image_pdfimage_print

A todo el mundo le gustan los videojuegos. Hay de todos los géneros clases y estilos. Los hay en 2D o 3D, los hay de mundo abierto, de mazmorras… para toda clase de gustos. Dentro de los videojuegos existe la categoría llamada indie, que son juegos desarrolladas por pequeñas compañías y hay cientos de ellos. De hecho son tan diversos que podríamos decir que hay un videojuego para los gustos específicos de cada persona.

Se trata de un mundo tan adaptable y heterogéneo que incluso en la ciudad trimilenaria de Cádiz tiene su germen algo tan moderno como es un estudio de videojuegos. Mad Gear Games es un estudio de videojuegos creado en esta ciudad que según comentan sus fundadores, “se estuvo incubando durante bastante tiempo”.

Recuerdan con nostalgia sus comienzos ya que “al principio éramos sólo un grupo de amigos con ganas de hacer videojuegos, a veces éramos más y a veces menos. Hacer videojuegos no es tarea fácil, y claro, viendo que tras todo el trabajo que le habíamos echado, la creación del que iba a ser nuestro primer juego Ninja Trials (que se quedó en la fase de prototipo) aún quedaba lejos, muchos de los antiguos integrantes acabaron dejando el grupo y dedicándose a otras cosas”.

El juego que empezó como un juego

Aunque en este punto, se trataba únicamente de un pasatiempo entre amigos, poco a poco fue tomándose como una realidad hasta que llegó agosto de 2014 y la participación de estos amigos en la Ludum Dare, una competición para crear videojuegos en poco tiempo.

Su participación en esta competición les fue bastante bien, lo que hizo que los integrantes del grupo que tenían más ganas de seguir con el proyecto, constituyeran la empresa legalmente. “Pusimos “AHNW” en Greenlight para distribuirlo en Steam y lanzamos una campaña de kickstarter para poder desarrollar el juego, la campaña se cerró con éxito y pudimos completar el desarrollo gracias al apoyo de los backers”, comenta Juan Jesús Ligero, administrador de la empresa.

Así fue como se elaboró desde la raíz A Hole New World, un videojuego en 8 bits que recuerda mucho a lo que la consola NES ofrecía a los usuarios en los 80 y que encontró en la actual Nintendo Switch, su dispositivo perfecto para triunfar. Este mismo se trata de un videojuego cuidado y con un apartado gráfico precioso que nos retrotrae a esas horas de diversión en una televisión de tubo y mandos por cable.

Este videojuego tuvo mucho éxito entre los usuarios aunque en Mad Gear Games aseguran que el “éxito es relativo. Si hablamos de un éxito en cuanto a críticas, sí, pero si es un éxito económico, quizás no lo es tanto”. Lo que realmente hace bueno a un videojuego son las historias que se crean en torno a él, esa relación juego-usuario. “Un usuario publicó en un foro una historia con A Hole New World, puesto que lo había jugado con su hijo pequeño y este imitaba al protagonista del juego y le contaba a sus amigos lo divertido que era el juego”, cuenta Daniel Pellicer, programador y compositor de la desarrolladora.

Un éxito a medias

El éxito de este primer juego hizo que tomarán la confianza para llevar a cabo un nuevo proyecto. Kemono Heroes, lanzado en febrero para Nintendo Switch da el paso a los 16 bits, con un apartado gráfico mejorado. Esto hizo que el juego ganara varios premios, entre ellos el de mejores gráficos del ReVersed Awards.

Manteniendo la esencia retro, este nuevo juego trae consigo unos aires de mejora respecto al primero. Sin embargo, este juego no ha cuajado tan bien como el primero. “Hasta el momento, no ha vendido tanto como nos hubiese gustado. Esto puede ser porque la Nintendo Switch recibe más de 30 juegos semanales y es complicado que el tuyo si no eres una empresa conocida, esté bien posicionado”, lamentan desde Mad Gear.

La dificultad para mantenerse

Aún así, a pesar de los pequeños éxitos que han tenido, aseguran que “para que sobreviva la empresa se ha tenido que invertir mucho dinero. No podemos vivir de ella, por lo que cada uno tiene su trabajo aparte para poder subsistir en el día a día. Para nosotros, la mayoría del dinero que hemos ingresado ha venido por las ediciones físicas de los videojuegos, los digitales no dan tanto dinero como se cree”.

Es por ello, que en Mad Gear Games buscan expandirse de la manera que sea y aprovechar cualquier feria a la que puedan asistir, para publicitar sus creaciones. “Hemos estado en muchas ferias de videojuegos de todo el mundo. En España hemos estado en la GameLab o en el Salón Manga de Jerez. Luego hemos estado en Play Austria, Reboot en Croacia, la Tokyo Game Show, entre otras muchas”, narra Daniel. Estos eventos sirven a la empresa para obtener el feedback de los usuarios y ver en qué pueden mejorar. “De una de las opiniones nació la idea de crear Kemono Heroes en 16 bits, que realmente llama más la atención al usuario general”, cuenta el programador de Mad Gear Games, que no sólo intenta crecer dentro del mundo de los videojuegos, sino que además escucha a sus usuarios y les da lo que quiere. Aseguran que “de las críticas nacieron también las ideas de tener un modo multijugador o diferentes dificultades. Al fin y al cabo nosotros también somos jugadores y sabemos cómo se mueve la industria y lo que quieren la gente”.

Una empresa nacida en Cádiz y que ya mira hacia el futuro con su próximo videojuego  tras los éxitos cosechados aunque “todavía no pueden dar muchos detalles del mismo”. “Lo que sí podemos adelantar es que en nuestro próximo juego seguiremos intentando transmitir el estilo retro pero a la vez actual que tanto nos gusta, ya que nos recuerdan a aquellos juegos de nuestra época”, concluyen nostágicos estos desarrolladores  con un enorme futuro.