Rota

Exclusiva

El especial reencuentro de 2 amigas que unió la Base y que vuelven a verse 60 años después

Desde 1967, el año en el que la familia tuvo que regresar a San Diego, fue la última vez que mantuvieron contacto en la despedida

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
Cargando el reproductor....

Recién cumplidos los 70 años de los Pactos de Madrid, en los cuales EEUU y España acordaron la instalación de cuatro bases militares en la geografía nacional, cuatro años después, en 1957 comenzaron las obras de estas instalaciones militares y las primeras actividades se iniciaron oficialmente en abril de 1958. Tres días más tarde el primer barco fondeó en el puerto. Esta llegada marcó un antes y un después para la idiosincrasia social de la zona. La Bahía no solo se convirtió en un referente defensivo desde ese momento para la geopolítica internacional, sino también la llegada de muchos militares estadounidenses junto a sus familias a Rota y a la Bahía forjó una sociedad donde la interculturalidad fue característica principal de la forma de vida de esta Costa Noroeste gaditana.

Y como se dice, "el roce hace el cariño", son muchas las familias roteñas y estadounidenses que estrecharon lazos por esa época y son los que a día de hoy perduran en el tiempo. El origen de una convivencia pacífica en la sociedad roteña donde la comunidad americana supone una pieza sustancial. 

Por ejemplo, la historia de la roteña María Bernal y la estadounidense Susan Eichelberger. Una amistad donde el cariño sigue intacto. Después de 60 años sin mantener el contacto, el poder de las redes sociales le ha regalado a estas dos viejas amigas una oportunidad para volver a encontrarse.

A través de una página de facebook, Susan Eichelberg desde EEUU, solicitaba ayuda para localizar a María Bernal, una roteña que cuidó de ella durante su niñez en la Base de Rota. Su padre, que fue militar en la Marina de Estados Unidos, fue destinado en Rota durante cinco años y durante ese tiempo, Susan vivió sus primeros años en la villa de Rota en la compañía de su niñera María Bernal. Susan recuerda esos años en Rota de forma muy grata y recuerda sobre todo a su niñera quien cuidó de ella durante ese tiempo. En 1967, el año en el que la familia tuvo que regresar a San Diego, fue la última vez que mantuvieron contacto en la despedida. 

Así, a través de un llamamiento en un grupo de Facebook, Susan describió algunos datos sobre su niñera para que el pueblo de Rota le ayudara a localizarla después de haberse intentado ponerse en contacto con ella  a través de las redes sociales pero su búsqueda no dio sus frutos. En su petición, hacía un llamamiento a la ciudadanía de Rota para localizar a María para poder volver a encontrarse de nuevo con ella y recordar juntas su niñez, en la cual esta roteña tanto significó.

Finalmente, esta historia terminó semanas más tarde en final feliz. María y Susan se reencontraron en el aeropuerto de Jerez para vivir unas vacaciones juntas en Rota. Ambas familias disfrutaron de una visita de esta roteña que vuelve al pueblo que la vio nacer 60 años después de la mano de su niñera, María Bernal, a la que nunca ha olvidado. Además, Susan y María se tomaron una foto en la casa de la Base de Rota en la que vivieron cuando la roteña trabajaba para la familia americana. 

Una historia que refleja un ejemplo de los lazos de amistad entre las comunidades españolas y estadounidenses.  

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN