image_pdfimage_print

El videojuego es un medio de entretenimiento al que habitualmente se va en busca de diversión, en familia, en solitario o, gracias a los avances de la tecnología, en compañía de amigos lejanos, pero como en otras formas de cultura, existen todo tipo de géneros e intenciones a la hora de crear un juego. Desde blockbusters de superhéroes a la intimista cotidianeidad, de ensayos científicos a ficción histórica o realismo mágico,… Con los videojuegos, también ocurre que no todo va sobre la diversión.

Bury me, my Love, el videojuego del estudio francés The Pixel Hunt que ya está disponible en la Nintendo eShop de Nintendo Switch, es una obra que no busca esa diversión, sino que busca contar un problema real, dentro de una obra de ficción que trata de ser lo más parecido a la realidad posible. En Bury me, my Love experimentamos el viaje de Nour, una migrante de Siria que huye de la situación desoladora de su país en busca de un nuevo hogar en Europa, y se comunica por una aplicación de mensajería instantánea con su marido, Majd, quien se queda en Siria con su familia, a la espera de un buen momento en el que poder huir todos juntos.

A través de mensajes en el teléfono móvil que aparece en la pantalla de Nintendo Switch se vive una conversación constante entre Nour y Majd, el que, con las respuestas que el jugador puede elegir dar, puede llegar a modificar el viaje de Nour hasta llegar a todo tipo de conclusiones y pasando por todo tipo de penurias. Pero al fin y al cabo, son una pareja joven, así que siempre hay momentos de conversaciones que no van a ningún lado o de momentos más íntimos.

Este teléfono móvil, según comenta Florent Maurin, creador del juego, “puede parecer un lujo a ojos de muchos, pero representa algo que se convierte en una necesidad que mantiene a los migrantes cerca de sus seres queridos, y además los identifica como personas normales, como alguien que podríamos ser cualquiera de nosotros.”

Antes de empezar a escribir una sola línea del guion de Bury me, my Love, el creador realizó un exhaustivo trabajo periodístico y de documentación durante más de tres meses, buscando toda la información posible en medios de interés generalista, en medios especializados en guerras y conflictos internacionales, en todo tipo de documentales, a través de ONG, y por supuesto, con testimonios de refugiados y sus conversaciones por mensajes de teléfono con sus seres queridos.

Florent destaca la ayuda de una refugiada en concreto, a quien conocen sencillamente como Dana, que les ofreció una gran ayuda con sus testimonios y revisando todo el guion. Comenta Maurin, “En una escena en un bote que cruza el Mar Egeo en la que un guionista creía que se había pasado con la dureza de los acontecimientos, Dana la revisó y nos aseguró que, comparado con la realidad, lo que describíamos era como un parque de atracciones.”

Aunque no todo lo que sucede en la historia de Bury me, my Love es parte de la historia de Dana, más del 90% de los hechos están inspirados en testimonios de migrantes y refugiados, de ahí el mensaje con el que da comienzo la experiencia: “Esto es una historia de ficción basada en hechos reales.”

Hay diversas formas de ocio y cultura que ayudan a dar visibilidad a problemas reales de los que no siempre se habla. Según Cynthia Miranda, directora de la obra de teatro infantil ‘Peregrinos’: “Hay que tener mucho cuidado con el público al que te diriges cuando quieres tratar ciertos temas tabú, pero es importante suscitar que el público se haga preguntas.”

Paloma Favieres, Directora de Políticas y Campañas de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), afirmaba que una parte importante de su misión tiene que ver con la sensibilización, pero sobre todo, con la transmisión de la información veraz. “El mundo de la cultura está íntimamente ligado a la información, y desde CEAR apoyamos todo tipo de iniciativas culturales como formas de sensibilizar, sea con videojuegos, con obras de teatro o con libros. Historias como la de la protagonista de Bury me, my Love, son historias que lamentablemente vivimos prácticamente todos los días.”

Bury me, my Love (Entiérrame, mi amor, una expresión árabe que quiere decir ‘Espero que tengas una larga vida’, o sencillamente ‘Cuídate y vive más que yo’), es una desgarradora experiencia que utiliza el videojuego como medio para transmitir mucho más que entretenimiento o diversión, y ya está disponible para su descarga, por 4,99€ a través de la Nintendo eShop de Nintendo Switch.