Como sucede en otras industrias, las empresas tecnológicas de origen chino están consiguiendo competir con las americanas a nivel de volumen de mercado mundial. Un buen ejemplo de ello es…