image_pdfimage_print

The Persistence es uno de los títulos que más nos ha llamado la atención en estos últimos tiempos para las potentes gafas de realidad virtual de Sony. El juego desarrollado por el estudio Firesprite pone de manifiesto que el buen uso de ciertas mecánicas y temáticas le sientan genial al dispositivo de Playstation.

Pero antes de meternos de ello en apuntes técnicos, The Persistence nos pone en la piel (nunca mejor dicho) de un tripulante que despierta en otro cuerpo y que no tendrá otro objetivo que sobrevivir. Sobre todo tras asumir que la tripulación de la nave en la que viajaba ha terminado por convertirse en criaturas un tanto agresivas y que ahora son el obstáculo a superar si quiere volver a casa.

Mientras descubres la trama y entiendes tu nueva situación, tendrás que enfundarte las gafas para lograr tu preciada salvación. Y no será fácil, ya que The Persitence cuenta con muchos enemigos, quizá no muy variados pero suficientes para hacer pasar un buen rato mientras avanzamos por los objetivos marcados.

Sin duda, el título no tiene un guión que nos descubra nada nuevo. De hecho, esta misma temática la hemos visto en miles de novelas, películas y juegos, pero sí se presta muy bien a la dinámica que requiere el título y termina sentándole muy bien.

Géneros perfectos

Ya hemos visto juegos que han casado a la perfección en PSVR. Sólo hay que nombrar Resident Evil 7 para darse cuenta que el survival horror le viene a la perfección a la realidad virtual. Y todo ello, junto al tan de moda género roguelike. Poco más que decir, señoría.

Miedo hasta la última célula de tu cuerpo, con la preocupación de perder todo y volver a empezar por caer ante ese excompañero transformado en un ser de otro mundo. Dos géneros que han casado a la perfección en el título de Firesprite, que además ha sabido plasmarlo y ejecutarlo de manera más que notable en lo técnico.

Muy rejugable

Además de todo lo dicho, The Persistence cuenta con otro as bajo la manga. La creación de escenarios de manera procedural. Al más puro estilo No Man´s Sky, el título realizar una regeneración de los escenarios cada vez que nos dan muerte. El roguelike a su máxima esencia, así el juego se convierte en un acierto rejugable con cada muerte. No servirá nada eso de memorizar y te pillo por otro lado. Aquí el aprendizaje de las mecánicas se hace cada vez más importante y cumplir los objetivos una tarea complicada con su dosis de entrenamiento previo. Rejugabilidad por los cuatro costados.

Sigilo y táctica

Alien Isolation y Resident Evil 7 estarán rondando todo el tiempo en nuestras cabezas y mandos. Para nada malos referentes, todo lo contrario. El sigilo y la táctica tienen un peso capital ya que medirte a ‘nuestros amigos’en combate abierto es un suicidio. Podrás salir victorioso en alguna ocasión, pero acabaremos falleciendo pese a los muchos objetos que el título nos ofrece para darle muerte a las criaturas.

¿Pocas horas?

Llegar a nuestros objetivos es una tarea que se torna complicada en las primeras horas del juego. Digamos que The Persistence es un título para tomarlo con calma porque hacerse con los controles al principio no es fácil y la dificultad de los primeros momentos tampoco ayuda. Pero todo ello parece muy medido, ya que el título no cuenta, ni mucho menos, con una duración extensa, todo lo contrario. El juego ronda las 5-6 horas, aunque no hay que alarmarse. Este tipo de títulos dan para mucho más y sí podemos asegurar con rotundidad que nos llevará mucho tiempo en el interior de The Persistence para poder respirar tranquilos de camino a casa.

En las horas que hemos estado probando el juego, The Persitence se comporta de manera suave con el usuario. No hemos notado sensaciones extrañas y su diseño en horizontal, con ausencia de altura, ayudan un poco más a ello.

Además, el juego se controla con nuestro mando DualShock 4.

En definitiva, The Persitence para PSVR nos ofrece una aventura que enganchará a los amantes de la ciencia ficción y el terror. Una mezcla que une géneros como el survival horror y el roguelike de manera sobresaliente y que además da un toque de táctica con la acción suficiente para que el jugador termine entrado en una atmósfera absorbente. Todo bajo el manto de una generación procedural de los escenario que lo harán tremendamente adictivo. ¿Se puede pedir más para enfundarse las PSVR?