image_pdfimage_print

Una ambiciosa exposición recupera en la Universitat Politècnica de València, desde Atari hasta Sony, de las primeras imágenes digitales que disfrutaba solo una élite a la conquista mundial de las consolas de uso masivo, tres décadas de democratización tecnológica del videojuego y del ocio electrónico.

«Consolas, democracia para la imagen digital. 1972-2003» es el título de la mayor exposición hecha nunca en España sobre la historia de la imagen digital, las consolas y los videojuegos, donde el eje central son las historias de las diferentes consolas de una industria que ha ido evolucionando y en la que el espectador podrá ver, hasta el 7 de mayo, la modernización de estas maquinas.

RECORDAR, APRENDER Y PARTICIPAR

La sala de exposiciones del Rectorado de la UPV se tiñe de verde para que el visitante disfrute de este particular recorrido educativo y nostálgico en el que según el comisario de la exposición, Abraham San Pedro, “se viene a ver y a participar”, todo ello entre más de 300 piezas.

La exposición comienza con una serie de películas mostrando la llamada “era maquinista”, momento de la historia en la que la sociedad norteamericana observaba con ilusión la aparición y asentamiento en la sociedad de la maquinaria moderna, como las utilizadas en los procesos fordistas o los vehículos.

“La imagen digital estaba limitada a una élite científica y tecnológica”, destaca San Pedro, ya que en la segunda sala de la visita se podrán ver los trabajos realizados por la llamada “élite”, como un programa informático de 1962 creado de manera manual gracias a una serie de tarjetas perforadas, la primera película hecha por computadora o la primera imagen realizada por escáner.

También se exhiben las películas donde empresas como IBM comenzaron a colaborar con artistas para crear piezas audiovisuales de carácter más artístico, entre ellas “Around Perception” o “Permutation”, de finales de los 60 y que experimentaban con animación digital o mediante la programación de algoritmos.

LA REVOLUCIÓN DE LAS CONSOLAS

Pero la democratización comienza en 1969 a través de las consolas, momento en que el visitante observará una impresión en la pared del dibujo que conserva el Museo Smithsonian de Arte Americano de la “Brown Box”, la primera videoconsola de la historia; en un breve documental su creador, Ralph Baer, explica el concepto de esta máquina que para San Pedro “convierte la televisión en un medio interactivo y deja de ser pasivo”.

Las consolas, junto a su evolución paulatina y generaciones, presiden la sala central, en la que destaca una por encima de todas: la “Magnavox Odyssey” de 1972. También están las Atari, cuya primera creación para el hogar data de 1977 con el “Pong” que había arrasado en los arcade, la “Telstar Classic” de Coleco fabricada en 1976 con madera, o la primera consola diseñada por Shigeru Miyamoto para Nintendo, la “Racing 112”, el segundo volante de la historia de los videojuegos que en 1978 vendió 160.000 unidades.

Dentro de la segunda generación están la “Vectrex” de 1982, la única consola que basaba sus imágenes en vectores; y la “Atari 2600” de 1977 con el aclamado “Space Invaders”, época en la que se instaura el sistema de cartuchos que el espectador podrá contemplar en múltiples formas, colores y tamaños, además de las cajas que acompañaban a algunos juegos.

La tercera generación, con avances en la imagen, “más profunda y compleja”, recoge a una de las “reinas” de las consolas: la “Famicom” (1983), llamada en Europa “Nintendo”, que vendió 124 millones de unidades acompañado por Mario, el personaje más carismático de la compañía.

Y la cuarta generación promete una evolución que se traduce en la reducción drástica de videoconsolas y en la importancia de un nuevo elemento: el CD-ROM, pero que también muestra las creaciones de Nintendo como la “Snes” (1992) o su primera portátil, la “Game Boy” (1989).

La exposición permite conocer a los más curiosos la “PC Engine” nacida en 1987 y con lector de CD, “adelantada una década a su época” según San Pedro, pero que sucumbió a los encantos de otras consolas, como la Sega “Master System”, lanzada en 1988. En esta zona, el visitante contemplará dos televisores de 4:3 con grabaciones de partidas de algunas de estas consolas.

La quinta generación de consolas muestra imágenes más coloridas, “animación en 3D y mundos abiertos”. Allí están la consola más longeva de la historia, la “Playstation” (1994) de Sony; la “Nintendo 64” que funcionaba mediante cartuchos a pesar de la instauración del CD, o la “Playdia” de Bandai, una invención orientada al público femenino de 1994.

Por último, la sexta generación, con el lanzamiento en el año 2000 de “Playstation 2”, con el catálogo más amplio de videojuegos entre los que destacó la saga “Grand Theft Auto”; la “Dreamcast”, nacida dos años antes y que fue el último intento de Sega que poseía conexión a Internet, o la “Gamecube” de Nintendo, con un peculiar mando, finalizan el recorrido.

Además, se exhiben los accesorios más icónicos de las consolas: cámaras, guantes, pistolas o uno de los accesorios más curiosos de la sala, “ROB”, un robot nacido para la “Famicom”, que dada su poca utilidad no tuvo mucho éxito.