Lo confieso: La primera vez que vi que un juego se podía descargar de manera legal, no le puse la mínima fe. No me entraba en la cabeza como la…