image_pdfimage_print

El sector del juego online muestra un crecimiento imparable en los últimos años. Los datos publicados en el reciente informe ofrecido por la Dirección General de la Ordenación del Juego, correspondiente al cuarto trimestre de 2018 (período de octubre a diciembre), reflejan que la industria movió un total de 4.842,05 millones de euros, en términos de cantidades jugadas. Unas cifras que suponen un incremento del 14% con respecto al trimestre anterior (4.247,29 millones). Una tendencia ascendente que sigue intacta en este año, ya que los jugadores disfrutan cada vez más de las innumerables ventajas que ofrecen los casinos online.

Los casinos, como ha ocurrido con muchos otros negocios, han dado el salto definitivo a Internet. Una transformación inevitable motivada por la irrupción de las nuevas tecnologías, que han provocado que los imponentes complejos de ocio físicos se trasladen a los ordenadores y dispositivos electrónicos de las personas. De esta forma, los jugadores pueden disfrutar de los juegos tradicionales desde cualquier parte, además están operativos las 24 horas del días durante los 365 días del año. Todo un mundo de posibilidades que se encuentra regulado desde 2011 por la propia Administración, ya que también supone una importante fuente de ingresos para la Hacienda Pública.

El informe anual de mercado de juego online estatal de 2018 refleja los segmentos más demandados por los jugadores. De los 699 millones de euros de GGR obtenidos durante ese año, 365,1 millones fueron de Apuestas (52,20%); 237,9 millones en Casino (34,03%); 81,8 millones en Póker (11,70%); 13,4 millones en Bingo (1,92%) y 1 millón en Concursos (0,15%). La variedad y popularidad de los juegos de azar depende de cada casino online que opera en el territorio nacional, como puede ser 888 casino online, pero los más demandados siguen siendo aquellos que cuentan con un alto nivel de premios o diversión. En cualquier caso, echemos un vistazo a los juegos de casino online más populares en la actualidad.

Máquinas tragaperras

Las clásicas máquinas tragaperras, tan habituales en los bares españoles, están viviendo una segunda juventud de la mano de los casinos online. El funcionamiento básico de las slots no ha cambiado desde 1887, año en el que Charles-August-Fey inventó la primera de la historia, denominada Liberty Bell (Campana de la Libertad). Los jugadores introducen una moneda en la máquina que provoca que un conjunto de carretes con diferentes símbolos comience a girar hasta detenerse de forma aleatoria. Si los tres carretes se paran en el mismo símbolo, el jugador consigue la victoria, cuyas ganancias dependen exclusivamente del símbolo que haya aparecido en la pantalla.


Fuente: https://www.casino.casa

En el caso de las máquinas tragaperras online, los jugadores no introducen monedas ni billetes, sino que recargan una determinada cantidad de saldo con el cual pueden activar la máquina. Además, los tres carretes clásicos han dado lugar a un software, conocido como Random Number Generator (RNG), que genera los símbolos por ordenador. Al mismo tiempo, este software garantiza que los resultados obtenidos por los jugadores dependan exclusivamente del azar. Un juego que no requiere ningún tipo de experiencia ni conocimiento previo para disfrutar de una experiencia de entretenimiento única desde la comodidad del hogar. Todo ello con la posibilidad de disponer de una serie de bonos de bienvenida para nuevos jugadores que incrementan el capital disponible para jugar.

Ruleta

El sonido de la ruleta al girar es uno de los más característicos en cualquier casino físico. Un juego muy apreciado por todos los jugadores del mundo, especialmente por su sencillo funcionamiento, ya que el croupier hace girar el plato compuesto por números rojos y negros para posteriormente dejar caer la bola. Una bola que gira hasta detenerse en la casilla ganadora. Una mecánica simple donde los jugadores sólo tienen que adivinar la casilla exacta donde se detendrá la bola. Como ocurre en las máquinas tragaperras, la ruleta online también funciona mediante un programa informático que otorga una mayor aleatoriedad, ya que trabaja con un software y un generador de números aleatorios que es el que realmente determina el resultado final de cada tirada.



Fuente: https://pixabay.com/es/

Existen dos versiones de la ruleta: la ruleta americana y la ruleta francesa o europea. La primera de ellas está compuesta por 38 casillas y cuenta con una característica especial que la convierten en un juego apasionante para los jugadores, que son las casilla cero y doble cero. De esta forma, el jugador tiene la posibilidad de doblar sus ganancias (con la casilla doble cero) o puede perderlo todo (con la casilla cero). Dos casillas que provocan que la casa cuenta con una doble ventaja para sus intereses. Por su parte, la ruleta francesa o europea está compuesta por 37 casillas, con un único cero. Si la bola se detiene en ese número, las apuestas sencillas realizadas se retienen hasta la siguiente ronda.

Póker

El póker es uno de los juegos que más se ha beneficiado de la irrupción de los casinos online en los últimos años. Antes de su llegada, los jugadores tenían que desplazarse a los casinos físicos más cercanos, algunos de ellos a cientos de kilómetros de distancia, para poder disfrutar de una partida del juego de cartas más popular del mundo. De esta forma, los casinos online han acercado los naipes a los jugadores gracias a los dispositivos electrónicos. Un escenario que se ha ampliado recientemente con la llegada de la liquidez compartida, que permite a los usuarios españoles enfrentarse a los de otros países vecinos. Tras esta nueva regulación, el póker online creció un 37% en 2018, ingresando 82 millones de euros brutos, según los datos proporcionados por la Dirección General de la Ordenación del Juego.


Fuente: https://www.888poker.es/

El Texas Hold’em es la modalidad más popular del mundo, tanto en el póker presencial como online. Una variante del juego de cartas donde los jugadores tienen que completar la mejor mano posible con cinco cartas. Para ello, cada jugador recibe dos cartas en el primer reparto, mientras que otras cinco cartas comunitarias se reparten en la mesa en varias fases, para que los jugadores las usen a su favor para completar la mano. El objetivo final es ganar los botes que se van formando en cada mano a través de las apuestas, bien sea con la jugada más fuerte de la mesa o bien porque todos los oponentes han terminado abandonando.