Os escribís para daros las buenas noches, habláis de cualquier cosa y programáis una videollamada para brindar en diferido mientras contáis los días para poder veros en persona. ¡Pero no…