image_pdfimage_print

Si pensamos en los temas más recurrentes de los que se habla informalmente en el Silicon Valley, serían en este orden:

  • Financiación
  • RRHH
  • Teléfono móvil

En cuanto a teléfono móvil se refiere, un nombre propio ha dominado las conversaciones – nombre propio completamente desconocido fuera de la Bahía de San Francisco, sin embargo: Essential PH-.

Cuando nos planteamos comprar un nuevo smartphone, es inevitable hacernos la pregunta: ¿Samsung, Apple, Google o Huawei? No resulta extraño tener a estos gigantes en mente, ya que juntos se llevan más del 50% de la cuota del mercado mundial de los móviles.

Sobresalir en un mercado dominado por gigantes como es el de los smartphones es muy complicado – si no imposible – para cualquier marca emergente. Ni siquiera Andy Rubins, el creador del sistema operativo Android, ha logrado hacerse un hueco entre los que luchan por pisar los talones a Samsung, Apple y Huawei, con su startup Essential Products Inc, afincada en Palo Alto.

En 2017 Essential se convirtió en un nuevo unicornio después de recibir el billón de dólares por parte de inversores como Access Technology Ventures, Tencent Holdings y Amazon Alexa Fund entre otros. Su primer modelo de smartphone, llamado PH-1, era técnicamente más avanzado que muchos otros smartphones en aquél momento, y fue lanzado al mercado con grandes esperanzas, pero sus ventas durante los primeros 6 meses no superaron los 90.000 smartphones a pesar de contar con una gran estrategia de marketing digital – para ser precisos, según IDC, el PH-1 de Essential consiguió tan solo 88.000 ventas en 2017. Para situarnos, solo hay que tomar en cuenta los 217 millones de iPhones que Apple vendió durante el mismo año.

Después de este evidente fracaso, Essential ha anunciado recientemente que su PH-1 ha quedado fuera de stock y dejará de comercializarse. Varios medios se han hecho eco del último movimiento de la compañía: «Se han agotado las existencias de Essential Phone en essential.com y no agregaremos ningún inventario nuevo.”

Samsung, Apple y Huawei se llevan casi el 50% de la cuota del mercado mundial de los móviles, por lo que nadie esperaba que el PH-1 de Rubins pudiera alcanzar a los gigantes, pero sí se esperaba algo más de él y el bajo número de ventas no ha hecho más que reafirmar lo difícil que resulta lanzar un nuevo modelo de smartphone con éxito ante una competencia tan feroz como la que hay en el mercado de los móviles.

Algunos afirman que era un buen teléfono, aunque la demora en su lanzamiento, la excesiva tardanza en el lanzamiento de sus accesorios modulares, la baja calidad de su cámara en comparación con otros smartphones de alta gama y su precio demasiado elevado – salió al mercado por 700 dólares y dos meses después la compañía rebajó el precio a 500 dólares – fueron factores que jugaron en su contra.

A pesar de que el verano pasado la compañía anunció la suspensión del desarrollo de la segunda versión de su smartphone y se extendió el rumor de que Rubin vendía su startup, parece que Essential no ha llegado a su fin. La compañía afirma que está trabajando duro en su próximo smartphone y que continuará vendiendo accesorios y brindando actualizaciones de software y soporte al cliente a su comunidad.

Según Bloomberg, el nuevo producto de Essential utilizará la inteligencia artificial para imitarnos y responder a los mensajes en nuestro nombre, de forma que nos permitirá liberarnos de nuestros smartphones. Ya hemos visto aplicada la inteligencia artificial en el sector automovilístico o incluso en cámaras inteligentes en otros smartphones capaces de lograr fotografías perfectamente equilibradas de forma automática.

De hecho, Google ya ha construido sistemas de inteligencia artificial – además de aplicar esta tecnología en su famosa plataforma, Google Ads – capaces de hacer reservas en restaurantes u hoteles de forma automática o de filtrar llamadas. Veremos si la nueva aplicación que propone Rubins está a la altura una vez llegue al mercado su nuevo producto.

Artículo realizado por Danny Sánchez Mola, CEO y Fundador de Kolau