image_pdfimage_print

Estos aparatos voladores teledirigidos llamados drones no han pasado desapercibidos en el mercado desde que sus precios de fabricación descendieron y llegaron al consumo popular. Seguro que a día de hoy conoces a alguien que tiene uno y probablemente lo utiliza para poco más que entretenerse haciéndolo girar en el aire, sacar fotos o grabar vídeos impactantes desde una perspectiva aérea.

Sin embargo, estos “vehículos aéreos no tripulados”–así es como se definen por sus siglas, VANT– juegan un papel cada vez más importante en la economía y los procesos productivos gracias a las oportunidades que ofrecen en distintas industrias, con usos que van desde el rescate de personas y la investigación científica a la entrega de paquetes o productos –Amazon ya nos reveló su interés en apostar por los envíos con drones en 2013 y este año ha dejado claro que se dispone a conseguirlo, con su nueva patente de drones que pueden interactuar y responder a los humanos que encuentran mientras realizan una entrega.

Siguiendo la línea de Amazon, IBM acaba de hacer efectiva una nueva patente de la que varios medios se han hecho eco en Silicon Valley. La multinacional tecnológica demuestra interés en el desarrollo de drones capaces de traerte una taza de café justo antes de que tengas que levantarte para ir a buscarlo.

Lo que la compañía tiene en mente es un sistema inteligente que pueda anticipar cuándo alguien necesita una dosis de cafeína líquida, por eso lo define como un sistema de ”envío de café mediante drones basado en el estado cognitivo de un individuo”. Según IBM, este nuevo uso de los drones podría incorporarse en oficinas o conferencias y, en la presentación, también se habló de la posibilidad de que el sistema entregara múltiples tipos de bebidas.

Ahora te estarás preguntando, y ¿cómo pretenden conseguirlo? Pues incorporando cámaras y sensores de reconocimiento facial en sus drones para que puedan escanear a las personas y reconocer ciertas características físicas asociadas con la somnolencia. Los drones entregarían el café de manera “proactiva y automática” a través de la evaluación de varios puntos de información, como la calidad del sueño basada en los datos de dispositivos como Fitbit o Jawbone – esas pulseras deportivas inteligentes que tanto se han puesto de moda– las medidas biométricas o la dilatación de la pupila.

Las posibilidades de asociación que este invento podría propiciar con distintas marcas tanto de bebidas como de wearables son muchas. Podríamos estar hablando de una oportunidad estratégica a nivel de marketing –complementaria al uso de herramientas de marketing como los anuncios de display de Google Ads o los social ads– tanto para empresas de bebidas, que podrían crear envases personalizados para el transporte con drones, empresas de wearables, que podrían incluir funciones de sincronización con los drones, e incluso para estos futuros “drones trae café” de IBM, que podrían darse a conocer a través de los medios o canales propios de estas marcas.

No obstante, ¿es un invento realmente necesario? La idea de que estos drones podrían eliminar el parón en el trabajo a media mañana para tomar el café y dejarnos atados a la pantalla durante toda nuestra jornada laboral resulta un tanto distópica, pudiendo generar una falsa comodidad que solo contribuiría a aumentar nuestros niveles de estrés.

Hay que tener en cuenta que algunas de estas patentes nunca salen a la luz, por lo que  aún está por ver cómo evolucionará el desarrollo de esta idea. De momento, seguiremos acudiendo a nuestra cafetera para prepararnos nuestro café matutino.

Arítculo realizado por Danny Sánchez Mola, CEO y Fundador de Kolau