio de Garreg Mach y relacionarse con su alumnado para aumentar su motivación, invitándoles a comer, devolviéndoles objetos perdidos y todo un sinfín de actividades que sirven tanto para aumentar la eficiencia del jugador como profesor como sus habilidades sociales y de combate. Conocer a los miembros de tu clase, sus pasiones y sus puntos fuertes y débiles, también es un elemento clave para la victoria.

Fire Emblem: Three Houses modifica la fórmula clásica de la saga con numerosas novedades, a la vez que consigue que todo siga siendo familiar para el fan. Uno de los añadidos más importantes es el uso de las tácticas con batallones: ahora la unidad no combatirá sola, sino que podrá llevar detrás a todo un pelotón de soldados aliados que potenciarán su eficacia y le permitirá utilizar movimientos únicos con efectos que pueden cambiar las tornas del combate, además de dar un mayor aire de realismo a batallas que, ahora sí, son contiendas entre ejércitos multitudinarios.

Todo esto puede parecer muy complejo, pero desde los estudios de desarrollo de Intelligent Systems y Koei Tecmo han pensado también en los jugadores que lleguen por primera vez a la saga o que no quieran devanarse los sesos para cada movimiento. En Fire Emblem: Three Houses la muerte puede ser permanente… pero también reversible. Con la habilidad Pulso Divino del protagonista, una acción fatal puede ser revertida, al poder retroceder varios movimientos o hasta turnos completos para replantear la estrategia. ¡Pero el Pulso Divino solo puede ser usado unas pocas veces por cada batalla! Aunque si se busca evitar la muerte por completo y disfrutar de la historia con la carga justa de desafío, se puede activar el Modo Novato, en el que una unidad que caiga en combate solo se retirará y volverá a estar disponible para la siguiente misión.

Fire Emblem: Three Houses  es una compleja trama bélica de fantasía con decenas de personajes que se ramifica en varias historias completamente diferentes y muchas horas de juego, pero quien quiera aún más contenido puede hacerse desde el mismo día del lanzamiento con el Pase de Expansión, que añadirá varias oleadas de nuevo contenido que llegarán antes del 30 de abril de 2020, incluyendo nuevos atuendos, nuevas misiones opcionales, nuevos mapas de batalla, nuevos objetos de apoyo y una historia adicional completamente nueva.

Fire Emblem: Three Houses supone una nueva vuelta de tuerca al clásico esquema de la saga de rol y estrategia de Nintendo. Escoge la casa a la que apoyar en la Academia de Oficiales y libera el continente de Fódlan de las misteriosas fuerzas oscuras que pretenden asolarlo en este ajedrez de fantasía medieval a gran escala, que se estrena el 26 de julio, en exclusiva para Nintendo Switch.