Parece que a día de hoy el futuro de los coches ya pertenece a Silicon Valley. Compañías tecnológicas que poco tienen que ver con la industria automovilística tradicional están cogiendo…