image_pdfimage_print

En 2017 Nintendo revolucionó, una vez más, el mundo de las videoconsolas. Fue ese año cuando lanzó al mercado la Nintendo Switch, la primera consola de la compañía que cuenta con el aliciente de ser híbrida, es decir, que puede emplearse tanto conectada a un televisor como de manera autónoma, permitiendo así una versatilidad nunca vista hasta el momento en un dispositivo de estas características.

Es curioso que la idea de desarrollar la Nintendo Switch surgiera como respuesta a varios trimestres de pérdidas por parte de la compañía nipona tras el fracaso de la Nintendo Wii U y la irrupción despiadada en el mercado de los juegos desarrollados para dispositivos móviles que con su amplia variedad de temáticas, desde títulos deportivos hasta un casino online con todos sus juegos, pasando por juegos clásicos como el dominó o las damas, se auparon hasta los primeros puestos del entretenimiento virtual. Es curioso, decíamos, que la Switch viese la luz en un momento bastante delicado a nivel económico para Nintendo porque en poco menos de tres años se ha convertido en su buque insignia y en una de las consolas que más beneficios económico ha generado.

De hecho, Nintendo Switch acaba de batir un nuevo récord de ventas superando los 55 millones de unidades vendidas en todo el mundo. Una cifra que quita el hipo y que la sitúa como la segunda consola más vendida de la historia de la compañía nipona, superando así las ventas globales de la GameCube, que llegó a despachar 21,7 millones de unidades en todo el mundo, y la Nintendo 64, que alcanzó la friolera de 32,9 millones de unidades vendidas. Tan solo la mítica NES, que se lanzó al mercado en 1983, supera por el momento el éxito en ventas de la Nintendo Switch, con 61,9 millones de unidades vendidas.

La gran acogida de la consola híbrida, un respaldo por parte del público que Nintendo estimaba que fuese mucho menor, es en buena medida la causante de los estupendos resultados financieros de la empresa. En el último ejercicio fiscal, que en Japón cerraron a 31 de marzo, Nintendo aumentó su beneficio neto en un 33,3%, lo que se traduce en cerca de 2.300 millones de euros de ganancia. Por otra parte, el lanzamiento en septiembre de 2019 de la Switch Lite, la versión portátil del modelo principal, también contribuyó a que la compañía alcanzase cifras de récord.

Para este 2020 el futuro económico es más incierto. Si bien durante los meses de marzo, abril y mayo las ventas experimentaron un importante repunte, la compañía es consciente de la actual contracción de los mercados financieros. Así pues, en el balance económico de 2019 Nintendo prevé un retroceso en sus beneficios, los cuales podrían deberse a posibles limitaciones comerciales con terceros países, a la falta de componentes necesarios para la producción o a la desaparición de algunos de sus desarrolladores externos.

Para tratar de evitar esta situación, Nintendo ha decidido aumentar los títulos que conforman su amplio catálogo de videojuegos, apostando por creaciones para todo tipo de gustos. Esta es, de hecho, una de sus principales bazas en el mercado, ya que mientras sus competidores directos suelen centrarse en un perfil de jugador muy específico, Nintendo abarca a todos los perfiles, especializándose, eso sí, en juegos con importante componente social.

Lo habitual a estas alturas del año es que la empresa hubiera hecho público ya su tradicional Nintendo Direct, es decir, una presentación de los contenidos que llegarán a sus consolas en los próximos meses. Este comunicado acostumbra a realizarse durante la Electronic Entertainment Expo, más conocida por todos en la industria de los videojuegos como E3, pero el evento que se llevaría cabo entre el 9 y el 11 de junio finalmente fue cancelado por lo que Nintendo ha permanecido por el momento en silencio con respecto a sus novedades.

Lo que sí sabemos es que todos los juegos previstos para este 2020 llegarán a lo largo del año, incluso aquellos títulos que todavía no tienen una fecha concreta de lanzamiento. Así lo ha avanzado Shuntaro Furukawa, director ejecutivo de Nintendo, quien ha afirmado que la producción de la compañía continúa su ritmo habitual.

De hecho, en los últimos meses se han lanzado al mercado algunos de los juegos más esperados para este año para la Nintendo Switch sin sufrir ningún tipo de retraso en el calendario, algo, por otra parte, bastante habitual en la industria. Así, en marzo vio la luz Animal Crossing: New Horizons, que se convirtió en el mejor lanzamiento de la consola por el momento al vender cerca de 12 millones de copias en apenas dos semanas.

El 28 de mayo, por su parte, llegó al mercado Xenoblade Chronicles: Definitive Edition, un cierre espectacular para un título que se lanzó originalmente en 2011 y que sumerge al jugador en un mundo de fantasía en el que podrá disfrutar de más de 100 horas de duración.

Para los amantes de los juegos clásicos, Nintendo ha creado 51 Worldwide Games, que aterrizó en nuestro país el pasado 5 de junio. Se trata de la mayor recopilación de juegos clásicos como el ajedrez, el billar, el dominó o el backgammon, entre otros. Uno de los aspectos más atractivos de este juego es que cuenta con tutoriales que permiten al jugador aprender las normas de aquellas disciplinas que le son desconocidas.

Durante el mes de julio el catálogo de Nintendo Switch seguirá aumentando con el lanzamiento de juegos como Blair Witch (2 de julio), Catherine: Full Body (7 de julio), CrossCode (9 de julio), Story of Seasons: Friends of Mineral Town (10 de julio), Deadly Premonition 2: A Blessing in Disguise (10 de julio), Warhammer 40.000: Mechanicus (17 de julio), Paper Mario: The Origami King (17 de julio), Rock of Age 3: Make & Break (21 de julio), Samurai Showdown NeoGeo Collection (28 de julio) y Fairy Tail (30 de julio).