Aceptémoslo: las tardes de lluvia y videoconsola en las que no soltamos el mando, tienen su encanto. Y eso de echar horas jugando al ordenador también. Pero… ¿Y si no hiciera falta tener un modelo de última generación para disfrutar de sus videojuegos favoritos? ¿Y…