image_pdfimage_print

EFE | La Asociación Española de Videojuegos (AEVI) desvela a través de un estudio realizado por Gametrack (Ipsos) que cerca de 16 millones de españoles juegan a videojuegos, un hecho que, junto a otras cifras, convierte a este sector en «una palanca fundamental para la recuperación de España».

El videojuego facturó 1.747 millones de euros en 2020 en España, un año en el que se vendieron 8,4 millones de videojuegos físicos, un millón de videoconsolas y 4,4 millones de accesorios, según recoge el último anuario de AEVI.

Además, España ha consolidado su puesto como uno de los principales mercados del sector dada su apuesta, entre otros, por las competiciones de videojuegos o eSports, donde es un referente a nivel mundial.

Pero según el último estudio realizado, el dato es que hay cerca de 16 millones de españoles usuarios de videojuegos, con porcentajes similares entre hombres y mujeres, constituyendo los primeros un 54,1% del total de los jugadores mientras el 45,9% restante son mujeres.

«Se trata de una actividad completamente asentada en nuestra sociedad, a la que los españoles dedican una media de 7,5 horas a la semana, un incremento debido en gran parte a la pandemia del Covid-19», añade la nota.

Además, se estima que la industria genera empleo directo de calidad para más de 9.000 personas, con un impacto indirecto en la economía superior a los 3.577 millones de euros.

Y es que el videojuego ha pasado a convertirse en la opción favorita de ocio para millones de personas en todo el mundo ante las medidas implantadas por los gobiernos por la crisis del coronavirus, dado su componente de producto cultural y de entretenimiento que se puede practicar desde el hogar de forma segura, lo que hizo que el sector creciera un 32% en cuanto a la facturación del año anterior.

Sin embargo, el sector no ha salido indemne de la crisis, pues ha habido una pérdida importante de la productividad y la paralización de las relaciones comerciales fruto de la cancelación de grandes eventos.

En este sentido, AEVI ha venido trabajando en los últimos meses con el Gobierno para trabajar en medidas que supongan un alivio para todos estos agentes más afectados, medidas que abogan por extender el régimen de incentivos fiscales de otras industrias culturales en España, como el cine o las artes escénicas, a la producción de videojuegos.

También en campañas de concienciación y en herramientas para promover el uso responsable, pues el último deber es velar por el bienestar de todos los usuarios de videojuegos.

A lo largo de los últimos meses, los representantes de AEVI han mantenido un hilo de interlocución directa con el Gobierno, en especial en relación a la recientemente lanzada agenda España Digital 2025, que movilizará para este objetivo un volumen cercano a los 20.000 millones de euros hasta 2023, que representa un tercio del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

Recursos para movilizar la inversión privada e impulsar la digitalización, especialmente de aquellos sectores con mayor potencial tractor de la economía y con mejores perspectivas de futuro, como son el sector digital y el de los videojuegos.

Dentro de estos planes, destaca el «Hub Audiovisual», un plan de más de 1.600 millones de euros para incrementar un 30% la producción audiovisual en España para el año 2025, mejorando la competitividad del sector a través de la digitalización y el apoyo del talento, atrayendo inversión extranjera y reduciendo la brecha de género.