image_pdfimage_print

Pese a los avances tecnológicos, el mundo arrastra una educación obsoleta más propia del siglo XIX, dice en una entrevista a Efefuturo Anant Agarwal, del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y director ejecutivo de la prestigiosa plataforma edX para cursos masivos y gratuitos en línea.

«Las universidades que no se sumen a lo digital tendrán un gran problema en el futuro», ha advertido este profesor de Ingeniería Eléctrica e Informática del MIT pionero en el impulso de los llamados MOOC o cursos masivos abiertos «on line», aprovechando una reciente visita a España, para ser investido doctor honoris causa por la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M).

Democratizar la educación y garantizar su acceso de forma gratuita a cualquier persona independientemente de su lugar de origen o situación económica es lo que persigue la plataforma edX que fue lanzada hace seis años por el MIT y Harvard con la progresiva adhesión de decenas de universidades del mundo.

Las cifras hablan por sí solas: quince millones de estudiantes, de los cuales tres millones son hispanohablantes, forman ya parte de esta ambiciosa plataforma a la que están asociadas tres universidades españolas -la Carlos III de Madrid (UC3M), la Autónoma de Madrid (UAM) y la Politécnica de Valencia (UPV)- además de otras muchas sudamericanas de países como Guatemala, Córdoba, Argentina, Colombia o México, entre otras.

En la misma participan unos 300.000 estudiantes españoles y «mantenemos conversaciones con muchas empresas y universidades aquí en España para ampliar el número de integrantes de dicha plataforma», que crece a un ritmo de entorno a 100.000 nuevos alumnos por semana, según su responsable.

La plataforma acoge más de 2.000 cursos, con una participación en algunos de ellos superior a los 3.000 alumnos que aprenden juntos desde distintas partes del mundo, sin horarios, cada uno a su ritmo y con herramientas colaborativas para compartir el conocimiento.

El estudiante puede conectarse no sólo por ordenador sino también desde su dispositivo móvil; las materias son muy variadas, desde inteligencia artificial, informática o ciberseguridad hasta gestión empresarial o negocios, entre otras muchas, explica este impulsor de la educación digital.

En el futuro, el experto pronostica que la educación se convertirá en una disciplina continua a lo largo de la vida, frente a la generalizada tendencia hasta ahora de pasar sólo unos años en la Universidad, para saltar luego al mercado laboral sin regresar a las aulas.

«La gente vivirá más tiempo, será más longeva y necesitará formarse continuamente en un mundo cambiante, con tecnologías cada vez más modernas que implicarán aprender todo el tiempo», según el experto.

Se ha referido a las muchas ventajas de la educación en línea, que permite al alumno estudiar a su ritmo, sin tener que adaptarse al profesor, que en una clase convencional puede explicar demasiado lento o rápido.

La plataforma permite rebobinar las clases previamente grabadas, para volver a escucharlas las veces que sean necesarias. Además los trabajos son corregidos automáticamente por el propio sistema mediante inteligencia artificial, de modo que el alumno pregunta a la máquina y ésta responde automáticamente.

«El aprendizaje se convierte en algo lúdico, en una especie de juego, como un videojuego», concluye el experto.