image_pdfimage_print

Son muchas las personas que afirman que Leo Messi es único y que coinciden en que parece un personaje sacado de la PlayStation. Si bien esta videoconsola ofrece a los usuarios una experiencia de juego cada vez más realista, Messi imita esa realidad y la sobrepasa.

Messi es la perfección, una auténtica máquina digital, un jugador de PlayStation. Es como aquel programa que consiguió derrotar al campeón mundial de ajedrez en 1997 y como el profesor que demostró que podía realizar cálculos matemáticos a más velocidad que una supercalculadora digital.

La estrella del Barcelona es inalcanzable

Decir que Leo Messi es un jugador de PlayStation es incluso quedarse corto. Su maestría con el balón, su dominio para esprintar en zigzag, así como otras muchas de sus habilidades, lo convierten en un delantero letal y completo.

Su última exhibición tuvo lugar el pasado domingo diecisiete de marzo en el Benito Villamarín, el estadio del Real Betis Balompié. Sus tres goles, más el marcado por Luis Suárez, sirvieron al equipo azulgrana para distanciarse aún más del segundo clasificado y afianzar su liderato en la clasificación liga Santander.

Los verdiblancos pudieron comprobar que a Messi no se le pueden dar espacios ni facilidades. El argentino se mantuvo muy activo durante todo el encuentro e incluso forzó una falta en el borde del área, una falta que mandó a la escuadra de Pablo López y que acabó en gol.

Leo Messi no perdona y eso lo saben muy bien sus rivales, pero también los aficionados, los cuales siguen confiando en él a la hora de realizar apuestas deportivas. Si el argentino controla el balón, su adversario debe tener lo peor.

Muchos jugadores se rinden a la magia del astro barcelonista

Tal como se ha mencionado anteriormente, muchas personas piensan que Messi es un jugador de PlayStation, entre ellas múltiples figuras de este deporte, tales como Zlatan Ibrahimovic, Arsène Wenger, Patrick Cutrone y Gattuso.

Por ejemplo, Ibrahimovic no dudó en alabar a su excompañero durante una entrevista. Ambos jugaron juntos en el Barcelona en la temporada 2009/2010. El sueco se sentía afortunado por haber podido ver jugar a Messi todos los días y aseguraba que era igual que jugar a la PlayStation, ya que una vez que el argentino controla la pelota, consigue sortear a todos sus oponentes.

Por su parte, Arsène Wenger también coincide con Ibrahimovic y define a Messi como a un jugador de PlayStation. Este exfutbolista cree el argentino es capaz de hacer posibles las cosas imposibles, que es un jugador excepcional que marca la diferencia y que tiene la suerte de estar en un gran equipo.

Patrick Cutrone, un prestigioso jugador del Milán que debutó en este club la temporada pasada con tan solo veinte años y cuya selección se midió con la argentina hace un año, mostró su felicidad la primera vez que se iba a enfrentar al crack argentino. El jugador afirmó que solo había podido ver a Leo Messi por televisión o en la PlayStation, nunca en directo, por lo que estaba entusiasmado.